Entradas

Visibilización de las interseccionalidades entre la defensa del territorio y la realidad LGTBIQ+

Desde ISF-MGI estamos iniciando un proceso en busca de abrir caminos que permitan abordar los conflictos que la invisibilización de las personas LGTBIQ+ ha generado en las luchas sociales y en la cooperación (incluso aquella que se autodefine como “no normativa”).

Vivimos en un sistema atravesado por una tríada de dominación, un modelo de tres cabezas (neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo) que necesitamos mirar en toda su complejidad para poder hacerle frente. Sin duda ha habido avances en la incorporación de un enfoque de Diversidad Sexual y de Género (DSG) en la cooperación no normativa, pero las resistencias que se siguen percibiendo nos animan a seguir impulsando procesos en los que abordar el tema en profundidad. 

A su vez, en el diálogo con agentes del Sur, las defensoras de derechos humanos de la comunidad LGTBIQ+  se encuentran en doble condición de vulnerabilidad por la discriminación que sufren y por su labor como defensoras. Así, las personas defensoras en América Latina son objeto de continuas amenazas que en algunos casos acaban en asesinato. En este sentido, El Salvador es uno de los países con niveles más elevados de crímenes de odio, apología del odio y discriminación, así como asesinatos y persecución contra activistas LGTBIQ+.

Siguiendo con la situación en El Salvador, según datos publicados por Amnistía Internacional, son frecuentes los abusos, intimidación y violencia a las personas LGTBIQ+ a causa de su orientación sexual o identidad de género, en particular, a las mujeres trans que a menudo enfrentan grandes obstáculos para acceder a la justicia debido a la discriminación que recae sobre ellas además de sufrir violencia y extorsión a manos de las maras. Al no poder hallar protección ni justicia, algunas personas LGBTIQ+ huyen del país por ser el único modo de dejar atrás la violencia.

¿Cómo viven las personas LGTBIQ+ la lucha por la defensa de sus territorios? ¿Pueden unirse las dos luchas?

Con la finalidad de reflexionar y seguir cuestionándonos sobre estos temas, abrimos un proceso de visibilización de las interseccionalidades entre la defensa del territorio y la realidad LGTBIQ+. Para ello, hemos organizado dos jornadas de intercambio de experiencias para abordar el tema desde distintos enfoques. La primera fue el pasado 23 de marzo; de la mano de Fernando Altamira, hablamos de Incorporar la Diversidad Sexual y de Género en la cooperación y educación transformadoras no normativas.

Y para el jueves 29 de abril hemos preparado una sesión de cine-foro con compañeras de Centroamérica. Después de ver dos cortos sobre Defensoras de la diversidad sexual y del territorio, hablaremos con José Fausto Gámez Morales de la organización Brisas del Campo (El Salvador), con Aleja Menjívar, activista LGBTI y Secretaria Nacional de Diversidad Sexual y de Género del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (El Salvador) y con Idily Mérida, técnica de educación de Lumaltik (Euskal Herria).

Patriarcado y heteronorma como condicionantes de la construcción científica

Con el título La ciencia diversa es mejor ciencia, el pasado 11 de marzo Lydia Gil, divulgadora científica y documentalista, dinamizó una sesión en la que nos hizo reflexionar sobre la importancia de revisar la imagen que se nos proyecta de las personas en el ámbito científico. 

Ser científico o científica es una profesión muy valorada. De hecho, en el Estado Español la valoración de esta profesión está solo por detrás de ser médico o médica. Pero, ¿qué imagen nos viene a la cabeza cuando imaginamos a una persona científica? Esta pregunta se la plantearon a un centenar de niños y niñas y les pidieron que la dibujaran. El resultado fue la de un hombre, de avanzada edad, blanco, heterosexual y con pinta de friqui. 

Este es el reflejo de los referentes que tiene la sociedad de las personas científicas. Lydia nos comentaba que, por ejemplo, en los libros de textos solo el 7,5% son mujeres; que sólo 2 de cada 10 biografías en la wikipedia son de mujeres; o que sólo 1 de cada 5 columnas de opinión está firmada por una mujer. Estas cifras son aún menores dentro del ámbito científico.

¿Dónde están las personas con sexualidades e identidades diversas en la ciencia? ¿Cómo les condiciona su identidad de género y su sexualidad en su trabajo científico? Las personas científicas son muy diversas: mujeres, gente joven, personas racializadas, del colectivo LGTBI, etc. Pero, o bien están invisibilizadas, o bien se las destaca por uno de estos rasgos en vez de por su labor científica. No es extraño leer titulares como «Una mujer gana por primera vez el ‘Nobel’ de matemáticas» o «El refugiado que ganó el premio noble de las matemáticas».

Es importante y necesario visibilizar que la ciencia es diversa, que las personas científicas son diversas, porque como dijo Lydia, las niñas no pueden convertirse en aquello que no pueden ver. Es imprescindible crear referentes diversos y en esta tarea tenemos que poner energía. La ruptura de los estereotipos implícitos de género y de la inercia de la heteronorma son dos caminos en los que todavía quedan muchos obstáculos que sortear. 

La ciencia diversa es mejor ciencia

Está científicamente demostrado, la ciencia diversa es mejor ciencia. Los estereotipos implícitos y desigualdades de género persistentes en el ámbito científico tecnológico siguen impactando sobre los cuerpos de personas históricamente invisibilizadas, provocando pérdida de talento por el camino, peores resultados científicos y escasos referentes. Hoy por hoy, seguimos teniendo una ciencia que pretende hacer frente a los múltiples desafíos de nuestros tiempos sin atender a la diversidad de realidades que los habitan. 

A un mes del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y en la semana del 8 de Marzo queremos dedicar un espacio para acercarnos a propuestas que construyen una ciencia más inclusiva, (re)descubriendo a las protagonistas de la divulgación científica en todas las áreas de conocimiento. De la mano de Lydia Gil, divulgadora científica y documentalista, dialogaremos en torno a las raíces que explican la invisibilización de determinados sujetos políticos en el ámbito científico tecnológico. A su vez, conoceremos el trabajo que Lydia Gil ha realizado en #MujeresDivulgadoras y #CienciaArcoiris para conocer el trabajo que realizan mujeres y comunidad LGTBIQ+, así como las situaciones a las que se enfrentan en un mundo profundamente atravesado por el patriarcado y la heteronorma. 

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: La ciencia diversa es mejor ciencia

Imparte: Lydia Gil

Fecha: 11 de marzo, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano