Pobreza y desigualdad

Artículo escrito por Adriana Serras Malillos.

El viernes 2 de octubre tuvimos como ponente invitado a Alfonso Dubois, quien habló sobre la pobreza y la desigualdad. A primera vista, pueden parecer conceptos sencillos y de significado universal. Podría pensarse que pobre es aquella persona que no tiene dinero y que la desigualdad es la diferencia entre las personas de una misma sociedad en cuanto a su poder adquisitivo. Son, sin embargo, definiciones válidas pero incompletas. A nivel socio-político, la identificación y descripción de un problema debería servir para diseñar soluciones.

Actualmente, el primer objetivo de desarrollo sostenible definido en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo es el fin de la pobreza. De acuerdo con los datos aportados por la organización, en 2015 eran 736 millones de personas las que vivían con menos de 1,9 $ al día. Sin embargo, más allá de este umbral, se acepta que la pobreza es un término relativo y multidimensional puesto que una persona con los mismos recursos básicos es capaz de acceder a servicios y oportunidades distintas en función del contexto en el que se encuentre. Amartya Sen, en esta misma línea de pensamiento, considera el bienestar como criterio y afirma que una persona puede considerarse pobre cuando no puede hacer lo que tiene derecho a hacer o cuando no tiene la capacidad para avanzar y ser ella misma.

La definición de pobreza es una catalogación realizada por la sección de la sociedad que mejores condiciones de vida disfruta. Sin embargo, y con el objetivo de dar solución a esta cuestión, existen definiciones más específicas de las diversas formas en las que se manifiesta en las sociedades (pobreza infantil, pobreza energética…). No obstante, más allá de las definiciones, es el análisis de las causas de la pobreza lo que permite tomar acciones efectivas.

Por último, hemos de mencionar que la desigualdad también genera nuevas formas de pobreza al implicar la exclusión de los individuos de las esferas de decisión. De acuerdo con los datos incluidos en la pirámide de la riqueza mundial del 2019 el 10% de la población dispone del 82 % de la riqueza. La percepción de lo que se considera desigualdad en términos salariales puede variar en función del contexto socio-cultural. Por ejemplo, las empresas cooperativas aceptan una diferencia máxima entre el salario mínimo y máximo de 1 a 3. Es notorio que la influencia del sistema económico y político existente tiene un impacto directo en la potenciación de la desigualdad. Este es el caso de la Unión Europea donde la implementación del neoliberalismo en la década de los 90 favoreció el progresivo aumento de la desigualdad.

En la esfera personal, la definición de pobreza, lejos de ser una abstracción, influye en nuestros actos cotidianos. Por ejemplo, llevo más de un año saludando al hombre que pide dinero en la puerta del Eroski. Al principio le dejaba alguna moneda, pero con el paso del tiempo dejé de hacerlo. Pensé que esa no podía ser la forma de solucionar su situación. Pero, ¿quién solucionará su problema? ¿La administración? ¿La gente de a pie? ¿Él mismo? No puedo llegar a saber a ciencia cierta  quién le sacará de sus dificultades. Y si me empiezo a involucrar, ¿hasta qué punto quiero dejar que la cuestión de la pobreza trastoque mi vida? Puedo darle a un pobre dos euros todos los días, pero ¿y 20? ¿Puedo darle puntualmente 200? ¿Y 2000? Me puedo privar de cosas, claro está. Me digo que no soy rica, pero tampoco soy pobre, lo que me sume en un dilema. Sé que hay gente humilde que se ha llevado a un pobre – a veces con su familia – a su casa ¿lo haría yo?

La pobreza, salvo la extrema, es un término relativo, comparativo. Así mismo, la caridad, la solidaridad y la involucración a favor del pobre también lo son. En fin, llego a casa con dos euros egoístas en mi bolsillo, me siento y leo el poema Refugio Nocturno de Bertolt Brecht. Mi confusión es total. 

¿Qué es el desarrollo?

Artículo escrito por Claudia García Ascacibar

¿Qué es el desarrollo? ¿Qué factores se asocian con el desarrollo de un individuo en una sociedad? Para contestar a estas dos preguntas debemos entender el contexto en el que nos encontramos. Pues como bien nos ha explicado hoy Iker Zirion Landaluze todo depende de las gafas con las que se mire. Para responder a estas preguntas hemos ido atrás en el tiempo, a la Segunda Guerra Mundial exactamente, en la cual el desarrollo estaba unido al poder económico. 

Tras la masacre que generó esta guerra la solución que encuentran las potencias para “ayudar” a los países es a través de planes para reiniciar la economía. Aunque esto suene positivo, la creación de infraestructuras y metrópolis solo genera una mayor brecha en la escalera entre las grandes potencias y el resto. Pues bien, eso es lo que no se nos cuenta, que pese a que sigamos gastando e invirtiendo la distancia será la misma pues realmente no hay una escalera. 

El tiempo pasa y con él, nuevos pensamientos nacen y el término desarrollo se empezará a ligar con la salud y la educación. En este camino la mujer seguirá sin entrar en el término de desarrollo puesto que su función será la de la producción y los cuidados.

 Allá por los noventa aparecerán nuevos términos más fieles con la realidad del momento cómo es el Índice de Desigualdad de Género que nos hará entender mejor las diferencias en la distribución de los logros entre los hombres y las mujeres. Si bien es cierto que muestra datos que no se habían reflejado antes, otros quedan algo difusos y pasan inadvertidos. El techo de cristal que las mujeres hoy en día sufren y sufrimos no queda reflejado pues en España en pleno siglo XXI las mujeres seguimos ganando un 22% menos que los hombres por un mismo trabajo. Sin olvidarnos que hoy en día pese a las mejoras en el permiso de paternidad en pro de la conciliación, son las mujeres las que posponen su maternidad por miedo a tener que renunciar a su carrera profesional.

 No podremos hablar de equidad de género hasta que las visitas al dentista de los niños, hacer la lavadora, limpiar los platos, hacer la compra y el resto de las tareas sean de ambas partes. Las estadísticas no son muy alentadoras pues en nuestro país el tiempo que dedicamos las mujeres en estas prácticas es de dos horas y media al día. 

Todo no serán críticas pues la sociedad avanza y con ella aparecerán nuevos temas para definir el desarrollo como es la sostenibilidad ambiental, los derechos humanos y la igualdad de género. Entre las propuestas cabe destacar el concepto indígena Buen Vivir. Plantea un modelo basado en las cosmovisiones basado en el bien común poniendo la vida en el centro. Finalmente, todas estas teorías nos hacen reflexionar en el poder de las personas para cambiar las ideologías de una sociedad. Pues bien, no podremos de manera individual decidir el devenir de toda una generación, pero sí tenemos poder de decisión sobre él. Esto nos lleva a la responsabilidad social individual y en nuestro poder de decisión. Pues no es solo qué compramos si no de que está compuesto, a quién compramos, cuánto, de dónde proviene y con qué fin. 

Ahora, cuando vayas a consumir, recuerda, que tu incides en  la historia, consume consciente.

XXI Seminario sobre Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano.

Ya es septiembre y como cada año volvemos a organizar el seminario sobre Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano.

A través de las diferentes sesiones, el planteamiento del seminario es brindar elementos básicos sobre el Desarrollo Humano y la Cooperación al Desarrollo, y generar una conciencia crítica sobre el panorama de desigualdades existentes, incluida la desigualdad de género y las problemáticas tanto en los países del llamado Sur Global como el Norte Global.

Para todo ello participarán ponentes representantes de entidades de la sociedad civil y de la Cooperación de Bizkaia, que plantean sesiones con metodologías participativas y de debate, que visibilicen el enfoque de género y que incluyan material complementario que sirva para profundizar en los temas planteados.

El curso está dirigido a personas de cualquier formación interesadas en adquirir conocimientos básicos relacionados con la cooperación al desarrollo, e incluirá sesiones de especial interés para estudiantes de carreras científicas que pretendan realizar su Trabajo Fin de Grado en ámbitos vinculados a la Transformación Social.

La edición XXI se llevará a cabo en formato semipresencial durante el último trimestre de este año 2020, del 2 de octubre al 11 de diciembre, durante las tardes de todos los viernes. Además de estas sesiones, se realizarán dos salidas para ahondar en los temas trabajados durante las jornadas.

Para más información puedes visitar la página web del seminario:

https://euskadi.isf.es/seminario-isf-2020/#tab-id-1

¿Quién defiende a quien defiende?

Tras realizar varios encuentros en los que pudimos conocer de primera mano la labor de defensoras del territorio y de los Derechos Humanos, nos queríamos preguntar por los mecanismos y redes de solidaridad que se activan para la protección de estas defensoras. ¿De qué forma operan? ¿Hasta qué punto están resultando adecuados? Muchas de las defensoras hacen frente a formas de violencia por motivos de género, como violencia sexual y amenazas, hostigamiento y campañas de difamación vinculadas a su condición de mujer. Ante esta situación, nos planteamos: ¿qué papel podemos desempeñar las entidades del Norte Global para dar apoyo en la defensa en la conflictividad?

Fernando Armendáriz, activista de derechos humanos de Protection International, nos comparte algunas de las claves que es importante considerar. Defender Derechos Humanos significa enfrentarse a poderes económicos, supone una lucha permanente contra todos los tentáculos que emanan del extractivismo. Se trata de una actividad de alto riesgo que, en el caso de las mujeres, cuenta con un extra de vulnerabilidad al no verse siempre acompañadas en su lucha por sus comunidades. En este contexto, Protection International propone un acompañamiento que fortalezca lo comunitario e incida en el ámbito internacional, pasar de los mecanismos de protección a las políticas públicas.

Al abrir el diálogo entre las asistentes, escuchamos testimonios desde distintas posiciones, desde defensoras que se han visto obligadas a alejarse de sus territorios por las amenazas recibidas, a activistas del Norte global que siguen repensando su forma de posicionarse en el tablero global de la solidaridad internacional. En este sentido, se incide en la importancia de revisar los privilegios desde los que partimos para poder hacer un acompañamiento adecuado a las personas que están en primera línea poniendo su cuerpo. Todavía nos queda mucho camino por recorrer en ese sentido.

Dinámicas que se han visto complejizadas ante una pandemia global por la que muchos Estados han encontrado la excusa perfecta para suspender muchas medidas de protección. Si aplicamos una perspectiva feminista, ligada a necesidades psicoafectivas, justo en momentos como el actual es más importante que nunca fortalecer las medidas de acompañamiento, apoyar en el sostenimiento emocional de defensores y defensoras, yprepararnos para el nuevo embate que se acerca ante una mayor privatización de los bienes comunes.

A más agresiones, más lucha y resistencia. Pero también, no nos olvidemos, más y mejor acompañamiento.

Más allá del “Google nos espía”

Ondiz Zarraga, investigadora y activista por el software libre, ya nos pone sobre aviso: no vamos a tener una charla técnica, esto va sobre ética. Ahora que amplios espectros de la población se preocupan por su privacidad en tiempos de una pandemia mundial, conviene que ampliemos el foco más allá del contexto actual. La dimensión ética en torno a la tecnología va más allá de la noticia que hayamos podido ver la semana pasada sobre aplicaciones de rastreo del COVID. Pasemos la lupa por hardware, software y redes sociales con miradas multidisciplinares que no se queden en el “Google nos espía”, a ver qué nos encontramos. 

Empezamos la sesión compartiendo algunas reflexiones en torno al hardware. A nadie se nos escapa los vínculos que existen con la expoliación de riquezas materiales en países en conflicto, la explotación de derechos humanos, la generación de toneladas de basura electrónica o la obsolescencia programada que eleva la fugacidad de nuestras compras. Si hablamos de la energía consumida, las cifras nos pueden abrumar. Si internet fuera un país sería el sexto en consumo energético, siendo el streaming de videos la actividad que se lleva el mayor gasto de energía. Está claro que hay un campo grande de mejora para construir servidores más éticos. Comenzamos a lanzar ideas sobre dónde situarlos: cerca de donde se vayan a situar, alimentados con energías renovables, reutilizarlos, que se enfríen de forma pasiva…

Cuando hablamos de software, en el grupo rápidamente nos desviamos hacia las recientes aplicaciones de rastreo. Nos fijamos en cómo este tipo de planteamientos dejan fuera a muchas personas: a las que no tienen un smartphone, a las personas mayores no habituadas a estas tecnologías… Dependiendo del territorio del que hablemos, esto supone que te puedas estar dejando a más de la mitad de la población fuera. Pero más allá de esta deriva, este tipo de políticas transmite la idea de una solución tecnológica a un problema que no lo es: ¿hasta qué punto queremos invertir el presupuesto disponible en tecnología adelantada, cuando los servicios de primaria están denunciando su falta de recursos?

Si atendemos a cómo debería ser el software, salen ideas que apuntan a que debería ser software libre (podemos ver cómo funciona, mejorarlo y compartir las mejoras), privado (no recoge ninguna información, encripta los datos), descentralizado (garantiza la seguridad, la neutralidad y la soberanía), interoperable (usa estándares abiertos, favorece la gestión local, la soberanía y la comunidad), accesible e inclusivo (no discrimina por habilidades, género, raza, lengua o país de origen), así como sostenible (no gasta recursos innecesariamente).

Nos detenemos en las dinámicas sociales que se generan en torno a las redes sociales, la imposición de servicios privativos en centros escolares o las posibilidades que se generan desde comunidades vinculadas al software libre. Alguien en el chat comenta:”nos estábamos preocupando porque las aplicaciones del coronavirus nos iban a rastrear, y resulta que Google ya llevaba haciéndolo años”.

¿Quién defiende a quien defiende?

En todas las regiones del mundo las personas defensoras de derechos humanos corren peligro. Las mujeres, además de los ataques que otros defensores pueden sufrir, hacen frente a formas de violencia por motivos de género, como violencia sexual y amenazas, hostigamiento y campañas de difamación vinculadas a su condición de mujer.

¿Quién defiende a las mujeres defensoras? ¿Qué estrategias de protección se están llevando a cabo? ¿Qué papel podemos desempeñar las entidades del Norte Global para dar apoyo en la defensa en la conflictividad?

Para dar respuesta a estas cuestiones hemos organizado una mesa redonda virtual con la presencia de Marta Ribas, defensora de derechos humanos de El Salvador y Fernando Armendariz, activista de derechos humanos de Protection International.

La sesión se realizará a través la plataforma Jitsi el próximo jueves 4 de junio a las 18h00. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo acceder a la sesión, escríbenos a bilbo (arroba) euskadi.isf.es

¡Anímate y nos vemos por las redes!

Sesión: ¿Quién defiende a quién defiende? Estrategias de protección a mujeres defensoras de derechos humanos.

Imparte: Marta Ribas (El Salvador) y Fernando Armendáriz (Euskal Herria)

Fecha: 4 de junio de 2020, jueves

Hora: 18:00 a 19:30 (GMT + 2)

Lugar: sala jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano

(PLAZAS AGOTADAS!!!) Zuk Zeuk Egin Lab 1.0: Pasión por la bici (también) en confinamiento. Convierte tu bici en estática y sigue pedaleando

¿Cuentas los días que quedan para que puedas volver a sentir el aire fresco pedaleando sobre tu bici? Hay cosas que no podemos resolver pero, mientras esperamos, desde los talleres prácticos de Zuk Zeuk Egin Lab 1.0 te proponemos una sesión donde re-encontrarte con el medio de transporte que más hace por nuestra soberanía energética y movilidad sostenible. ¿Que no tienes bici estática? No te preocupes: hemos ingeniado una manera fácil y accesible para que transformes tu bici en estática. 

El próximo 30 de abril, a las 18:00 horas te esperamos en la segunda sesión de Zuk Zeuk Egin, un espacio práctico y de debate para la construcción de vidas sostenibles. En esta ocasión, el colectivo MTB Andreak facilitará una sesión en la que nos podremos reencontrar con la bici en tiempos de confinamiento. Comenzaremos con un tutorial sencillo para transformar tu bici en estática: ¡ya verás qué resultado con materiales y herramientas fáciles de encontrar! Ahora que ya todas tendremos bici para hacer ejercicio en casa, seguiremos con una sesión de spinning al ritmo de música feminista y una tabla de ejercicios de estiramiento especialmente pensada para las amantes de la bici. ¿Nos acompañas? Mientras no podamos salir en grupo, os proponemos unirnos virtualmente para compartir la experiencia y seguir generando comunidad.

La sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma Jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos con tiempo de las herramientas que te harán falta, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos por las redes!

Sesión: Pasión por la bici (también) en confinamiento

Imparte: MTB Andreak

Fecha: 30 de abril de 2020, jueves

Hora: 18:00-20:00 (hora central europea, UTC+01)

Lugar: sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano

(PLAZAS AGOTADAS!!!) Zuk Zeuk Egin Lab 1.0: Soberanía Alimentaria en tiempos de confinamiento. Taller práctico de cocina agroecológica

Ante la situación que estamos viviendo, la agroecología sigue siendo una respuesta urgente y necesaria. De ella depende nuestra biodiversidad, mantener un medio rural vivo, poder hacer frente a la crisis climática y asegurar que nuestras dietas puedan seguir siendo saludables y culturalmente apropiadas. Aunque nos lo quieran poner difícil, la Soberanía Alimentaria también se practica en tiempos de confinamiento. Por ello, os queremos invitar a nuestro próximo taller de cocina agroecológica. Sí, hemos dicho taller, así que nada de estar mirando de brazos cruzados al otro lado de la pantalla… ¡te queremos con las manos en la masa!

El próximo 23 de abril, a las 18:00 horas te esperamos en la primera sesión de Zuk Zeuk Egin, un espacio práctico y de debate para la construcción de vidas sostenibles. En esta ocasión tendremos un taller de cocina básico, apto para personas principiantes. Facilitará la sesión, Maitane Cabeza, activista por la Soberanía Alimentaria en Bizilur e impulsora del proyecto Koxinatu, iniciativa de cocina natural y sostenible. Junto a ella, elaboraremos paté de remolacha y nueces y crema de alcachofas con crujiente, entre otras delicias hechas con alimentos muy accesibles. 

¿El lugar? Tu cocina, ese laboratorio de prácticas físico-químicas que puede ser un peldaño más en la construcción de Soberanía Alimentaria. La sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma Jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos con tiempo de qué ingredientes adquirir para disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos por las redes!

Sesión: Soberanía Alimentaria en tiempos de confinamiento

Imparte: Maitane Cabeza, Koxinatu

Fecha: 23 de abril de 2020, jueves

Hora: 18:00-20:00 (hora central europea, UTC+01)

Lugar: sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Como cada año,  Ingeniería Sin Fronteras del País Vasco se suma al Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El ámbito en el que nos movemos, la universidad, y en concreto la ciencia y la tecnología, además de estar muy masculinizada, se encarga de transmitir valores masculinistas: las asignaturas responden a lógicas mercantilistas que favorecen a las empresas  y el sistema de evaluación es individualista y basado en una meritocracia que no atiende a las desigualdades de partida. El problema, por tanto, no es sólo que la presencia de las mujeres siga siendo muy escasa, sino más bien el modelo de ciencia y tecnología que estamos creando.

No hay que olvidar que el modelo energético y la tecnología que estamos creando y desarrollando en los países del Norte Global tienen una influencia directa en los países empobrecidos del Sur Global y que sus consecuencias las sufren sobre todo las mujeres de dichos países. Por eso, son ellas las que están poniendo el cuerpo en primera línea con sus luchas por la defensa del territorio.

Frente a ello, apostamos por la educación crítica para hacer frente a la disciplina jerárquica anteriormente mencionada. Frente a las ciencias y tecnologías exclusivistas, reivindicamos un modelo que esté al alcance de todas, que se adapte a las necesidades y contextos de pueblos y personas y que se base en el cuidado de la naturaleza. En este último caso, entre los grados que se ofrecen en la universidad, existe una notoria brecha entre mujeres y hombres que se encuentran en los grados relacionados con el cuidado, siendo las mujeres las que ejercen mayoritariamente este tipo de estudios. Lo mismo ocurre con los TFG y TFM que se llevan a cabo en la Transformación Social, en las que, proporcionalmente, predominan las mujeres. En este sentido, este año hemos prestado especial atención a las metodologías feministas que consideramos necesarias integrar en los proyectos, dando más importancia al proceso que al resultado. El objetivo es no limitar nuestra actuación feminista a la acción más visible, sino evitar contradicciones entre la acción y su elaboración.

Por otra parte, la universitaria no está compuesta únicamente por estudiantado y profesorado; la secretaría, la reprografía, la cafetería, el servicio de limpieza, las asociaciones… Son un agarre imprescindible para el correcto funcionamiento de la universidad. En estos sectores que dejamos en el olvido cuando hablamos de la universidad, predominan las mujeres. Esta invisibilización, sin embargo, no es casual, sino un reflejo de la sociedad patriarcal. Desde Ingeniería Sin Fronteras queremos mostrar nuestra solidaridad a las trabajadoras de la limpieza que iniciaron la huelga el pasado 2 de marzo y a la lucha que se está llevando a cabo.

Fotografía: Ecuador Etxea

Mujeres científicas feministas: encrucijadas e intersticios

Más allá de ver la ciencia y el género como constructo social, ambos sistemas son en sí mismos constructores de realidad. El sistema de género condiciona la producción de verdades y, a su vez, el sistema científico moderno afecta a la producción e identidades de hombres y mujeres. Para profundizar sobre las relaciones que se entretejen entre ambos sistemas, dedicaremos la próxima sesión de la Escuela de Activistas a reflexionar sobre las formas que toma el sistema de género en los mundos científicos, tanto al  producir ciencia como al enseñarla. Para ello, contaremos con Uzuri Albizu, investigadora feminista y profesora de matemáticas en la Facultad de Educación de la UPV/EHU .

Partiendo de la investigación realizada por Uzuri Albizu, examinaremos las vivencias y los discursos de mujeres feministas científicas y educadoras en el ámbito del mundo científico. Profundizaremos en la identidad de las mujeres en los discursos y la práctica científica y nos detendremos en la influencia que tiene todo ello en las ideologías feministas. Si te interesa reflexionar en colectivo sobre este tema, te invitamos a la sesión del próximo jueves 27 de febrero.

Para participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Sesión: Mujeres científicas feministas: encrucijadas e intersticios

Imparte: Uzuri Albizu

Fecha: 27 de febrero de 2020, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Idioma: euskera