Incorporar la Diversidad Sexual y de Género en la cooperación y educación transformadoras no normativas

Vivimos en un sistema atravesado por una tríada de dominación, un modelo de tres cabezas (neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo) que necesitamos mirar en toda su complejidad para poder hacerle frente. Sin duda ha habido avances en la incorporación de un enfoque de Diversidad Sexual y de Género (DSG) en la cooperación no normativa, pero las resistencias que se siguen percibiendo nos animan a organizar una sesión en la que abordar el tema en profundidad. 

Para poder dialogar sobre el tema, contaremos con Fernando Altamira, socio de la cooperativa de iniciativa social, INCYDE, Iniciativas de Cooperación y Desarrollo e investigador sobre diversidad sexual y de género en cooperación internacional desde una mirada interseccional. De su mano, desgranaremos cómo incorporar una perspectiva de DSG, qué criterios de evaluación nos pueden ayudar a seguir haciendo camino. Abrir el melón de la DSG no es una opción y queremos seguir reflexionando en colectivo sobre el tema el próximo martes 23 de marzo.

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: Incorporar la Diversidad Sexual y de Género en la cooperación y educación transformadoras no normativas

Facilita: Fernando Altamira

Fecha: 23 de marzo, martes

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano

EL FUTURO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS

La pregunta que mucha gente se hace hoy en día es si estamos yendo por el buen camino
económicamente hablando. No hace falta hacer un estudio científico ni mirar muy lejos para darnos
cuenta de que estamos destrozando el planeta con nuestra forma de vida cómoda, rápida y
consumista, y que vamos por el camino equivocado.

La sociedad que conocemos se ha visto volcada en una economía donde no importan las
consecuencias que puedan llegar a tener sus actividades, cuyo pilar fundamental se sostiene en los
recursos finitos de la naturaleza y el consumismo compulsivo sin tener en cuenta el medio ambiente.
A esta economía se la denomina economía convencional y tristemente es nuestro modelo de
economía actual.

UNA PERSPECTIVA DECRECENTISTA DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES

Este texto tiene como objetivo analizar el uso y futuro de las energías renovables desde una perspectiva decrecentista. La necesidad de una transición energética sostenible surge de las devastadoras consecuencias que ha tenido el crecimiento ilimitado.

SOBERANÍA TECNOLÓGICA

Artículo de Thalia Sobrón

En la sesión  sobre soberanía digital de  la jornada del 27 de noviembre, tuvimos el placer de contar con la presencia de Ondiz Zarraga.

Comenzó la sesión planteándonos varias preguntas: ¿En nuestro día a día cuánta tecnología utilizamos? ¿Cuánto duran los aparatos que usamos? ¿Dónde y quién los produce? ¿De quién son las aplicaciones que usamos? ¿Qué información recogen y para qué la usan? Inmediatamente nos dimos cuenta de que son cuestiones que no nos planteamos, o por lo menos no lo suficiente. Entramos en la rueda y simplemente compramos y usamos tecnología constantemente sin saber de dónde viene, ni qué consecuencias puede tener, ni si tenemos  alternativas.

En términos generales podemos decir que la tecnología está basada, en gran parte,  en la explotación, tanto de los trabajadores que la producen como de nosotros mismos, explotando nuestros datos personales y obligándonos a comprar sin parar. A nivel producción, muchos de los materiales que se utilizan provienen de zonas en conflicto, de minas explotadas por esclavos o de fábricas en las  que los trabajadores sufren condiciones laborales más que cuestionables y con muy pocos derechos. Además, el consumo energético del sector de las tecnologías de la información es brutal. Me llamó mucho la atención un dato que destacó Ondiz de un informe de Green Peace sobre este tema: “si internet fuera un país, sería el sexto país del mundo con mayor consumo energético”.

En este punto iniciamos un par de debates por grupos, en mi caso hablamos sobre cómo debería ser el HW que utilizamos. Hablamos de que nos obligan a tirar aparatos totalmente funcionales por obsolescencia y falta de soporte de los programas o de los fabricantes. O simplemente por ser irreparables por no poder siquiera abrirse sin romperse. Además, que para poder ser reciclables, deberían estar fabricados con menos materiales para favorecer la separación de los mismos. Estuvimos todos de acuerdo en que deberían ser aparatos duraderos, reparables y reciclables para evitar la acumulación de residuos. Y además, que deberían estar fabricados de manera justa y  lo más cerca posible para evitar la explotación y cuidar el entorno. Con esto llegamos a la conclusión de que también debemos cambiar nuestras expectativas de precios. No podemos pretender pagar poco por un móvil de última generación y que además sea justo y sostenible.

Después pasamos a las aplicaciones SW que usamos y a las redes sociales. De  nuevo nos dimos cuenta de que utilizamos un sinfín de aplicaciones y herramientas de las que sabemos poco o nada. Nos espían, venden nuestros datos, nos bombardean con publicidad  personalizada que incita al consumo, pueden experimentar con nuestro comportamiento, dirigirnos a ciertas lecturas o temas… En definitiva, nos manipulan y nosotros lo permitimos.

Volvimos a abrir un debate, esta vez sobre cómo deberían ser las redes sociales y las aplicaciones SW. De nuevo estuvimos de acuerdo: software libre, sin venta de datos, estándar, fácil de usar, transparente, sostenible… En este punto, Ondiz nos habló de algunas alternativas de redes sociales, de buscadores, de servidores de correo electrónico que muchos ni siquiera conocíamos. Ante esto se comentó que no suelen ser tan eficientes  como las que usamos habitualmente,, lo que es normal porque la inversión es mucho menor en ellas. Si las usáramos más, se podría invertir más en su desarrollo.

Resumiendo, la sesión nos hizo plantearnos qué estamos haciendo y abrirnos a alternativas que no conocíamos. Es un tema que todos deberíamos tener en cuenta y del que nos deberíamos hacer porque las consecuencias también son nuestra responsabilidad.

Avanzar hacia metodologías de investigación feministas

¿Perspectiva feminista en las investigaciones de TFG y TFM? Cuando todavía no se ha extendido la necesidad de aplicar un enfoque de género, nos enfrentamos al reto de introducir una propuesta todavía más profunda

Soberanía energética para cuestionar nuestro propio modelo de vida

Artículo escrito por Noelia Vicente Gómez

El pasado viernes 27 de noviembre Esther Muñoz puso nuestro foco de atención en torno al sector energético. Muchos de nosotros ya conocíamos cómo estaba organizado actualmente: un enorme oligopolio controlado por los países del norte donde los recursos del sur son explotados sin ningún tipo de reparo. ¿Pero realmente conocíamos los conflictos energéticos que éste ha ido dejando a su paso?

La sesión se centró principalmente en discutir una serie de conceptos relacionados con la soberanía energética. ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué barreras encontraría en los países del norte? ¿Y en los del sur? ¿Cuál es el modelo energético que debería seguir y cómo debería ser su consumo energético asociado? Tras un intenso debate grupal pusimos en común nuestras opiniones y llegamos a una conclusión bastante consensuada.

Es necesario cambiar el modelo energético actual, terminar con el oligopolio existente y abrir el camino a la soberanía energética con el objetivo de gestionar la energía que nosotros mismos consumimos. Este nuevo modelo debe estar basado en reducir el consumo energético y focalizar la producción en sistemas distribuidos basados en las necesidades locales con el fin de garantizar la sostenibilidad del sistema. Para ello, la implementación responsable de energías renovables debe ser un punto clave. La soberanía energética mantiene como enemigo en el norte al oligopolio energético, y este no se permitirá perder el control ni sobre los recursos naturales ni sobre los países del sur. Mientras, por otra parte, estos últimos encuentran complicado dar el salto a la soberanía energética debido a la falta de recursos económicos y tecnológicos, y a la actual explotación por parte de las empresas dominantes. Asimismo, tal y como explicó Esther, los impactos del oligopolio energético se ven representados en los numerosos conflictos que surgen continuamente a lo largo del planeta. Como ejemplo, nos centramos en conocer la situación del Sáhara Occidental.

Está claro que el sistema actual es insostenible, que mientras el modelo de crecimiento siga desarrollándose sin límites en el norte, las consecuencias sociales, económicas y naturales seguirán siendo devastadoras en el sur. Si queremos implantar una soberanía energética, el cambio ha de darse desde la ciudadanía, pues el oligopolio seguirá mirando por sus propios intereses, ajeno a los conflictos que arrastra.

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA FEMINISTA

Artículo de Nuria Arroyo

El viernes 13 de Noviembre realizamos la décimo primera sesión de ISF de la mano de Ana Galarraga, divulgadora científica de la fundación Elhuyar, contando con su gran experiencia en la difusión de la ciencia a través de los medios de comunicación vascos con una perspectiva de igualdad de género. Además, este tema tratado en esta sesión también fue a su vez el tema principal de la siguiente sesión en la que conocimos dos experiencias distintas y se debatió un poco el tema.

Abrimos la sesión planteándonos tres conceptos básicos que necesitábamos saber antes de comenzar: ¿Qué es la ciencia?, ¿Qué es la divulgación? y ¿Qué es el feminismo? Como respuesta obtuvimos varias opciones, pero las más apropiadas para mi gusto fueron que la ciencia es un método para entender la realidad, en un modo regulado, jerarquizado y globalizado. La divulgación es compartir el conocimiento entre la gente en un modo claro y ordenado. Y por último, el feminismo es un movimiento interseccional que hace frente al machismo y al patriarcado.

Entonces, ¿qué significan estas tres palabras al unirlas como un solo concepto? La divulgación científica feminista se basa en compartir la ciencia entre la sociedad con el objetivo de conseguir igualdad (ya sea entre géneros, clases, etnias, edades, capacidades…) y será realizada por científicos, periodistas, profesores, alumnos… feministas. Esta divulgación sobre todo estará dirigida a niños, alumnos, o cualquier persona de esta sociedad con interés de aprender y es usada sobre todo para construir una sociedad crítica e igualitaria, empoderada y responsable.

Por último, tratamos el tema de cómo ha afectado el Covid-19 a la divulgación científica feminista. Por desgracia, las mujeres se están quedando atrás en el sistema de competencia (sacan menos artículos, participan menos en congresos, seminarios…) y además el género no es variable en las investigaciones. En los medios de comunicación también los hombres han sido protagonistas, siendo más del 75% de los periodistas hombres, y como consecuencia de ello las mujeres han sido victimizadas y los temas y puntos de vista publicados están siendo generalmente masculinos.

Para finalizar me gustaría dar las gracias a Ana por habernos hecho reflexionar sobre este tema y aportar una breve reflexión sobre esta sesión ya que me ha parecido un tema muy interesante y sobre todo importante, ya que hoy en día los medios de comunicación tienen una gran influencia en el pensamiento de la sociedad, mucha gente crea su opinión por la influencia de lo que escucha o de lo que piensan las personas de su entorno. Y creo que a través de los medios de comunicación se pueden conseguir grandes cambios en la sociedad, acercándonos poco a poco a una sociedad igualitaria.

ESTABAN AHÍ Y NO LOS VEÍAMOS

Artículo de Nagore Cebrián García

La décima sesión del seminario fue impartida por Fernando Altamira, investigador sobre
diversidad sexual y de género en Cooperación al Desarrollo desde una mirada interseccional.
Fernando es diplomado en Trabajo Social, Desarrollo y Cooperación Internacional y Salud Mental
en situaciones de violencia política y catástrofes y tiene un máster de Cooperación al Desarrollo,
la verdad que somos muy afortunados de haber tenido a una persona como él para abordar la
sesión de Diversidad Sexual y de Género.


Cómo preparación previa a la sesión Fernando nos invitó a leer varios documentos relacionados
con el tema, invitándonos a reflexionar acerca de la DSG. Para comenzar la charla cada
participante se presentó compartiendo qué se le viene a la cabeza al escuchar el concepto
Diversidad Sexual y de Género. A todos nos venían ideas parecidas, entre ellas, el colectivo
LGTBI(Q+), respeto, libertad de expresión, amor e igualdad fueron las palabras más repetidas.
Tras este primer contacto, Fernando nos habló sobre el modelo dominante haciendo un símil
con un rayador de queso, el rayador agarra el queso y lo raya de tres formas dependiendo la
cara que elijas (aunque todas se complementan), al igual que el modelo dominante seduce a las
personas con intereses neoliberales, etnocéntricos y heteronormativos, formando así el modelo
dominante habitual. De esta forma, el colectivo LGTBI es uno de los colectivos más vulnerables
y es el que sufre de manera más directa la violación de los derechos humanos. Sin embargo,
aunque esto este comprobado, las ayudas recibidas son mínimas y la cooperación
transformadora no normativa es fundamental para el reconocimiento de las diversidades
culturales, sociales, de género, de orientación sexual, etc. En este punto nos encontramos con
(H)ABIAN, estrategia de educación para la transformación social en Euskadi, en la cual se
incorpora recientemente conceptos como la orientación sexual la relación heterosexual entre
hombres y mujeres, la DSG o cuestiona el modelo heteronormativo.


En cuanto a la diversidad sexual y de género se refiere, el sistema sexo-género aborda tres
dimensiones (sexo, género y deseo) y dependiendo de la combinación entre ellas la sociedad se
podría categorizar en “los que siguen la norma” y “los excluidos”. Con el paso del tiempo la
forma de pensar de la sociedad ha cambiado y aquellos que antes pertenecían al grupo de “los
excluidos”, como podrían ser los gays y las lesbianas, han pasado a ser de los que “siguen la
norma” y en el otro grupo estarían los machirulos, marikas, afeminados y un largo etc. Hace
unos años (e incluso a día de hoy en algunas comunidades) se veía mal a los homosexuales en
toda su totalidad; no obstante, a día de hoy no están tan mal vistos aquellos homosexuales que
siguen la norma (por ejemplo, quienes son hombres y parecen hombres, aunque salgan con
otros hombres) son aceptados socialmente ya que responden a un modelo heteronormativo y
quienes no la siguen (por ejemplo, hombres afeminados que tengan pareja hombre) siguen
siendo excluidos socialmente. A demás, a lo largo de la historia se ha visto como dentro de los
propios movimientos reivindicativos se oprime a ciertas personas por ser diferentes al resto, al
final el opresor puede estar dentro del colectivo o fuera. Otro aspecto a tener en cuenta es que
el entorno de cada individuo hace que su realidad sea más complicada o menos complicada, no
es lo mismo ser un hombre de piel blanca y transexual a ser una mujer de piel negra y transexual,

puesto que ella se encontrará más obstáculos en la vida que él. Es por todo esto que hacen falta
cambios legales, educativos, publicitarios … para hacer una sociedad más equitativa y que cada
persona, solo por el simple hecho de ser persona, tenga en la vida las mismas oportunidades
que el resto de las personas. Y para eso hay que priorizar lo urgente aprendiendo de la historia
desde un enfoque psicosocial tejiendo redes para conseguir a su vez aquello que va más allá de
lo urgente.


Siguiendo la dinámica del inicio, hicimos una ronda de cierre respondiendo a la pregunta: qué
nos llevamos de la sesión. En general conocer los movimientos latinoamericanos fue algo que
nos sorprendió y nos interesó a todas, también nos impacto la represión que sufre el colectivo
LGTBI, aunque lo importante es que poco a poco se van uniendo fuerzas y tejiendo redes dentro
del movimiento y con otros movimientos, nos llevamos los avances que se están consiguiendo
poco a poco.


Para finalizar, agradecer a Fernando por haber compartido con nosotros la tarde del viernes y
habernos hecho darle vueltas a la cabeza, personalmente su charla me hizo ver que la diversidad
sexual y de género va mucho más allá del simple sistema sexual binario y que, al final, cada
individuo tiene su propia sexualidad, fruto de la combinación del sexo biológico (hombre, mujer,
intersexuales), la identidad sexual (sentirse mujer, hombre, bigénero, demigénero, agénero,
género fluido, personas del tercer sexo), la orientación sexual (heterosexual, homosexual,
bisexual, pansexual, asexual) y la expresión del género (personas femeninas o masculinas en su
totalidad o parcialidad, o personas andróginas, quienes no se catalogan como femeninas o
masculinas porque tienen rasgos de ambos géneros). También me sorprendió la cantidad de
movimientos sociales que existen y la fuerza de los mismos en comunidades latinoamericanas,
no los conocía y me resultan verdaderamente interesantes. En conclusión, cierro esta crónica
con la frase que el ponente abrió la sesión “Estaban ahí y no los veíamos”, con la que estoy
completamente de acuerdo.

De la educación homogenizadora a la Educación para la Transformación Social

Artículo escrito por Alicia Álvarez Gracia

En la sesión del viernes 23 de Octubre organizada por ISF-MGI Euskadi tuvimos el placer de contar con Pepe Ruiz y su amplia experiencia en Educación para la Transformación Social (EpTS) para aprender y debatir sobre este tema tan importante en cooperación al desarrollo.

Abrimos la sesión haciéndonos la siguiente pregunta: ¿Qué educación y para qué sociedad? A través del análisis de unas imágenes que muestran diferentes formas de educar, las participantes de la sesión coincidimos en que hemos recibido una educación homogeneizadora y que muchas veces hemos observado cómo el proceso educativo se convierte en una cadena de producción donde sólo existe un único camino correcto. Vemos, así mismo, una clara relación entre este modelo educativo y el modelo económico y social basado en un crecimiento económico ilimitado.

Frente a esto se nos presenta otro tipo de educación posible, una educación democrática y participativa. Es aquí donde empezamos a hablar sobre la EpTS. Pero, ¿cuándo y cómo surgió este término? El principal precedente es la Educación para el Desarrollo (EpD), que a lo largo de la historia ha sufrido varios cambios, ya que, el propio término desarrollo ha variado una infinidad de veces. Empezando en los años 40-50 con una 1ª generación que emplea un enfoque caritativo en el que no se ve capacidad de agencia de los países empobrecidos, pasando por enfoques más desarrollistas y críticos con el modelo capitalista, llegamos a una 6ª generación en la que teorías postdesarrollistas como el decrecimiento, Buen Vivir, etc. son fundamentales para entender la EpD. A pesar de los cambios, a lo largo de todas las fases hay ciertas características que se han mantenido estables: es un proceso participativo, genera conciencia crítica y se basa en el análisis de las desigualdades Norte-Sur.

Dada la controversia y el debate generado en torno al término desarrollo, se elimina esta palabra y así surge como propuesta emancipatoria La Educación para la Trasformación Social. Para la EpTS es muy importante el análisis del modelo de sociedad, un modelo que sufre crisis constantes. Se reconocen las relaciones de interdependencia con relación a los cuidados y la ecodependencia, ya que nuestro modelo económico se ha olvidado de esto.

No obstante, es importante remarcar que la EpTS es una propuesta que surge en el Norte Global y esto se ve reflejado en los diferentes enfoques que propone. Desde el Sur Global, la propuesta más destacada es la Educación Popular, que busca la construcción colectiva, entendiendo que el conocimiento se construye en conjunto. Su desarrollo principal se ha dado en América Latina con la Vía Campesina, las comunidades zapatistas, las Madres de Plaza de Mayo, etc.

Con todo este nuevo conocimiento en nuestras mochilas, hemos debatido en grupos sobre este tipo de educación. Un espacio en el que hemos podido compartir nuestras experiencias, dudas y opiniones. Y es que, ¿se podría adaptar la EpTS a cualquier disciplina? ¿Cómo se llevaría a cabo?

Reflexiones en torno a la TpDH

Artículo escrito por Álex Ibarrondo Macias

El viernes 16 de octubre se realizó la quinta sesión organizada por ISF-MGI, que tuvo como ponente a Joseba Sáinz de Murieta. El tema central de la sesión fueron las Tecnologías para el desarrollo humano (TpDH), que a su vez también fue el tema principal de la sexta sesión. Una primera hora más enfocada
a adquirir unos conceptos básicos y una segunda a ver y reconocer ejemplos actuales. Es por ello que la primera sesión se centró en los aspectos teórico/históricos relacionados a las TpDH. A la hora de enfocar la clase usamos como pilares conceptos como: tecnología, ciencia, desarrollo humano, impactos globales, desigualdad y capital, formando conexiones y ligando conceptos.


Al comienzo, bastan unas pocas diapositivas con fotos y datos sobre las diferentes perspectivas de las nuevas tecnologías; el basurero de Ghana, los porcentajes de necesidades básicas como agua y electricidad, recursos guiados a investigación… para incitar a la reflexión y darse cuenta de que el desarrollo tecnológico no es parejo entre países y que deja clara la intención de obtener capital.


Analizamos también, las disciplinas más cercanas a TpDH que son la Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS) y Educación para la Transformación Social (EpTS). La primera formada en un entorno académico, que profundiza que la educación tiene como fin dar al estudiante una utilidad inmediata(trabajar) y así incrementar su valor económico. Claro ejemplo de lo mencionada es que empresas privadas colaboren en la creación de carreras de carácter público. ¿Es la educación parcial? ¿Se nos enseña en función de lo que les interese?


Las mismas preguntas que nos hacemos con la educación se podrían plantear con la ciencia. Desde su punto de vista más clásico de ciencia libre, hasta las visiones mayormente influenciadas por T.S. Khun que tienen en cuenta aspectos sociales, culturales, políticos y económicos en la ciencia, dando pie a preguntas: ¿Es la tecnología/ciencia una herramienta para lograr un mayor desarrollo global, o solo responde a los intereses de algunos y hacen más
altos los escalones que separan los países? ¿Ciencia como fuerza de producción?

Acabada aquí la crónica me tomo también la libertad de animaros a ver el siguiente video, en el cual se relacionan ciencia y tecnología con el sistema actual: https://youtu.be/bqFi7dIo658