Comunidades de caseríos: ¿Hacia un futuro mejor?

Igartubeiti baserri-museoa (Ezkio-Itsaso)

Reflexión de Borja Umaran, Especialista en Medio Ambiente y Sostenibilidad*

Nos necesitamos unas personas a otras.

Esta simple frase podría resumir mi trabajo. Así, sin aportar nada nuevo, y algo que nos suena lo más lógico del mundo es lo último en lo que pensamos cuando nos enfrentamos a algún problema.
Somos muchas personas las que afirmamos que vivimos en una sociedad que está destinada al fracaso, sabemos que los recursos se agotan y que el fin de nuestra forma de vida se acerca, y aun así no nos movemos para buscar una solución, o la hemos encontrado pero no queremos prescindir de nuestras comodidades a cambio de un futuro más sostenible.

Leer más

Mi experiencia de prácticas en ISF

Hola! Soy María, y durante este curso he formado parte del equipo de Ingeniería Sin Fronteras en Bilbao. Mi aventura con ellas empezaba en marzo y tras varios meses a su lado puedo decir que ha sido una experiencia muy enriquecedora.
Soy periodista y por ello en la primera reunión de equipo acordamos que la posición en la que estaría más cómoda dentro de la organización sería en la redacción de contenidos. Empecé a trabajar en un documento sobre Electrónica Ética y puedo decir que, además de parecerme muy interesante zambullirme en un tema completamente nuevo para mí, me ha servido para abrir los ojos y reflexionar acerca de los productos electrónicos con los que convivo día a día.

#NoMásArticulosDefectuosos
El trabajo en la organización ha sido muy llevadero gracias a que en ISF Euskadi, la horizontalidad y la comunicación son dos premisas indiscutibles. He podido compaginar a la perfección las prácticas con mis estudios de máster y eso ha sido un alivio, sobre todo en la recta final del curso. La posibilidad de trabajar desde casa y hacer reuniones por Skype ha sido también un punto a mi favor.
Por todo esto recomendaría a cualquier persona que tenga inquietudes sociales, se sienta atraída por el mundo de la cooperación o que simplemente quiera conocer desde dentro como funciona una ONG que se anime a formar parte del equipo de ISF. Lo mejor es que no hay un perfil concreto de persona y todos proveníamos de campos completamente diferentes (hemos confluido ingenieros, antropólogas, politólogos, periodistas…) y eso, desde mi punto de vista, favorece el trabajo y facilita la diversidad de opiniones y de puntos de vista ante un mismo tema.

Experiencias de TFG y Cooperación para el Desarrollo en El Salvador

Ingeniería Sin Fronteras queremos invitar​os​a las jornadas que hemos preparado sobre “Experiencias de TFG y Cooperación para el Desarrollo en El Salvador”. 
En estas jornadas presentaremos el proyecto de cooperación al desarrollo en el que colabora ISF-MGI en El Salvador, mediante una charla y una exposición fotográfica inédita.
 
Hablaremos sobre la importancia de cuidar la tierra, y especialmente sobre el estado del agua en El Salvador y sobre qué posibilidades hay, por medio de proyectos de Cooperación al Desarrollo y de TFG, de mejorar esa situación.

​​Fecha y Lugar:​ 11 de​Mayo​
​Facultad de Ciencia y Tecnología.

Barrio Sarriena s/n 48940, Leioa.

En el Salón de Grados a las 12.00 de la mañana.
¡Anímate!Agua_Ura_Leioa

Apuestas feministas en mundo tecnológico

¿Hay cabida a promover una mayor igualdad social desde el mundo tecnológico?

Os proponemos dos acercamientos esta semana:

4 de Mayo: Saberes y Ciencia desde una perspectiva feminista: La educación matemática como aplicación práctica

Desde Ingeniería Sin Fronteras, adoptamos la mirada feminista para cuestionarnos la visibilidad de las mujeres en la ciencia y las propias formas en las que se construye el conocimiento.

Ven a descubrirlo con Vanesa Calero del Laboratorio de Saberes Sorkin en el aula 107L de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, el 4 de Mayo de 17:30 a 19:30.

 

deusto genero

El 5 de Mayo de 17:00 a 20:00 en el Seminario P de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, Leioa: Apuestas feministas en mundo tecnológico
En Ingeniería Sin Fronteras nos preguntamos esto y mucho más. Ven a romper las fronteras de la tecnología con nosotras y disfruta de una exposición de fotografía con la que nos cuestionaremos la realidad en que vivimos.

  • Ana Fernández. Urbanismo feminista: Propuestas para una ciudad más inclusiva.
  • Jon Arrizabalaga. Participación equitativa en la gestión comunitaria del agua en El Salvador.

 

Entrada gratuita!

genero_hitzaldia_leioa

Dia mundial del agua 2016

Este año también, Ingeniería Sin Fronteras celebraremos el “Día Mundial del Agua – 22 de Marzo“, y para ello os queremos invitar a las jornadas que hemos preparado sobre “Experiencias de TFG y Cooperación para el Desarrollo en El Salvador”:

Hay dos opciones para venir, por la mañana (ETSI) y por la tarde (EUITI). En las dos sesiones hablaremos sobre agua, y especialmente sobre el estado del agua en El Salvador y sobre qué posibilidades hay, por medio de proyectos de Cooperación al Desarrollo y de TFG de mejorar esa situación.

Fecha: 22 de marzo.

  • Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao (ETSI) Clase P1G1: De 11:30 a 13.30 de la mañana.
  • Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Bilbao (EUITI) Seminario 2.3. De 18:00 a 20:00 de la tarde.

 

¡Anímate a participar!

Uraren Nazioarteko Eguna_Dia Mundial del Agua

Miradas feministas desde la Universidad

Desde ISF-MGI y Talde Feminista de San Mames, os invitamos a participar en las charlas sobre ​​”​M​iradas feministas desde la universidad​”:

Martxoak 21 Marzo

Brecha Tecnológica de Género Sur y Norte. Lucía Peña​ Armijo​
Enfoque Feminista en la Investigación. Constanza Lobo​ Igartua​
​​Fecha: ​ 21 Marzo​ a las​ 11:30​.
​​Lugar: Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSI),​ aula P1G1A.​​ ​ (Urkixo Zumarkalea, S/N, Bilbao)

¡​Animaros!
FeministaIngeniaria

Sociedad de Recursos

Vídeo realizado por Martin del Toro* tras resumir y manipular los documentales Samsara y Zeitgeist Addendum.
Trata sobre el consumismo y una alternativa a este sistema actual.
Espero que os guste!!

*Este trabajo se engloba dentro del VII curso de introducción a la cooperación que se celebró en Donostia. Al finalizar el curso el alumnado tiene la posibilidad de realizar un trabajo que ahora compartimos. ISF-MGI no tiene por qué compartir las opiniones expresadas en estos trabajos.

Ecofeminismo

Artículo escrito por Noemí Peñalba*

La primera vez que se utilizó el término fue en los años 70, pero mucho antes, la socióloga Virginia Henderson sentó las bases de un movimiento que denunciaba “la apropiación masculina de la agricultura y la reproducción”. El término “ecofeminismo” lo acuñó François D’eabuonne, una socióloga francesa, y lo definió como la crítica a la modernidad desde el feminismo y el ecologismo. Estableció la conexión ideológica entre la explotación de la naturaleza y de las mujeres en el sistema capitalista y patriarcal.
El feminismo pronto se dio cuenta de que naturalizar a la mujer era una herramienta para legitimar el patriarcado, el ecofeminismo entiende que la alternativa no es desnaturalizar a la mujer, sino “renaturalizar” y “reculturalizar” al hombre. Esto se haría ajustando la organización política, relacional, doméstica y económica a las condiciones de la vida, que las mujeres y la naturaleza bien conocemos. Consiste en visibilizar el sometimiento, denunciar la amoral del sistema, invertir el orden de prioridades de nuestro sistema económico y responsabilizar a hombres y mujeres del trabajo necesario para la supervivencia.
En general el ecofeminismo…

  1. Denuncia la asociación que el patriarcado establece entre las mujeres y la naturaleza. La dicotomía mujer-naturaleza y hombre-cultura y la superioridad de la cultura sobre la naturaleza en el patriarcado explican que las mujeres sean consideradas inferiores a los hombres.
  2. Consideran que la dominación y explotación, tanto de las mujeres como de la naturaleza, tienen un origen común, esto situaría a las mujeres en una situación privilegiada para terminar con la dominación.
  3. Propone que el movimiento feminista y el ecologista tengan objetivos comunes y trabajen juntos en la construcción de alternativas teóricas y prácticas.
  4. Reúne reflexiones filosóficas y luchas políticas de mujeres que tienen en común la defensa de la vida humana y del medio natural que la mantiene, desde la defensa de la vida humana y del medio natural que la mantiene, desde posiciones de insubordinación al orden patriarcal.
  5. Denuncia un orden cultural (el patriarcado) y un orden económico (el capitalismo) que invisibiliza, desprecia, violenta y se apropia del trabajo de cuidado de la vida humana, realizado en su mayoría por mujeres, y de los trabajos de la naturaleza que nos permiten la supervivencia.

Dentro de la corriente ecofeminista, cada vez tiene más influencia los movimientos que se están desarrollando en América Latina. El ecofeminismo latinoamericano toma del feminismo sus dos afirmaciones fundamentales:

  1. Que el “género” (entendido como rol que corresponde a cada sexo dentro de una determinada comunidad) es un constructo social y no se deriva necesariamente del sexo biológico.
  2. Que en esta diferenciación de roles (sesgo de género) la primacía ha correspondido al varón, que ha dominado a la mujer (patriarcado) y ha establecido los modos masculinos de comportamiento y/o pensamiento como modelos para toda la humanidad (androcentrismo).

Y presenta dos caracteres que permiten identificarlo con un perfil propio:

  1. La revaloración de las cosmovisiones autóctonas (antiguas).
  2. El énfasis en la praxis de liberación

La brasileña Ivone Gebara es la mayor representante del ecofeminismo latinoamericano. Propone, en conclusión, que “una articulación íntima entre una línea feminista de pensar la vida y una línea ecológica, nos abre no sólo una posibilidad real de igualdad entre mujeres y hombres de diferentes culturas, sino una relación diferente entre nosotros, con la tierra y con todo el cosmos”. Dos conceptos son claves en su enfoque: “experiencia” y “de-construcción”. La experiencia refleja el punto de partida de todas sus reflexiones; la deconstrucción consiste en la crítica a conceptos tradicionales para luego “reconstruir” desde otro lugar.
A continuación nombraré a varias autoras que tratan diversos temas y defienden diferentes hipótesis dentro de la misma corriente. En primer lugar Vandana Shiva, nacida en la India que basa su pensamiento en la religión y filosofía hindúes. Critica el modelo económico hegemónico y que considera que fomenta la plantación de monocultivos que no permitirían la subsistencia de los pueblos al no ser policultivos, con diversas variedades. Una de sus mayores preocupaciones es la pérdida de diversidad y el control comercial de las semillas.

«Vandana shiva 20070610» por Elke Wetzig (Elya) – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

En segundo lugar, Ariel Salleh tiene una perspectiva más materialista de las relaciones sociales. Propone que se explore la conexión entre las diferencias biológicas de hombres y mujeres y la construcción social que los rodea desde el materialismo histórico ecofeminista.
En tercer lugar me gustaría hablar de Yayo Herrero directora de FUHEM desde 2012, además de ser licenciada en Antropología Social y Cultural, Educadoras Social e Ingeniería Técnica Agrícola. Ella considera que “las mismas causas que están detrás del deterioro de la naturaleza, muchas veces son causas que también agrava en la propia situación de las mujeres.” Que el sistema económico hegemónico, occidental, capitalista, ha hecho reducir el concepto de valor al concepto de precio, para nuestro sistema económico sólo tiene valor aquello que puede expresarse en términos monetarios. Según Herrero, para darle la vuelta al sistema económico habría que, en lugar de construir un sistema económico que se base en la acumulación y la obtención de beneficios, debemos reconstruir la economía haciéndonos tres preguntas: cuáles son las necesidades a satisfacer para TODAS las personas, cuánto se debe producir realmente para ello y qué tipo de actividades y trabajos son los necesarios para sostener esta economía del bienestar.
Finalmente rescato a Alicia Puleo que aboga por un ecofeminismo ilustrado o crítico, inscrito en la tradición de la crítica a la opresión y a la defensa de la igualdad. Afirma que “ser ecofeminista no implica afirmar que las mujeres estén de manera innata más ligadas a la Naturaleza y a la vida que los hombres”, y que “mujeres y ecología no son sinónimos”.

Alicia Puleo. (Foto de Montserrat Boix.Wikipedia)

A modo de conclusión decir que el feminismo es una de las corrientes y de las acciones políticas más controvertidas que conozco, y que realmente remueve conciencias y tripas, por tanto, sus perspectivas, no todas, pero sí muchas, me resultan de un interés enorme. Ya había leído anteriormente sobre el ecofeminismo pero como he podido comprobar que aquí también hay diferentes perspectivas. La existencia de diferentes enfoques o puntos fuertes en un mismo movimiento le da mucha riqueza ya que crea crítica y reflexión, una constante revitalización de la teoría y de la práctica. Por eso, decir que ,sí o sí, el feminismo debería formar parte siempre, de manera trasversal a cualquier proyecto, sea de la disciplina que sea.

Bibliografía

*Este trabajo se engloba dentro del VII curso de introducción a la cooperación que se celebró en Donostia. Al finalizar el curso el alumnado tiene la posibilidad de realizar un trabajo que ahora compartimos. ISF-MGI no tiene por qué compartir las opiniones expresadas en estos trabajos.

Tu decides cómo regar el mundo

Nikolas Egaña y Ane Goitia*

El cartel representa mediante dos dibujos el contraste existente entre el capitalismo-consumismo y el consumo responsable y el respeto al medio ambiente, dos caminos opuestos que se debaten en el término decrecimiento.

La mano que agarra a la regadera representa a los seres humanos en general, que son los que con sus actos deciden el ser de una sociedad.

Por un lado, por la regadera fluye agua para regar una planta a la cual le dé vida y de bajo de esta se sitúa el campo y la naturaleza que quiere hacer referencia a una producción controlada y racional, permitiendo respetar el clima, los ecosistemas y los propios seres humanos. Esta transición se realizaría mediante la aplicación de principios más adecuados a una situación de recursos limitados: escala reducida, relocalización, eficiencia, cooperación, autoproducción (e intercambio), durabilidad y sobriedad. En definitiva, y tomando asimismo como base la simplicidad voluntaria, buscan reconsiderar los conceptos de poder adquisitivo y nivel de vida.

Por otro lado, la regadera expulsa monedas haciendo referencia al consumismo y al capitalismo que no tiene en cuenta que los recursos son finitos (la planta a la que riega – que representa una vez más al conjunto del ecosistema- se pudre porque no se le da lo que necesita). Bajo esta, se sitúa una ciudad saturada y contaminada. La conservación del medio ambiente, no es posible sin reducir la producción económica que es la responsable de la reducción de los recursos naturales y la destrucción del medio que genera, que actualmente está por encima de la capacidad de regeneración natural del planeta. Además, también cuestiona la capacidad del modelo de vida moderno para producir bienestar. Por estas causas se oponen al desarrollo sostenible.

Todo ello se pone en una balanza porque en definitiva somos los seres humanos los que decidimos cómo queremos que sea nuestra sociedad y se les traspasa a ellos la decisión de elegir su futuro.

El reto estaría en vivir mejor con menos.

*Este trabajo se engloba dentro del VII curso de introducción a la cooperación que se celebró en Donostia. Al finalizar el curso el alumnado tiene la posibilidad de realizar un trabajo que ahora compartimos. ISF-MGI no tiene por qué compartir las opiniones expresadas en estos trabajos.

Dichosa conciencia

Artículo de opinión de Alba Barrioseta Zapirain*

¿Es la ignorancia un recurso hábil hoy en día? Por una parte se podría decir que sí. Pero incluso siendo unos tontitos y tontitas ignorantes no somos felices. Esto puede deberse a que la “no conciencia” produce la misma infelicidad, quizá menos percibida como tal, que la “si conciencia”. Cuando escucho frases como mejor no saber, me pregunto si esa es la solución. Cuando la catástrofe que estamos viviendo se hace visible en todo su esplendor, la mayoría de las personas se limitan a llevarse las manos a la cabeza, sin ni siquiera darse la oportunidad de reflexionar acerca de lo que esta viendo. ¿Por qué? porque lo que están viendo (creen que) no les afecta de manera directa. De alguna manera la posición ignorante pasiva adoptada por muchos y muchas de nosotros y nosotras, es útil. Pero útil para quién? desde luego, no para nosotros ni nosotras.

Una de las preguntas que pocos y pocas se hacen, y que sin embargo, podría abrir camino a una reflexión que abra muchas otras puertas reflexivas, es ¿de donde viene lo que compramos y a donde va cuando nos deshacemos de ello? cuando digo que esta puede ser una pregunta clave, me refiero a que viviendo hoy en un mundo en el que la tecnología material supera cualquier otra cosa, transmitir una pregunta de este tipo a los miles de usuarios y usuarias que hacen uso de ella, entre los cuales tengo que incluirme casi inevitablemente, podría hacerse notar, mucho más que otro tipo de preguntas más generales que pasan de largo como nubes pasan en el cielo. Con esto no quiero decir que haya preguntas más o menos importantes que otras, sino que pueden haber vías más eficaces que otras a la hora de crear crítica en las personas.

La obsolescencia programada por ejemplo, es una de las mejores trampas de nuestro sistema capitalista y muy perspicaz en su afán por diseñar cosas inútiles y de temprana fecha de caducidad. El ser humano diseña al mismo tiempo que desecha. Esas incesantes actualizaciones que nos piden nuestros teléfonos móviles con pantallas cada vez más grandes, la ropa, el tdt, los Mac, lentes varilux… así innumerables ejemplos que nos obligan a cambiar constantemente y que reflejan lo atados que estamos a ese gran invento llamado “moda” que supuestamente actúa en nombre de “lo mejor”. El uso de zapatillas deportivas por ejemplo, tan de moda ahora. Resulta que las zapatillas deportivas son cómodas para nuestro día a día. ¿Pero acaso no lo han sido siempre?

Los medios de comunicación, tienen mucha culpa de todo esto, en tanto que son fieles seguidores de la cultura transnacional y la pretendida globalización. Es una pena que no sirvan para informar, su propósito de origen. Sus líneas ideológicas tremendamente marcadas y que nos taladran la cabeza con un discurso monopolizado, atienden a un claro objetivo: a la manipulación de identidades, conciencias, ideales, valores, creencias, patrones a seguir y al lucro económico. Un gran papel el de estos.

Más allá de este tipo de mecanismos de control, la falta de empatía campa a sus anchas. Creo que es la palabra a través de la cual podrían entenderse muchas cosas que alimentan la frustración de muchos o muchas. Cabría reflexionar acerca de la similitud entre la ausencia de empatía y la “mala empatía”, aquella empatía “made in occidente”. Me atrevería a decir que esta última es incluso peor que la primera. Una empatía, aun siendo empatía, creada y manipulada desde la hegemonía de occidente, se convierte en un discurso más, uno canalla y además peligroso. Me chirría todo el cuerpo cuando se juzga “lo nuestro” mejor que “lo del otro”.  Una dicotomía tan clásica como la autoproclamación de occidente como modelo a seguir para el resto del mundo. Pensar en el otro, y cuando digo otro digo “el que no es occidental”, desde un punto de vista en el cual como buen occidental te crees con derecho a creer que lo tuyo es moralmente mejor a nivel no sólo material, sino simbólico, sustituye la palabra empatía por colonialismo. Así dicho puede parecer una idea un tanto lunática, pero creo que ese tipo de empatía no dista mucho del pensamiento que dirigió las mentes de aquellos “conquistadores”, más bien exterminadores, en la “conquista” de América.

Quizá desde la antropología se enfatice más con esta idea de ponerse en el lugar de los y las que no comparten nuestras cosmovisiones occidentales, sin etiquetarlas de ante mano como credenciales a cambiar (relativismo cultural). Tenemos mucho que aprender de unos y de otras. Debería de convertirse en una retroalimentación más que en una imposición, incluso cuando se trate de ayudar.

Una de las cosas que nuestro sistema hace con gran talento, es desviar nuestra atención hacia donde él quiere. Personalmente, no pierdo ni un segundo de mi vida en la política. Pienso que la política no es más que un títere en este teatro de títeres llamado capitalismo. Sabemos que los títeres se mueven gracias a unas manos que los manejan y que no se ven, y sin embargo actuamos como si no lo supiésemos. Multinacionales y lobbies son el verdadero problema, un problema que desgraciadamente se manifiesta menos acuciante que la corrupción política.

Cuando se decide tomar el camino de la concienciación, no hay vuelta atrás. Aún cuando ves cosas que te esperas ver, siempre hay algo peor. Abruma si. Ya no sabes con que vestirte, que comer, que decir, que pensar, con que ayudar, que cambiar… cuando te haces consciente de todo lo hay detrás de la ropa con la que te vistes normalmente, de la comida que ingieres, del discurso que te has creído… todo da un giro de 360 grados y a pesar de que en un principio abrume, no debería de ser más que el impulso a reiniciar

¿Es la ignorancia un recurso hábil hoy en día? Por una parte se podría decir que sí. Pero incluso siendo unos tontitos y tontitas ignorantes no somos felices. Esto puede deberse a que la “no conciencia” produce la misma infelicidad, quizá menos percibida como tal,  que la “si conciencia”. Cuando escucho frases como mejor no saber, me pregunto si esa es la solución. Cuando la catástrofe que estamos viviendo se hace visible en todo su esplendor, la mayoría de las personas se limitan a llevarse las manos a la cabeza, sin ni siquiera darse la oportunidad de reflexionar acerca de lo que esta viendo. ¿Por qué? porque lo que están viendo (creen que) no les afecta de manera directa. De alguna manera la posición ignorante pasiva adoptada por muchos y muchas de nosotros y nosotras, es útil. Pero útil para quién? desde luego, no para nosotros ni nosotras.

Una de las preguntas que pocos y pocas se hacen, y que sin embargo, podría abrir camino a una reflexión que abra muchas otras puertas reflexivas, es ¿de donde viene lo que compramos y a donde va cuando nos deshacemos de ello? cuando digo que esta puede ser una pregunta clave, me refiero a que viviendo hoy en un mundo en el que la tecnología material supera cualquier otra cosa, transmitir una pregunta de este tipo a los miles de usuarios y usuarias que hacen uso de ella, entre los cuales tengo que incluirme casi inevitablemente, podría hacerse notar, mucho más que otro tipo de preguntas más generales que pasan de largo como nubes pasan en el cielo.  Con esto no quiero decir que haya preguntas más o menos importantes que otras, sino que pueden haber vías más eficaces que otras a la hora de crear crítica en las personas.

La obsolescencia programada por ejemplo, es una de las mejores trampas de nuestro sistema capitalista y muy perspicaz en su afán por diseñar cosas inútiles y de temprana fecha de caducidad. El ser humano diseña al mismo tiempo que desecha. Esas incesantes actualizaciones que nos piden nuestros teléfonos móviles con pantallas cada vez más grandes, la ropa, el tdt, los Mac, lentes varilux… así innumerables ejemplos que nos obligan a cambiar constantemente y que reflejan lo atados que estamos a ese gran invento llamado “moda” que supuestamente actúa en nombre de “lo mejor”. El uso de zapatillas deportivas por ejemplo, tan de moda ahora.  Resulta que las zapatillas deportivas son cómodas para nuestro día a día. ¿Pero acaso no lo han sido siempre?

Los medios de comunicación, tienen mucha culpa de todo esto, en tanto que son fieles seguidores de la cultura transnacional y la pretendida globalización. Es una pena que no sirvan para informar, su propósito de origen. Sus líneas ideológicas tremendamente marcadas y que nos taladran la cabeza con un discurso monopolizado, atienden a un claro objetivo: a la manipulación de identidades, conciencias, ideales, valores, creencias, patrones a seguir y al lucro económico. Un gran papel el de estos.

Más allá de este tipo de mecanismos de control, la falta de empatía campa a sus anchas. Creo que es la palabra a través de la cual podrían entenderse muchas cosas que alimentan la frustración de muchos o muchas. Cabría reflexionar acerca de la similitud entre la ausencia de empatía y la “mala empatía”, aquella empatía “made in occidente”. Me atrevería a decir que esta última es incluso peor que la primera.  Una empatía, aun siendo empatía, creada y manipulada desde la hegemonía de occidente, se convierte en un discurso más, uno canalla y además peligroso. Me chirria todo el cuerpo cuando se juzga <<lo nuestro>> mejor que <<lo del otro>>. Una dicotomía tan clásica como la autoproclamación de occidente como modelo a seguir para el resto del mundo.  Pensar en el otro, y cuando digo otro digo “el que no es occidental”, desde un punto de vista en el cual como buen occidental te crees con derecho a creer que lo tuyo es moralmente mejor a nivel no sólo material, sino simbólico, sustituye la palabra empatía por colonialismo. Así dicho puede parecer una idea un tanto lunática, pero creo que ese tipo de empatía no dista mucho del pensamiento que dirigió las mentes de aquellos “conquistadores”, más bien exterminadores, en la “conquista” de América.

Quizá desde la antropología se enfatice más con esta idea de ponerse en el lugar de los y las que no comparten nuestras cosmovisiones occidentales, sin etiquetarlas de ante mano como credenciales a cambiar (relativismo cultural). Tenemos mucho que aprender de unos y de otras. Debería de convertirse en una retroalimentación más que en una imposición, incluso cuando se trate de ayudar.

Una de las cosas que nuestro sistema hace con gran talento, es desviar nuestra atención hacia donde él quiere. Personalmente, no pierdo ni un segundo de mi vida en la política. Pienso que la política no es más que un títere en este teatro de títeres llamado capitalismo. Sabemos que los títeres se mueven gracias a unas manos que los manejan y que no se ven, y sin embargo actuamos como si no lo supiésemos. Multinacionales y lobbies son el verdadero problema, un problema que desgraciadamente se manifiesta menos acuciante que la corrupción política.

Cuando se decide tomar el camino de la concienciación, no hay vuelta atrás. Aún cuando ves cosas que te esperas ver, siempre hay algo peor. Abruma si. Ya no sabes con que vestirte, que comer, que decir, que pensar, con que ayudar, que cambiar… cuando te haces consciente de todo lo hay detrás de la ropa con la que te vistes normalmente, de la comida que ingieres, del discurso que te has creído… todo da un giro de 360 grados y a pesar de que en un principio abrume, no debería de ser más que el impulso a reiniciar nuestro día a día.

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota” (de Calcuta, M. Teresa).

Los pequeños cambios siguen siendo cambios.

*Este trabajo se engloba dentro del VII curso de introducción a la cooperación que se celebró en Donostia. Al finalizar el curso el alumnado tiene la posibilidad de realizar un trabajo que ahora compartimos. ISF-MGI no tiene por qué compartir las opiniones expresadas en estos trabajos.

Foto de Cserlajos (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html), CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/) or CC BY-SA 2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5-2.0-1.0)], via Wikimedia Commons