Las empresas de la muerte no son bienvenidas UPV/EHU, ¡detén la colaboración con la industria armamentística!

Hoy, 6 de febrero, nos hemos concentrado en las puertas de San Mamés con motivo de la Jornada de empleo y presentación de empresas organizada por la Escuela de Ingeniería de Bilbao de la UPV/EHU. La razón de dicha protesta es que, en esta actividad en la que se muestra al alumnado posibles salidas profesionales, se encuentran varias empresas con actividades en la industria armamentística.

En la presente jornada, alumnas/os y graduadas/os tendrán la oportunidad de entablar contacto con algunas empresas con actividades relacionadas con el desarrollo armamentístico, tales como Sener o ITP. De esta forma, se intenta normalizar el trabajar y tener colaboraciones con empresas participes de forma directa o no tan directa en la destrucción de otros pueblos. Frente a esto, queremos manifestar que, bajo la excusa del trabajo, de la investigación o del desarrollo, no todo es legítimo. Desde la dirección de la UPV/EHU son frecuentes las menciones a los valores, la ética, la responsabilidad social, el respeto… pero, al parecer, no supone mayor problema tomar parte en actividades que tienen como consecuencia la muerte y destrucción a miles de kilómetros de aquí, canalizando una parte del conocimiento desarrollado en la universidad pública hacia las mismas.

Este tipo de eventos no son nuevos, como tampoco lo son las colaboraciones con la industria armamentística y el militarismo por parte de la UPV/EHU y, especialmente, por parte de la Escuela de Ingeniería de Bilbao. Estos últimos años la UPV/EHU ha organizado algunos seminarios con el Ministerio de Defensa1, ha participado en la regata para realzar la figura de Elcano mediante la presencia del velero El Saltillo junto a un buque de la Armada2, es parte de la Plataforma Tecnológica Aeroespacial Española junto a diversas entidades del Ministerio de Defensa y la industria armamentística3, y tiene acuerdos y colaboraciones con diversas empresas con participación en la industria armamentística para la investigación y para la realización de prácticas por parte del alumnado.

En este sentido, la postura de la dirección es hipócrita, negando unas relaciones que están en algunos casos documentadas y disponibles (en cualquier caso, la mayoría de contratos y colaboraciones no son de acceso público; de serlo, la lista sería más extensa), argumentando que están dentro de la legalidad o que no están dirigidas a actividades bélicas. Por poner un ejemplo, en la sesión del Claustro universitario de noviembre de 2019 se formuló una pregunta en relación a la política de investigación e innovación y las practicas responsables enunciadas por el equipo de gobierno, inquiriendo si dichas prácticas responsables incluyen no colaborar con empresas y entidades relacionadas con la industria armamentística. La respuesta fue negar la mayor, indicando que, hasta el momento, no se ha considerado necesario adoptar ese tipo de medidas porque no se han realizado colaboraciones entre la UPV/EHU y otras entidades que tengan relación con la industria armamentística. Pero la negación no puede ocultar la realidad.

Por todo ello nos hemos concentrado hoy aquí, para decir que no son bienvenidas las empresas que se enriquecen sobre la destrucción de otros pueblos y la muerte de personas, para pedir que la dirección de la UPV/EHU deje de mirar a otro lado y/o justificar dichas colaboraciones, y para exigir que suspenda las relaciones con empresas y entidades ligadas al militarismo y la industria armamentística.

Que el lema de la UPV/EHU no sea “Gerra eman eta zabal zazu”.

Plataforma “UPV/EHU, moztu kolaborazioa”

Privacidad y seguridad para activistas en tiempos de la sociedad digital

Convocatorias que se mueven a través de redes sociales, movimientos sociales que se conectan y fortalecen usando espacios virtuales, páginas webs que nos muestran en tiempo real dónde se encuentra la policía… La sociedad digital también ha modificado la forma de funcionar de buena parte del activismo social. Las protestas en Hong Kong o las acciones coordinadas en Catalunya a través de Tsunami Democratic nos ponen sobre la mesa nuevas maneras de entender la protesta ciudadana, teniendo Internet como espacio de coordinación. Pero, ¿a qué nos exponemos cuando hacemos uso de una tecnología que nos vigila constantemente?, ¿hasta dónde puede penetrar el cappitalismo dentro del ADN activista sin nosotras saberlo?

En la próxima sesión de la Escuela de Activistas, desgranaremos los aprendizajes que nos han dejado experiencias como las de Hong Kong o Catalunya e indagaremos sobre las potencialidades y riesgos que supone el activismo vía app. Para profundizar sobre los retos de privacidad y seguridad a los que nos enfrentamos, nos acompañará Dabid Martinez, hacktibista, especialista en software libre y activista por la Soberanía Tecnológica. Si te interesa reflexionar en colectivo sobre este tema, te invitamos a la sesión del próximo viernes 31 de enero.

Para participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Sesión: Privacidad y seguridad para activistas en tiempos de la sociedad digital

Imparte: Dabid Martínez

Fecha: 31 de enero de 2020, viernes

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Idioma: castellano

La Transición Energética Democrática a examen en 15 países

El proyecto TRADENER (Transición Energética y Democracia) conformado por Ekologistak Martxan, Ingeniería Sin Fronteras País Vasco/Mugarik Gabeko Ingeniaritza (ISF/MGI) y el grupo de investigación Parte Hartuz de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) dentro del trabajo de estos tres últimos años, ha realizado estudios sobre la Transición Energética Democrática en distintos países y lugares elegidos por su relevancia o por nuestra conexión con ellos desde el ámbito académico y/o activista.

Partimos del presupuesto de que es preciso y obligatorio una transición energética que supere nuestra dependencia de los combustibles fósiles (y otras formas de gran impacto como la nuclear, hidroeléctrica o los agrocombustibles) pero que también debe ser democrática. Para ello creemos que debe tener en cuenta a todas las personas, y por el carácter global de la sociedad en la que vivimos eso supone incluir en la ecuación también a otros países, regiones, comunidades y ecosistemas que cuentan muy poco en la política global en cuanto a tomar decisiones o disfrutar de los recursos, energía, etc.

Los casos han sido producidos por personas del equipo investigador de TRADENER o de otras universidades y organizaciones. Todos ellos nos ofrecen una imagen muy completa del actual estado de la energía y también de esa transición que anhelamos, que ya ha calado en las instituciones, pero que como de estas investigaciones se desprende, tan poco se ha desarrollado. Es de destacar su nulo desarrollo en el Sur, que nuevamente es escenario de expolio, de destrucción y contaminación, de conflicto social, y excluido de políticas de mejora ambiental.

En este proyecto se incluyen los siguientes casos:

Dentro de ese concepto amplio que es la Transición Energética y Democracia, y que como decimos hoy en día es asumida por organizaciones políticas e instituciones, señalamos algunos elementos concretos en los que hemos basado nuestra investigación y que se incluyen en cada investigación, en mayor o menor grado.

En cuanto a las temáticas abordadas se encuentran:

  • Transición (energía).
  • Seguridad y soberanía
  • Justicia Climática
  • Acceso/pobreza energética
  • Gobernanza: gestión pública, remunicipalización, nacionalización, cooperativas
  • Tecnología (apropiada, etc).
  • Normativa

Entre los actores con diversas responsabilidades y variado impacto se evalúan a:

  • Empresas Transnacionales (ETN)
  • Minorías sociales/Población indígena
  • Trabajadoras y trabajadores
  • Mujeres
  • Cooperativas
  • La banca
  • Personas usuarias

Entre los procesos y fases en los que la energía se utiliza y tiene también diferentes efectos, grados de participación, etc. se tienen en cuenta:

  • extracción, producción, transporte y distribución
  • financiación /comercialización
  • militarización, represión y criminalización
  • deuda ecológica
  • economía energética
  • movimientos sociales
  • gobernanza

Reflexión sobre economía ecológica

Artículo escrito por Iñigo Ubierna

En primer lugar cabe destacar que la económica ecológica empieza a adquirir una mayor relevancia en los últimos años, gracias al aumento de la consideración de la población sobre la crisis ambiental a la cual nos estamos enfrentando. Es por eso, que somos conscientes que se debe de llevar a cabo una transición energética, ya que el modelo energético actual difícilmente pueda seguir siendo viable durante más tiempo, aunque no en la medida que lo deberíamos de ser. 

Por esto mismo, de primera mano todos nos debemos hacer una reflexión sobre la cantidad de recursos que empleamos y la necesidad de utilizar los mismos, ya que muy difícilmente sin reducir nuestras necesidades (si, digo necesidades porque en eso lo hemos convertido) dificilmente se puede resolver algo. 

Encuentro muy complicado definir la forma de frenar la situación actual, llevando a cabo medidas duraderas, ambientalmente sanas y económicamente viables. Ya que, la tecnología existente demanda gran cantidad de recursos y ambientalmente no termina de ser sostenible, ya que tanto en el lugar de extracción de los materiales necesarios para su construcción como durante su vida útil no suelen ser sostenibles. Además si incluimos la variable social, la complejidad aumenta considerablemente. 

En mi opinión, la solución a los problemas que presentamos no radica en un único modelo como la electrificación de la producción energética (calor, movimiento..) como se está planteando en muchos casos, como los hemos conocido hasta ahora, empezamos con la biomasa, seguimos con el carbón y petróleo y actualmente estamos agotando las reservas de gas natural. Por esto mismo me imagino un futuro con un amplio rango de tecnologías variables y eficientes en base al lugar de aplicación de la misma. Ya que mediante la eficiencia y en la optimización de los recursos quizás tengamos una oportunidad. Aunque deberemos de buscar el nexo común entre todas las tecnologías para evitar las perdidas energéticas (aumento de CO2), materiales (finalización de los recursos), sociales( reducción de los derechos) 

Para finalizar, creo que se trata de un tema al que se le da una importancia muy pequeña y realmente tiene implicaciones muy notables a todos los niveles de nuestra sociedad, por lo que animaros a darle una vuelta y comentarlo con amigos y demás, para que en un futuro no muy lejano tenga una mayor relevancia, que los rescates a los bancos, el desarrollo del turismo y otras grandes distracciones.

Tecnologías para el Desarrollo Humano

Artículo de Ondiz Zarraga

Cuando pensamos en la ciencia, solemos imaginarla como algo pulcro, ordenado y objetivo, ajeno a la irracionalidad y subjetividad que caracterizan a la sociedad. Su hija, la tecnología, comparte en nuestra visión esas mismas características, aparte de una personalidad propia que la lleva a evolucionar de manera ajena al ser humano, que se ve en la necesidad de adaptarse a ella.

Esta concepción de la ciencia y la tecnología nos permite a los ingenieros olvidarnos de que somos personas y de que, como tales, acarreamos un contexto, y, así, vivimos felices en nuestro pequeño mundo de respuestas exactas. Pero es peligrosa. Especialmente cuando la mayor parte de los problemas que sufre actualmente la humanidad (acceso al agua y a la energía, gestión de residuos …) son problemas tecnológicos y somos precisamente las personas técnicas las que estamos tomando decisiones que empujan al mundo en una dirección concreta. Lo hacemos, además, tendiendo a la intervención tecnológica, sin pensar antes en las implicaciones éticas, considerando cualquier efecto negativo que hemos provocado un daño colateral inevitable.

Me pregunto por esto si de verdad pretendemos que la ingeniería sirva a su objetivo de resolver los problemas de la sociedad. Si es así, necesitamos empezar a incluir otros aspectos en nuestros análisis. De la misma manera que discutimos los aspectos económicos y técnicos de cualquier artefacto, deberíamos preguntarnos quién tiene acceso a la tecnología que estamos desarrollando y a quién deja fuera, a los intereses de quién responde, si debemos crear algo solo porque se pueda y otras cuestiones complejas que nos afectan y que solemos obviar por no considerarlas parte de nuestro trabajo.

No tenemos excusa: las herramientas tanto teóricas como prácticas que necesitamos en muchos casos ya existen. Pienso, por ejemplo, en las tecnologías adecuadas, un concepto que nos acompaña desde los 70 y que jamás oí mencionar en mis diez años de educación técnica. Voy más allá: la única vez que me hablaron en un ambiente académico de la (no) neutralidad de los saberes científicos y los intereses que tienen detrás o se cuestionó el papel que tiene la tecnología en la sociedad fue en una clase de filosofía cuando tenía quince años.

En definitiva, creo que para hacer bien nuestro trabajo no necesitamos respuestas más exactas sino mejores preguntas. Solo cuando empecemos a preguntarnos explicítamente por qué hacemos lo que hacemos dejaremos de disfrazar de decisiones técnicas aquellas que son en esencia éticas y políticas.

Realidades LGTBIQA+ en el mundo científico-tecnológico: opresiones y resistencias

Diversos estudios nos hablan de una infrarrepresentación de la comunidad LGTBI en los ámbitos de la ciencia, la tecnología y la innovación. Si a ello sumamos la capacidad de la heteronorma para calar en la práctica científica, racionalizando y naturalizando discriminaciones, nos encontramos con un sector que no está siendo capaz de crear entornos seguros y abordar la realidad en toda su complejidad y diversidad. Con este diagnóstico de partida, nace PRISMA, Asociación para la Diversidad Afectivo-sexual y de Género en Ciencia, Tecnología e Innovación, que trabaja para desarmar discursos LGTBfóbicos y crear espacios inclusivos en la Ciencia.

De la mano de PRISMA, dedicaremos la próxima sesión de la Escuela de Activistas a indagar sobre la situación de la diversidad afectivo sexual y de género en el entorno científico. Bajaremos a nuestras experiencias para nombrar discriminaciones y visibilizar ejemplos en los que la comunidad científica se ha movilizado para impedir la discriminación al colectivo LGTBIQA+. Para profundizar en los análisis y propuestas que se trabajan desde PRISMA, nos acompañará Javier Armentia, divulgador científico y actual director del Planetario de Pamplona. Si te interesa reflexionar en colectivo sobre este tema y conocer el trabajo y avances del colectivo PRISMA te invitamos a la sesión del próximo jueves 28 de noviembre.

Para participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Fecha: 28 de noviembre de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Educación para la Transformación Social

Artículo escrito por Leire Jauregi, estudiante del XX. Seminario de Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano

A veces resulta difícil cuestionar este sistema en el que vivimos y tan asimilado tenemos, esta vez toca analizar más concretamente el ámbito de la educación con la ponente Amaia del Rio, equipo de educación de Hegoa.

Desde el momento en el que nos escolarizamos ya emprendemos nuestra etapa de aprendizaje académico que estará marcado por unas pautas muy concretas: estudia mucho y obtendrás buenos resultados para poder tener un buen trabajo, a poder ser de algo que te guste, con un alto cargo y ganarás mucho dinero, y así tu vida será más completa y feliz. Y si no vales para esto… buena suerte.

Este modelo de aprendizaje que se utiliza tanto en las escuelas como en las universidades, contribuye a la modernidad capitalista que tiene como características el progreso y el individualismo, que no hace más que aumentar las desigualdades en todo el mundo.

El progreso va muy ligado al desarrollo y, ¿qué es el desarrollo? La necesidad de crecer o expandirse, lo que a pesar de que conlleve un incremento del capital también traiga consigo otras muy malas consecuencias, como la desigualdad entre las personas o el gran impacto medioambiental.

También hacemos hincapié en las diversas crisis actuales. La crisis social, poniendo de principales protagonistas a las mujeres y la lucha feminista, la crisis climática, la crisis económica, la crisis política en la que describimos el sistema en el que vivimos como “una democracia de baja intensidad”, la crisis cultural que está muy ligada a la sociedad de consumo a la que estamos acostumbrados en la que consumir te da la felicidad, y por último la crisis del conocimiento científico, en la que se plantea la duda de si la ciencia es también una cuestión de política y el gran papel que desempeña la ciencia de occidente frente al resto de países.

Y si cuestionar todo esto es difícil mucho más será cambiarlo. Lo que está claro es que no podrá ser un proceso a corto plazo y que la receta no será fácil de encontrar, costará arduo trabajo a base de ensayos que hagan frente a lo dominante. Y a su vez es importante ir adquiriendo conocimientos y no solo del nuestro (occidente), si no también beber de las fuentes de sabiduría de otros países y culturas.

Innovación Social Digital: por una tecnología que ponga la vida en el centro

En los últimos años han proliferado aplicaciones y comunidades digitales que están revolucionando nuestra forma de organizar nuestro ocio y consumo. Sabemos que muchas de ellas están ligadas a rebajas en derechos laborales, suponen un ataque al comercio local o alimentan el proceso de precarización de la vida en el que estamos inmersas. ¿Te suenan Uber, Glovo o AirBnb? Sin embargo, hay vida más allá de estas aplicaciones. Desde la Innovación Social Digital se promueven iniciativas que apuestan por la reciprocidad, la cooperación y la ayuda mutua. Experiencias ligadas a la economía social y colaborativa y al acceso abierto. ¿Te gustaría conocer qué experiencias existen ya en este sentido?

Para profundizar en los valores de la Innovación Social Digital y conocer algunos de las experiencias que ya están apostando por la transformación social, contaremos con la participación de Joseba Sainz de Murieta, voluntario de MGI-ISF. Si te interesa reflexionar en colectivo y poder acercarte a un mapeo de iniciativas que operan bajo los principios de la Innovación Social Digital, te invitamos a la sesión del próximo jueves 31 de octubre. 

Si te interesa participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Por un lenguaje (feminista) no racista

El lenguaje no es sólo un vehículo por el que se nombra la realidad: el lenguaje construye realidad. A través del lenguaje se normaliza, se invisibiliza, se transmite ideología, se refuerzan estereotipos, se silencian realidades y se perpetúan desigualdades. De ahí la importancia de ser conscientes del lenguaje que utilizamos y desaprender hacia nuevas formas de comunicarnos que dejen atrás nuestras estructuras de pensamiento patriarcales y coloniales. La tarea no es fácil: ojalá consistiera en sustituir palabras excluyentes por otras más inclusivas. Embarcarnos en esta reflexión implica revisar de forma profunda nuestra forma de mirar al mundo y a nosotras mismas. 

Para abordar todos estos retos contaremos con la participación de Gladys Giraldo Velásquez, activista feminista e integrante de la Asamblea de Mujeres de Álava y de la Asociación recientemente creada Sorginenea de Vitoria-Gasteiz. Si te interesa reflexionar en colectivo sobre las lógicas racistas y coloniales que operan detrás de nuestra forma de comunicarnos, te invitamos a la sesión del próximo jueves 26 de septiembre. Si te interesa participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Fecha: 26 de septiembre de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Dialogando sobre TFG que han apostado por la transformación social

Tras varios años acompañando la realización de Trabajos Fin de Grado y de Máster, desde Ingeniería Sin Fronteras País Vasco nos propusimos indagar sobre el potencial transformador que hay tras estas investigaciones. Por eso, hemos iniciado un proceso en el que hemos querido acercarnos a otras iniciativas que también creen que estos trabajos pueden ser una herramienta de cambio social y personal. En esta tarea, teníamos claro que queríamos conocer la experiencia del alumnado y el pasado mes de junio convocamos a un encuentro para dialogar sobre sus experiencias. 

Desde la diversidad de las personas que nos dimos cita (gente de diferentes ingenierías, ciencias, trabajo social, bellas artes… ), comenzamos a construir un posicionamiento común respecto a qué entendemos por transformación social. En la dicotomía irresoluble que nos obliga a elegir entre el capital y la vida, la apuesta por la transformación social tiene claro hacia dónde quiere ir. Es imprescindible poner en el centro las vidas que merecen ser vividas y, para ello, partir de una toma de posición y conciencia sobre el lugar que queremos ocupar, hacia dónde queremos construir. Desde el primer momento, aparece un consenso clave: no hay transformación social sin que previamente se mueva algo a nivel personal. 

A pesar de la diversidad de experiencias, todas las presentes coinciden en señalar que el TFG fue un elemento clave que ayudó a tomar conciencia sobre el mundo. “Al principio quería hacer un TFG bibliográfico, pero al lanzarme al mundo de la cooperación, fue un mirarme hacia dentro”. Al realizar el TFG aparecieron preguntas que nunca antes habían surgido, interrogantes que ayudan a definir el camino que se va a seguir. ¿Qué puedo aportar yo? ¿Para qué lo hago? ¿De qué manera quiero hacerlo? 

Sin embargo, aunque la experiencia estuvo llena de riqueza, también conllevó el encuentro con ciertas limitaciones. Muchas voces mencionan la falta de tiempo y una estructura final del documento que les impedía reflejar algunos aspectos clave de su proceso de formación y de investigación. “Sólo me pedían que reflejara la parte técnica, toda la indagación social quedaba en anexos”. Tampoco la formación recibida durante la carrera facilitó la adquisición de herramientas para enfrentarse al reto de realizar un TFG para la transformación social. Aunque precisamente esa distancia entre los temas abordados en clase y la posibilidad de indagar sobre otras temáticas a través del TFG supuso un enganche para continuar para algunas de las presentes: “en la carrera nos hablaban específicamente de industria armamentística; la posibilidad de hacer el TFG con ISF me ilusionaba y a eso me agarré para continuar con mi carrera”. 

Antes de irnos, dedicamos un tiempo a idear posibilidades de mejora en el  programa de TFG/TFM. Entre las ideas surgidas, se plantea la necesidad de que haya más profesorado implicado en la realización de este tipo de trabajos, ya que en ocasiones es difícil encontrar quien pueda tutorizar. Que la universidad aproveche la oportunidad para abrirse a movimientos sociales y asociaciones, generando espacios de trabajo en común y apoyando en la satisfacción de las necesidades y deseos expresados por la sociedad organizada. Se comenta lo interesante que sería poder vincular prácticas y TFG, la necesidad de mejorar la difusión de las investigación y hacer un mayor intento por dar continuidad a los resultados de este tipo de TFG. Un listado de más de 20 propuestas que en los próximos meses ayudarán a alimentar la investigación que estamos realizando desde Ingeniería Sin Fronteras.