Comunidades de caseríos: ¿Hacia un futuro mejor?

Igartubeiti baserri-museoa (Ezkio-Itsaso)

Reflexión de Borja Umaran, Especialista en Medio Ambiente y Sostenibilidad*

Nos necesitamos unas personas a otras.

Esta simple frase podría resumir mi trabajo. Así, sin aportar nada nuevo, y algo que nos suena lo más lógico del mundo es lo último en lo que pensamos cuando nos enfrentamos a algún problema.
Somos muchas personas las que afirmamos que vivimos en una sociedad que está destinada al fracaso, sabemos que los recursos se agotan y que el fin de nuestra forma de vida se acerca, y aun así no nos movemos para buscar una solución, o la hemos encontrado pero no queremos prescindir de nuestras comodidades a cambio de un futuro más sostenible.

El proyecto en el que mi compañera Garbiñe Sancho y yo hemos estado trabajando es en cómo mejorar y actualizar el tradicional caserío vasco, también llamado baserri, para adaptarlo a las necesidades que actualmente tenemos pero manteniendo el espíritu sostenible del cual tan orgulloso está el pueblo vasco.
Una de las primeras cosas que hemos notado es que los caseríos como forma de vida para una familia están obsoletos. Es difícil vivir del caserío si no se tiene otra fuente de ingresos. Y si es difícil vivir una vida simple, más nos costaría llevar una vida similar a la que nos hemos acostumbrado ya. ¿Pasar las horas en el ordenador? ¿Acaso la comida se va a cultivar sola? La palabra trabajo adquiere un nivel diferente cuando se vive en el campo.

TFM_Borja_Portada

Tecnologías y prácticas para comunidades sostenibles de caseríos vascos. TFM Borja Umaran.

En este trabajo hemos pensado en cómo hacer más sostenible una vivienda rural, ya sea restaurando antiguos caseríos como construyendo nuevas viviendas, y durante el estudio vimos que tan importante como las mejoras que se pueden realizar en las viviendas, son las personas que van a vivir en ellas y el modo de vida que van a llevar.
En esta última parte más comunitaria, queda claro que para aplicar las propuestas realizadas, tales como el intercambio de conocimientos entre «baserritarras» de toda la vida y gente que quiera comenzar ahora a vivir en el campo o la construcción de infraestructuras comunes para proveer de servicios a la comunidad, como agua o electricidad, necesitan de la colaboración de todas las personas de la comunidad. Esto hace que la filosofía de aislamiento en la que ha vivido el caserío choque frontalmente con las propuestas que damos en nuestros trabajos.
Aquí llega cuando decimos que hay que darle la vuelta a la forma de vida tradicional rural, hay que ayudarse, hay que ser un «buen vecinillo» y hay que trabajar codo con codo y en igualdad. Y esto es extrapolable a todo el mundo, no solo al medio rural vasco. Para nuestro futuro necesitamos un cambio en nuestra sociedad para poder seguir avanzando, para poder seguir viviendo sin llevarnos por delante nuestro planeta o a la humanidad misma.
Una carencia que hemos notado en cuanto al mundo rural es lo poco valorado que está el trabajo en el campo, donde pese a que el esfuerzo que se tiene que hacer para las tareas cotidianas es grande, apenas se valoran a la hora de compaginar con el trabajo o la conciliación familiar y esto dificulta aún más una adaptación de la vida moderna a la vida rural y es el mayor “pero” que muchísima gente le encuentra a la vuelta a la vida rural. Los avances tecnológicos nos han facilitado tanto la vida, que hemos olvidado lo mucho que cuesta vivir.
Y es que los problemas que encontramos a la hora de llevar una vida sostenible son problemas que encontramos en cualquier ámbito social, y que han de ser solucionados desde la educación. Si enseñamos a las nuevas generaciones a vivir dentro de la sostenibilidad y con una conciencia social más unida y sin discriminaciones, puede que el futuro de nuestra sociedad no sea tan oscuro.
Aun así no debemos dejar tal carga a los que vengan después, que es lo que se lleva haciendo mucho tiempo. Todas las personas somos importantes en esta nueva era y tenemos que empezar a actuar ya.

*Borja Umaran ha realizado las prácticas del Máster Medio Ambiente y Sostenibilidad de la UPV/EHU junto con ISF-MGI.
Las opiniones de los autores del post no tienen por qué coincidir con el punto de vista de ISF-MGI.

Foto de Baserri de Xabier Eskisabelhttp://www.guregipuzkoa.net/photo/1000508/, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=7309871