Gestión del agua en manos de intereses privados

Este año el Día Mundial del Agua se celebra bajo el lema de “No dejar a nadie atrás”, aunque desde El Salvador nos llegan noticias de que las reivindicaciones llevadas a cabo durante décadas por los movimientos sociales se van a dejar atrás.

En los últimos meses teníamos constancia del retroceso que se vivían en la implementación de la gestión pública y comunitaria del agua, y esta semana con la decisión sobre el reparto de la sillas de la gestión del agua que la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa ha acordado se observa que en la gestión del agua de El Salvador los intereses privados van a prevalecer.

Según este acuerdo en la Autoridad Nacional del Agua estarán presente miembros de sectores industriales y las juntas de agua de las grandes constructoras que utilizan el agua desmesuradamente, y son causantes de múltiples problemas para la gestión sostenible del agua en el territorio y la consecución del derecho humano al agua y al saneamiento.

Siendo conocida y tendencia la necesidad de una institucionalidad del agua del todo pública, en esta situación de “emergencia” definida así por la Alianza Nacional contra la Privatización del Agua, la sociedad salvadoreña realizará múltiples movilizaciones recordando que el agua no se vende, se cuida y se defiende.