Entradas

En torno a la práctica de la devolución: un ejercicio de reciprocidad y apertura

Una investigación que pretenda ser más justa y equitativa debe atender a una visión de la devolución que sea verdaderamente recíproca, empática y transformadora. No basta con presentar los resultados frente a aquellas personas y grupos que nos han apoyado en la investigación. Hay dos elementos que ayudan a repensar esta idea generalizada sobre la devolución: se trata de un ejercicio procesual, una práctica de transformación mutua. 

Para dialogar sobre la práctica de la devolución y poder conocer qué es, por qué es importante que la incluyamos en nuestro ejercicio académico y cuáles son los elementos que se deberían contemplar para diseñar espacios de retorno y re-construcción colectiva del conocimiento, hemos diseñado una sesión junto a Ruth Nevado, comunicadora con experiencia en devoluciones con enfoque de responsabilidad social universitaria. De su mano, os proponemos este espacio de interaprendizaje donde intentaremos dar un giro a cómo se viene produciendo el conocimiento. 

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: En torno a la práctica de la devolución: un ejercicio de reciprocidad y apertura

Imparte: Ruth Nevado

Fecha: 6 de mayo, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano

Claves para integrar la perspectiva de la Diversidad Sexual y de Género

Para realizar una cooperación transformadora es necesario incorporar la perspectiva de la diversidad sexual y de género, pero no como una suma de ejes transversales que dan puntos en la formulación de los proyectos, sino desde una verdadera mirada interseccional. Bajo esta idea se desarrolló la charla con Fernando Altamira en la que pudimos dialogar sobre cuáles son las claves para incorporar esta mirada en nuestras entidades.

Algunas organizaciones hace tiempo que nos preguntamos cómo hacerlo, cómo incluimos la diversidad sexual y de género en proyectos que abordan otros conflictos, cómo nos revisamos de arriba a abajo para hacer frente a la heteronormatividad que nos atraviesa. Otras entidades, en cambio, son mucho más rígidas con esta temática. Sin embargo, en unas y otras sobrevuelan multitud de excusas en forma de obstáculos que impiden abordar el tema con la urgencia y prioridad que requiere. Bajo el argumento de que hay otras necesidades más importantes, o que la mirada LGTBI puede desviar a nuestra organización de su foco de lucha, se deja de lado esta tarea, obviando que vivimos en un sistema atravesado por una triada de dominación, un modelo de tres cabezas (neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo) que necesitamos mirar en toda su complejidad para poder hacerle frente. 

Porque, ¿qué pasa si no incorporamos la diversidad sexual y de género? Podría parecer que no hacerlo significa tomar una postura de neutralidad. Sin embargo, Fernado nos demuestra que no es así, que no incorporar esta perspectiva significa perder la oportunidad de hacer de nuestras organizaciones lugares habitables para todo el mundo; significa otorgarle omnipresencia a la heteronormatividad y dejar fuera todo lo que queda al margen.

Y entonces, la pregunta del millón: ¿cómo lo hacemos? ¿cómo incorporamos la diversidad sexual y de género? Según Fernando, del mismo modo que cuando queremos incorporar la perspectiva de género, haciéndonos las mismas preguntas pero ampliando la mirada a la diversidad de sexualidades, de cuerpos, de identidades…. En primer lugar, sería conveniente pensar qué preguntas nos vamos a hacer para visibilizar todas las opresiones. Por ejemplo, si trabajamos el  derecho humano al agua, ¿Qué vamos a preguntar? ¿A quién le vamos a preguntar? ¿Con quién vamos a hablar? ¿A quién estamos dejando fuera? Si la población con la que trabajamos son familias de estructura «tradicional-normativa» seguramente estemos dejando fuera a aquellas personas que han sido expulsadas de éstas por su orientación sexual.

Por otro lado, más allá de vincularnos con colectivos que tienen la lucha por la diversidad sexoafectiva como su eje central, también tenemos la tarea de apoyar a otras organizaciones que no son LGTBI a que incorporen esta mirada, porque sino podría parecer que el trabajo de incorporar la perspectiva de diversidad sexual y de género recae solamente a los colectivos LGTBI. Como si sólo los colectivos feministas tuvieran que integrar la perspectiva feminista.

Seguiremos caminando, abiertas a nuestra propia transformación.

NO ESTAMOS SOLAS

Una defensa de la vida desde una apuesta colectiva de la vida No estamos solas. Es el título del documental pero también es la idea que nos quisieron transmitir María Aizpuru y Marta Rivas en el coloquio posterior. La violencia y vulneración de derechos humanos que sufren las defensoras de derechos humanos no son casos […]

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA FEMINISTA

Artículo de Nuria Arroyo

El viernes 13 de Noviembre realizamos la décimo primera sesión de ISF de la mano de Ana Galarraga, divulgadora científica de la fundación Elhuyar, contando con su gran experiencia en la difusión de la ciencia a través de los medios de comunicación vascos con una perspectiva de igualdad de género. Además, este tema tratado en esta sesión también fue a su vez el tema principal de la siguiente sesión en la que conocimos dos experiencias distintas y se debatió un poco el tema.

Abrimos la sesión planteándonos tres conceptos básicos que necesitábamos saber antes de comenzar: ¿Qué es la ciencia?, ¿Qué es la divulgación? y ¿Qué es el feminismo? Como respuesta obtuvimos varias opciones, pero las más apropiadas para mi gusto fueron que la ciencia es un método para entender la realidad, en un modo regulado, jerarquizado y globalizado. La divulgación es compartir el conocimiento entre la gente en un modo claro y ordenado. Y por último, el feminismo es un movimiento interseccional que hace frente al machismo y al patriarcado.

Entonces, ¿qué significan estas tres palabras al unirlas como un solo concepto? La divulgación científica feminista se basa en compartir la ciencia entre la sociedad con el objetivo de conseguir igualdad (ya sea entre géneros, clases, etnias, edades, capacidades…) y será realizada por científicos, periodistas, profesores, alumnos… feministas. Esta divulgación sobre todo estará dirigida a niños, alumnos, o cualquier persona de esta sociedad con interés de aprender y es usada sobre todo para construir una sociedad crítica e igualitaria, empoderada y responsable.

Por último, tratamos el tema de cómo ha afectado el Covid-19 a la divulgación científica feminista. Por desgracia, las mujeres se están quedando atrás en el sistema de competencia (sacan menos artículos, participan menos en congresos, seminarios…) y además el género no es variable en las investigaciones. En los medios de comunicación también los hombres han sido protagonistas, siendo más del 75% de los periodistas hombres, y como consecuencia de ello las mujeres han sido victimizadas y los temas y puntos de vista publicados están siendo generalmente masculinos.

Para finalizar me gustaría dar las gracias a Ana por habernos hecho reflexionar sobre este tema y aportar una breve reflexión sobre esta sesión ya que me ha parecido un tema muy interesante y sobre todo importante, ya que hoy en día los medios de comunicación tienen una gran influencia en el pensamiento de la sociedad, mucha gente crea su opinión por la influencia de lo que escucha o de lo que piensan las personas de su entorno. Y creo que a través de los medios de comunicación se pueden conseguir grandes cambios en la sociedad, acercándonos poco a poco a una sociedad igualitaria.

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Como cada año,  Ingeniería Sin Fronteras del País Vasco se suma al Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El ámbito en el que nos movemos, la universidad, y en concreto la ciencia y la tecnología, además de estar muy masculinizada, se encarga de transmitir valores masculinistas: las asignaturas responden a lógicas mercantilistas que favorecen a las empresas  y el sistema de evaluación es individualista y basado en una meritocracia que no atiende a las desigualdades de partida. El problema, por tanto, no es sólo que la presencia de las mujeres siga siendo muy escasa, sino más bien el modelo de ciencia y tecnología que estamos creando.

No hay que olvidar que el modelo energético y la tecnología que estamos creando y desarrollando en los países del Norte Global tienen una influencia directa en los países empobrecidos del Sur Global y que sus consecuencias las sufren sobre todo las mujeres de dichos países. Por eso, son ellas las que están poniendo el cuerpo en primera línea con sus luchas por la defensa del territorio.

Frente a ello, apostamos por la educación crítica para hacer frente a la disciplina jerárquica anteriormente mencionada. Frente a las ciencias y tecnologías exclusivistas, reivindicamos un modelo que esté al alcance de todas, que se adapte a las necesidades y contextos de pueblos y personas y que se base en el cuidado de la naturaleza. En este último caso, entre los grados que se ofrecen en la universidad, existe una notoria brecha entre mujeres y hombres que se encuentran en los grados relacionados con el cuidado, siendo las mujeres las que ejercen mayoritariamente este tipo de estudios. Lo mismo ocurre con los TFG y TFM que se llevan a cabo en la Transformación Social, en las que, proporcionalmente, predominan las mujeres. En este sentido, este año hemos prestado especial atención a las metodologías feministas que consideramos necesarias integrar en los proyectos, dando más importancia al proceso que al resultado. El objetivo es no limitar nuestra actuación feminista a la acción más visible, sino evitar contradicciones entre la acción y su elaboración.

Por otra parte, la universitaria no está compuesta únicamente por estudiantado y profesorado; la secretaría, la reprografía, la cafetería, el servicio de limpieza, las asociaciones… Son un agarre imprescindible para el correcto funcionamiento de la universidad. En estos sectores que dejamos en el olvido cuando hablamos de la universidad, predominan las mujeres. Esta invisibilización, sin embargo, no es casual, sino un reflejo de la sociedad patriarcal. Desde Ingeniería Sin Fronteras queremos mostrar nuestra solidaridad a las trabajadoras de la limpieza que iniciaron la huelga el pasado 2 de marzo y a la lucha que se está llevando a cabo.

Fotografía: Ecuador Etxea

Reflexión sobre el FEMINISMO.

¿Qué es el feminismo? ¿Es preferible el empleo del término en singular o en plural? ¿Qué entraña cada uno de ellos? ¿Cuáles son las principales preocupaciones y retos? ¿Qué hay de utópico y qué hay de posible en ellos? ¿Qué tiene que ver el feminismo con la economía? De hecho, ¿qué es la economía? Estas y muchas otras preguntas surgieron en el tercer seminario. Preguntas que no aceptan respuestas cerradas porque en una realidad dinámica y que cambia a velocidad de vértigo el debate, la reflexión y la (auto)crítica en torno al movimiento y sus fines deben ser constantes. No obstante, trataré a continuación de poner en palabras el conjunto de ideas que para mí se desprenden de la sesión.

En primer lugar, el feminismo quedó definido como un movimiento social y político -no solo de mujeres y no solo para mujeres- que pretende la transformación hacia un sistema político, económico, social y cultural caracterizado por la igualdad, la libertad, la justicia y la solidaridad.

Sin embargo, en el camino hacia ese fin, las tendencias ideológicas, propuestas y medios dentro del movimiento son muy variopintos. De ahí proviene el debate acerca del uso de la forma singular o de la forma plural del término. Las opiniones en este sentido fueron diversas, pero en mi opinión la colectividad y unión del movimiento en torno a una finalidad común está por encima de las diferencias. Y no solo eso, sino que creo que un feminismo sólido debe ser capaz de reconocer y aglutinar las diferencias (de clase, raza y sexualidad entre otras) y la diversidad entre mujeres de tal forma que la interseccionalidad deje de ser un concepto etéreo y se articulen los mecanismos necesarios para verlo traducido en la práctica.

En segundo lugar, hay que destacar que las preocupaciones y los focos de pensamiento acción feministas son muchos. Esto es así porque el sistema patriarcal atraviesa absolutamente todas las facetas del día a día y la cotidianidad de la vida de las personas. Pero, posiblemente, en un intento por jerarquizar los aspectos que interfieren en las relaciones de poder que están establecidas en la actualidad, la división sexual del trabajo cobra una importancia central. Y hablar de esto es hacerlo, necesariamente, de economía: una ciencia que es entendida en clave de capital, beneficio y funcionamiento del mercado; cuando en verdad debería concebirse en clave de satisfacción de necesidades biopsicosociales y sostenibilidad de la vida. Esta última es la que propone la economía feminista, pero analicemos un poco mejor las diferencias:

Debido al modelo de desarrollo y producción capitalista la idea de producción ha pasado de entenderse como la producción de bienes y servicios para satisfacer necesidades humanas a hacerlo como la producción como aquello que genera crecimiento económico. Por esto, hemos reducido el concepto de valor al de precio, valorando solamente el crecimiento económico y la creación de riqueza e infravalorando cosas esenciales para sostener la vida que no cuentan como riqueza. Nos hemos creído la idea de que el crecimiento económico es bueno incluso a costa del deterioro relacional y ecológico, separando economía y vida sin reparar en que mejoramos la primera a costa de empeorar la segunda.

Todo lo anterior ha derivado en un reduccionismo del concepto de trabajo al de empleo, valorando solamente el trabajo que se intercambia en la esfera mercantil e infravalorando el trabajo doméstico, de autoabastecimiento, voluntario, etc. Hemos hecho una división (estúpida) entre trabajo productivo y reproductivo ignorando el valor del segundo que es el que permite la plusvalía necesaria para dedicarse al primero. Pero es que además, en esta división entre la esfera privada y la esfera pública hemos realizado tan construcción social del sexo biológico que hemos atribuido roles de genero estancos que han asociado al hombre con la primera y a la mujer con la segunda.

Por ello, la economía feminista pretende: transformar el sistema económico, poner en valor la idea de interdependencia y potenciar la corresponsabilidad y la revalorización de las tareas de cuidados. En relación a lo primero: a) es necesario el decrecimiento económico porque el medio natural, garantía de nuestra supervivencia, no es capaz de seguir un ritmo de regeneración tan rápido como el que tenemos de consumo; y b) se debe garantizar la equidad en las oportunidades de acceso al mercado laboral -salarios, ámbitos, cargos, etc.- de tal forma que la igualdad que recogen las leyes en nuestros Estados democráticos se aplique en la práctica. En relación a lo segundo, destacar que toda persona es a su vez cuidadora y receptora de cuidados -propios y ajenos- a lo largo de la vida, aunque con mayor o menor intensidad bajo determinadas circunstancias. En relación a lo tercero: a) debemos como sociedad poner en valor aquellas acciones diarias, aquellos trabajos cotidianos, que permiten a las personas estar en unas condiciones físicas y psicológicas adecuadas para su rendimiento en los empleos; y b) se debe educar en la ruptura de los roles sociales establecidos y promocionar la responsabilidad compartida de las tareas de cuidados.

En tercer lugar, y para ir finalizando, me gustaría añadir una última opinión personal: El hombre no es el ideal. Quiero decir, en la transformación social que se pretende, la idea de que la figura del hombre, envuelto en el sistema capitalista supremacista blanco y cisheteropatriarcal, y sus derechos son el horizonte a alcanzar me parece erróneo en tanto que este representa la estructuración de relaciones de poder, subordinación y violencia que radican en diferentes ejes de desigualdad, que no se configuran como característicos de un sistema justo ni solidario. Por tanto, la igualdad real en la cual nadie quede en los márgenes por algún otro vector como la clase, la raza o la sexualidad, requiere de la construcción de un nuevo sistema de organización política, económica y social.

Por último, añadir la existencia de alternativas, no solo en el plano económico, que llevan toda esta reflexión teórica a la práctica desde la acción por y para el cambio, en y con la comunidad. Nombrar y agradecer a las que se nos presentaron: Pikara Magazine (activismo periodístico y democratización de la divulgación de contenidos feministas a través de la red), Plataforma_a (educación, visibilización y control de presupuestos por y para defender la presencia de las mujeres en el arte y la cultura) y Sorkin (acción para la visibilización de las mujeres en la ciencia y la contribución a ampliar el imaginario social acerca de las aptitudes, las capacidades y la presencia de las mujeres en diversos ámbitos tradicionalmente negados).

Saioa Laderas Cajide 18/10/2019

Hacia una educación emancipadora en clave feminista

Desde la Escuela de Activistas, seguimos interesadas en conocer propuestas pedagógicas que ofrezcan alternativas en este contexto de crisis sistémica. La construcción de una educación desde una perspectiva crítica y emancipadora no es tarea fácil, sobre todo en un contexto universitario en el que continuamente comprobamos cómo el conocimiento está cada vez más mediado por su relación con la empresa. En este sentido, nos parece urgente reflexionar y visibilizar aquellas propuestas que apuntan a generar colectivamente un conocimiento útil para el cambio social y que pueda dar respuesta a los intereses de emancipación. Aunque en las escuelas de estudios técnicos pueda parecer una tarea imposible, también podemos encontrar grietas que nos permitan avanzar hacia una educación emancipadora.

Para adentrarnos en este tema, contaremos con la facilitación de Gema Celorio, Técnica de Educación de Hegoa. De su mano, podremos conocer los principios de la Educación Emancipadora: de la interseccionalidad crítica al diálogo de saberes, deteniéndonos especialmente en la necesaria perspectiva feminista que busque la transformación de las posiciones que ocupan hombres y mujeres. La asistencia a esta sesión es libre y gratuita, pero es necesario inscribirse con antelación: envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas.

Sesión 4: Hacia una educación emancipadora en clave feminista

Facilita: Gema Celorio

Fecha: 11 de abril de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1A

Planto al hetereopatriarcado capitalista. Las vidas en el centro.

MGI-ISF apoya la huelga del 8 de marzo

Las compañeras de Mugarik Gabeko Ingeniaritza –  Ingeniería Sin fronteras, el 8 de marzo dejaremos de hacer todas nuestras tareas y tomaremos las calles para unirnos a la huelga feminista contra el heteropatriarcado capitalista.

Queremos poner la vida en el centro frente a la violencia, la desigualdad, la precariedad, el modelo de consumo, la explotación capitalista, patriarcal y racista que nos niega el derecho a una vida digna y a una soberanía plena como mujeres.

Frente a la división sexual del trabajo, la invisibilización de las tareas del hogar, de reproducción y de cuidados que carecen de valor económico, social e institucional reconocido, pedimos reconocimiento y responsabilidad institucional para cambiar de base el sistema hacia uno más justo, equitativo y sostenible.

Frente a los modelos de sexualidad hegemónicos, la patologización de las personas trans, la heteronorma, la lesbofobia, el canon de belleza y todas las opresiones, pedimos igualdad de derechos civiles.

Hacemos huelga porque queremos vidas sostenibles y para ello reclamamos una responsabilidad colectiva en el sostenimiento de la vida.

Porque queremos vidas diversas sin violencia machista ni heteronorma y para ello reclamamos un sistema de justicia, leyes y poderes públicos que nos crea y no nos cuestione.

Porque queremos vidas sin racismo y colonialismo y para ello decimos que nadie es ilegal. Todos los derechos para todas.

Y desde nuestro trabajo en las escuelas de ingeniería, MGI-ISF secunda la huelga, además de por todo lo anterior, porque los planes de estudios de nuestras facultades siguen siendo profundamente androcéntricos, centrándose en los hombres y en lo masculino. Por eso pedimos visibilización de las mujeres en la ciencia y la tecnología.

Las trabajadores de MGI-ISF tanto en Euskal Herria como en El Salvador nos unimos a la huelga y el 8 de marzo no cotizaremos.

Hacemos huelga laboral, educativa, de consumo y de cuidados por una sociedad libre, combativa y feminista.

Las vidas en el centro!

Más información aquí.

Territorio y Feminismo

El Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo nos visita el próximo mes de junio. Situadas en el “feminismo latinoamericano y caribeño como lugar de lucha, invención, creación, transformación y pensamiento”, nos acercan la posibilidad de reflexionar y vivenciar las metodologías feministas de su trabajo “Guía Mapeando el Cuerpo-Territorio”.

Desde ISF-MGI, TRADENER,Ekologistak Martxan y muchos otros colectivos, hemos querido aprovechar la ocasión y organizar un par de eventos con ellas en Bilbao.
El 11 de Junio de 10 a 14 horas tendremos un espacio-taller de encuentro con Miradas Críticas en la Ekoetxea. Este espacio, facilitado por las propias compañeras del Colectivo, tendrá forma de taller vivencial bajo el título “Repensando el Cuerpo-Territorio en nuestras luchas”.
El 12 de Junio tendremos una charla en la misma Ekoetxea sobre “Ecuador contra el Extractivismo. Ecofeminismo e indigenismo” a partir de las 19:30horas.
Estáis todas más que invitadas a participar!

Concurso de lema y cartel para el Día Internacional de las Mujeres

ISF-MGI organiza un concurso para disponer un lema y cartel para el Día Internacional de las Mujeres. Si tienes una idea y quieres que sea la imagen de la campaña del #8M de este año ¡anímate!

Para participar lee atentamente las bases del concurso, y rellena y envía la hoja de inscripción junto a tu propuesta de lema y cartel antes del 22 de febrero del 2017 a info.bilbao@euskadi.isf.es

¡Saca tu imaginación!