Entradas

DIVERSIDAD SEXUAL Y DE GÉNERO

Artículo escrito por Pamela Gusqui Machado, estudiante del XX. Seminario de Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano

A lo largo del tiempo, la sexualidad, la identidad sexual y áreas similares han sido objeto de discusión de argumentos a favor o de rechazo, de que es lo correcto o que es lo que va en contra del modelo implantado en la organización social basada en el fundamentalismo identitario.

Actualmente existe una amplia información sobre el universo de la sexualidad y sus diferentes matices, que se va ampliando cada vez más, a pesar de tener acceso a tanta información ¿Qué tanto sabemos sobre Diversidad Sexual y de Género (DSG)? Comenzamos con la base de que el sistema desde pequeños nos ha implementado la idea en nuestro cerebro en que existen hombres y mujeres, de género masculino y femenino, heterosexuales y como algo arriesgado y abiertos de mente se ha dicho que existen personas homosexuales, con dicha información, empecemos con preguntas “tan simples”, ¿Cómo te defines? ¿Qué es para ti diversidad? ¿Qué es sexualidad? ¿Qué es Diversidad Sexual de Género? Ahora que te las planteas ves que estas dudas que durante muchos años se han hecho muchas personas, su respuesta han sido basadas siguiendo un modelo dominante la “heterosexualidad” y un asunto binario.

Fernando Altamira menciona que la DSG, desde el marco de un modelo de Desarrollo dominante viene dado desde donde él llama la triada de la exclusión, que es neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo. Con base en la heteronormatividad se rige un sistema que controla o que piensa que puede hacerlo, estableciendo lo que está bien o lo que está mal, determinando lo que queda fuera (extramuros) o dentro (intramuros) del sistema. Lo que pocos vemos es que esto no solo afecta a la comunidad LGTBI, o al tipo de sexualidad, identidad o género con el que te identifiques, pues este es un sistema que se le ha atribuido el derecho a ubicarte como pieza de un puzle que si no encajas en un determinado estereotipo te excluye. Cuando algo se escapa a las categorías se sexo, de género o de erotismo produce que exista rechazo, no aceptación de la sociedad, ataques homofóbicos o incluso una lucha interna en querer encajar en el estereotipo ideal. Añadido a esto se ha podido ver que este modelo binario ha incidido en la toma de decisiones de organizaciones, gobiernos, religión, ONG, y un amplio etcétera, lo que te hace pensar ¿realmente nos estamos planteando como sociedad un modelo alternativo al dominante?

Como una solución alternativa se plantea la interseccionalidad, la cual permitiría identificar la vida de aquellas personas que no se enmarcan en una línea y que no entran en un grupo identificado, con esto se busca que la diversidad y la no normatividad puedan interpretarse como un derecho a la diferencia y a la singularidad de cada ser humano, que las etiquetas sean necesarias para identificar a los grupos que existen, más no para enfrascarlos en un determinado modelo.

Puede no ser una tarea sencilla, ya que es revolucionar y evolucionar lógicas culturales que se han manejado y enraizado durante siglos, pero debemos ser el cambio que queremos ver, debemos ser parte de la cooperación transformadora no normativa, de una manera que no sea el modelo dominante quien marque el compás a bailar y entender que un aporte por más pequeño que sea, repercutirá en la sociedad. Aunque consideres que entras en el modelo dominante, o si estas en el margen, o que cumples con los estereotipos de la sociedad, o si eres LGTBI, es un trabajo que debe realizarse conjuntamente, el entender y transmitir que no todo es blanco o negro, no existe algo bueno o malo, y sobre todo que no es un tema binario, que en la Diversidad Sexual de Género, somos personas interseccionales con diferentes matices.

Reflexión sobre economía ecológica

Artículo escrito por Iñigo Ubierna

En primer lugar cabe destacar que la económica ecológica empieza a adquirir una mayor relevancia en los últimos años, gracias al aumento de la consideración de la población sobre la crisis ambiental a la cual nos estamos enfrentando. Es por eso, que somos conscientes que se debe de llevar a cabo una transición energética, ya que el modelo energético actual difícilmente pueda seguir siendo viable durante más tiempo, aunque no en la medida que lo deberíamos de ser. 

Por esto mismo, de primera mano todos nos debemos hacer una reflexión sobre la cantidad de recursos que empleamos y la necesidad de utilizar los mismos, ya que muy difícilmente sin reducir nuestras necesidades (si, digo necesidades porque en eso lo hemos convertido) dificilmente se puede resolver algo. 

Encuentro muy complicado definir la forma de frenar la situación actual, llevando a cabo medidas duraderas, ambientalmente sanas y económicamente viables. Ya que, la tecnología existente demanda gran cantidad de recursos y ambientalmente no termina de ser sostenible, ya que tanto en el lugar de extracción de los materiales necesarios para su construcción como durante su vida útil no suelen ser sostenibles. Además si incluimos la variable social, la complejidad aumenta considerablemente. 

En mi opinión, la solución a los problemas que presentamos no radica en un único modelo como la electrificación de la producción energética (calor, movimiento..) como se está planteando en muchos casos, como los hemos conocido hasta ahora, empezamos con la biomasa, seguimos con el carbón y petróleo y actualmente estamos agotando las reservas de gas natural. Por esto mismo me imagino un futuro con un amplio rango de tecnologías variables y eficientes en base al lugar de aplicación de la misma. Ya que mediante la eficiencia y en la optimización de los recursos quizás tengamos una oportunidad. Aunque deberemos de buscar el nexo común entre todas las tecnologías para evitar las perdidas energéticas (aumento de CO2), materiales (finalización de los recursos), sociales( reducción de los derechos) 

Para finalizar, creo que se trata de un tema al que se le da una importancia muy pequeña y realmente tiene implicaciones muy notables a todos los niveles de nuestra sociedad, por lo que animaros a darle una vuelta y comentarlo con amigos y demás, para que en un futuro no muy lejano tenga una mayor relevancia, que los rescates a los bancos, el desarrollo del turismo y otras grandes distracciones.

Ruta de Economía Social y Solidaria por Bilbao

Del mismo modo que lo consiguieron Papá Noel y San Valentín, el Black Friday se ha instalado en nuestras vidas convirtiéndose en una fecha más señalada en el calendario del consumismo.

El Black Friday, de su origen estadunidense viernes negro, es una importación de los Estados Unidos para incitar a las compras compulsivas el último viernes de noviembre a través de ofrecer descuentos en el precio de los productos. La ciudadanía, bajo la percepción de que la oferta estará disponible solo ese día, se ve incitada a comprar, sin plantearse si realmente necesita ese artículo, si verdaderamente su precio es menor que el resto del año o los impactos que tiene su producción.

Se trata de un evento impulsado por las empresas transnacionales que simboliza la expresión más cruda del modelo capitalista, que provoca un consumismo frenético en los países del llamado norte a costa de una condiciones laborales y humanas degradantes para las trabajadoras de las fábricas donde se producen estos artículos, especialmente ropa y tecnología. Si de por sí las condiciones de estas trabajadoras se caracterizan por salarios muy bajos, jornadas laborales excesivamente largas o falta de seguridad, entre otras; para cubrir la sobreproducción que representa un día como el Black Friday, tienen que hacer jornadas aún más largas y trabajar bajo presión para llegar a los pedidos establecidos por las marcas. Mientras aquí nos beneficiamos de los descuentos en los precios, en otros lugares del planeta sufren los descuentos en derechos humanos.

Cabe señalar también los impactos medioambientales de la sobreproducción y del sobreconsumo. Según datos de Arjen Hoekstra, el creador del concepto de la huella hídrica, para la producción de unos vaqueros se utilizan 10.000 litros de agua. En relación a la tecnología, según investigadores de la universidad Rey Juan Carlos publicadas en el artículo La cara oculta de la sociedad de la información: el impacto medioambiental de la producción, el consumo y los residuos tecnológicos, en la revista Chasqui,  para fabricar un teléfono móvil de 80 gramos se emplean 44,4 kg de recursos naturales (entre extracción de materias primas y compuestos empleados en su producción). En los últimos diez años se han producido 7.100 millones de smartphones.

A pesar de estas consecuencias, la ciudadanía seguimos llenando las tiendas y la plataformas de venta por internet en épocas de rebajas. Según datos publicados en El País, el año pasado el gasto medio hecho a través de internet el día del Blach Friday fue de 149,24 euros, un 45% más que en la edición anterior.

En contraprogramación con este consumo que promueve el neoliberalismo, desde Ingeniería Sin Fronteras queremos visibilizar que existen alternativas, que existen maneras de producir sostenibles tanto con el medio ambiente como con las personas, sus derechos, las maneras de decidir y de hacer. Por eso, el próximo viernes 29 de noviembre organizamos una ruta de Economía Social y Solidaria por el casco viejo de Bilbao, para dar a conocer proyectos que nos permiten hacer un consumo ético y responsable. Visitaremos una cooperativa energética, una cooperativa de la telecomunicación, una banca ética, un grupo de consumo de alimentos y un espacio sociocultural autogestionado.

¿Te apuntas?

Reflexión sobre el FEMINISMO.

¿Qué es el feminismo? ¿Es preferible el empleo del término en singular o en plural? ¿Qué entraña cada uno de ellos? ¿Cuáles son las principales preocupaciones y retos? ¿Qué hay de utópico y qué hay de posible en ellos? ¿Qué tiene que ver el feminismo con la economía? De hecho, ¿qué es la economía? Estas y muchas otras preguntas surgieron en el tercer seminario. Preguntas que no aceptan respuestas cerradas porque en una realidad dinámica y que cambia a velocidad de vértigo el debate, la reflexión y la (auto)crítica en torno al movimiento y sus fines deben ser constantes. No obstante, trataré a continuación de poner en palabras el conjunto de ideas que para mí se desprenden de la sesión.

En primer lugar, el feminismo quedó definido como un movimiento social y político -no solo de mujeres y no solo para mujeres- que pretende la transformación hacia un sistema político, económico, social y cultural caracterizado por la igualdad, la libertad, la justicia y la solidaridad.

Sin embargo, en el camino hacia ese fin, las tendencias ideológicas, propuestas y medios dentro del movimiento son muy variopintos. De ahí proviene el debate acerca del uso de la forma singular o de la forma plural del término. Las opiniones en este sentido fueron diversas, pero en mi opinión la colectividad y unión del movimiento en torno a una finalidad común está por encima de las diferencias. Y no solo eso, sino que creo que un feminismo sólido debe ser capaz de reconocer y aglutinar las diferencias (de clase, raza y sexualidad entre otras) y la diversidad entre mujeres de tal forma que la interseccionalidad deje de ser un concepto etéreo y se articulen los mecanismos necesarios para verlo traducido en la práctica.

En segundo lugar, hay que destacar que las preocupaciones y los focos de pensamiento acción feministas son muchos. Esto es así porque el sistema patriarcal atraviesa absolutamente todas las facetas del día a día y la cotidianidad de la vida de las personas. Pero, posiblemente, en un intento por jerarquizar los aspectos que interfieren en las relaciones de poder que están establecidas en la actualidad, la división sexual del trabajo cobra una importancia central. Y hablar de esto es hacerlo, necesariamente, de economía: una ciencia que es entendida en clave de capital, beneficio y funcionamiento del mercado; cuando en verdad debería concebirse en clave de satisfacción de necesidades biopsicosociales y sostenibilidad de la vida. Esta última es la que propone la economía feminista, pero analicemos un poco mejor las diferencias:

Debido al modelo de desarrollo y producción capitalista la idea de producción ha pasado de entenderse como la producción de bienes y servicios para satisfacer necesidades humanas a hacerlo como la producción como aquello que genera crecimiento económico. Por esto, hemos reducido el concepto de valor al de precio, valorando solamente el crecimiento económico y la creación de riqueza e infravalorando cosas esenciales para sostener la vida que no cuentan como riqueza. Nos hemos creído la idea de que el crecimiento económico es bueno incluso a costa del deterioro relacional y ecológico, separando economía y vida sin reparar en que mejoramos la primera a costa de empeorar la segunda.

Todo lo anterior ha derivado en un reduccionismo del concepto de trabajo al de empleo, valorando solamente el trabajo que se intercambia en la esfera mercantil e infravalorando el trabajo doméstico, de autoabastecimiento, voluntario, etc. Hemos hecho una división (estúpida) entre trabajo productivo y reproductivo ignorando el valor del segundo que es el que permite la plusvalía necesaria para dedicarse al primero. Pero es que además, en esta división entre la esfera privada y la esfera pública hemos realizado tan construcción social del sexo biológico que hemos atribuido roles de genero estancos que han asociado al hombre con la primera y a la mujer con la segunda.

Por ello, la economía feminista pretende: transformar el sistema económico, poner en valor la idea de interdependencia y potenciar la corresponsabilidad y la revalorización de las tareas de cuidados. En relación a lo primero: a) es necesario el decrecimiento económico porque el medio natural, garantía de nuestra supervivencia, no es capaz de seguir un ritmo de regeneración tan rápido como el que tenemos de consumo; y b) se debe garantizar la equidad en las oportunidades de acceso al mercado laboral -salarios, ámbitos, cargos, etc.- de tal forma que la igualdad que recogen las leyes en nuestros Estados democráticos se aplique en la práctica. En relación a lo segundo, destacar que toda persona es a su vez cuidadora y receptora de cuidados -propios y ajenos- a lo largo de la vida, aunque con mayor o menor intensidad bajo determinadas circunstancias. En relación a lo tercero: a) debemos como sociedad poner en valor aquellas acciones diarias, aquellos trabajos cotidianos, que permiten a las personas estar en unas condiciones físicas y psicológicas adecuadas para su rendimiento en los empleos; y b) se debe educar en la ruptura de los roles sociales establecidos y promocionar la responsabilidad compartida de las tareas de cuidados.

En tercer lugar, y para ir finalizando, me gustaría añadir una última opinión personal: El hombre no es el ideal. Quiero decir, en la transformación social que se pretende, la idea de que la figura del hombre, envuelto en el sistema capitalista supremacista blanco y cisheteropatriarcal, y sus derechos son el horizonte a alcanzar me parece erróneo en tanto que este representa la estructuración de relaciones de poder, subordinación y violencia que radican en diferentes ejes de desigualdad, que no se configuran como característicos de un sistema justo ni solidario. Por tanto, la igualdad real en la cual nadie quede en los márgenes por algún otro vector como la clase, la raza o la sexualidad, requiere de la construcción de un nuevo sistema de organización política, económica y social.

Por último, añadir la existencia de alternativas, no solo en el plano económico, que llevan toda esta reflexión teórica a la práctica desde la acción por y para el cambio, en y con la comunidad. Nombrar y agradecer a las que se nos presentaron: Pikara Magazine (activismo periodístico y democratización de la divulgación de contenidos feministas a través de la red), Plataforma_a (educación, visibilización y control de presupuestos por y para defender la presencia de las mujeres en el arte y la cultura) y Sorkin (acción para la visibilización de las mujeres en la ciencia y la contribución a ampliar el imaginario social acerca de las aptitudes, las capacidades y la presencia de las mujeres en diversos ámbitos tradicionalmente negados).

Saioa Laderas Cajide 18/10/2019

Educación para la Transformación Social

Artículo escrito por Leire Jauregi, estudiante del XX. Seminario de Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano

A veces resulta difícil cuestionar este sistema en el que vivimos y tan asimilado tenemos, esta vez toca analizar más concretamente el ámbito de la educación con la ponente Amaia del Rio, equipo de educación de Hegoa.

Desde el momento en el que nos escolarizamos ya emprendemos nuestra etapa de aprendizaje académico que estará marcado por unas pautas muy concretas: estudia mucho y obtendrás buenos resultados para poder tener un buen trabajo, a poder ser de algo que te guste, con un alto cargo y ganarás mucho dinero, y así tu vida será más completa y feliz. Y si no vales para esto… buena suerte.

Este modelo de aprendizaje que se utiliza tanto en las escuelas como en las universidades, contribuye a la modernidad capitalista que tiene como características el progreso y el individualismo, que no hace más que aumentar las desigualdades en todo el mundo.

El progreso va muy ligado al desarrollo y, ¿qué es el desarrollo? La necesidad de crecer o expandirse, lo que a pesar de que conlleve un incremento del capital también traiga consigo otras muy malas consecuencias, como la desigualdad entre las personas o el gran impacto medioambiental.

También hacemos hincapié en las diversas crisis actuales. La crisis social, poniendo de principales protagonistas a las mujeres y la lucha feminista, la crisis climática, la crisis económica, la crisis política en la que describimos el sistema en el que vivimos como “una democracia de baja intensidad”, la crisis cultural que está muy ligada a la sociedad de consumo a la que estamos acostumbrados en la que consumir te da la felicidad, y por último la crisis del conocimiento científico, en la que se plantea la duda de si la ciencia es también una cuestión de política y el gran papel que desempeña la ciencia de occidente frente al resto de países.

Y si cuestionar todo esto es difícil mucho más será cambiarlo. Lo que está claro es que no podrá ser un proceso a corto plazo y que la receta no será fácil de encontrar, costará arduo trabajo a base de ensayos que hagan frente a lo dominante. Y a su vez es importante ir adquiriendo conocimientos y no solo del nuestro (occidente), si no también beber de las fuentes de sabiduría de otros países y culturas.

Itinerario ecológico por Artxanda – 26 de octubre de 2019

El próximo 26 de octubre, nos acercaremos hasta el monte Artxanda, una de las zonas de mayor valor natural de Bilbao, donde realizaremos un recorrido guiado hasta el barrio de La Ola (Sondika). Se realizarán diversas paradas para conocer múltiples aspectos relacionados con la historia y la naturaleza del entorno.

Itinerario: 9:45 Bilbao (Plaza Funicular) – 10:00 Funicular – 10:30 Mirador de Artxanda – Ermita San Roke – Parada descanso Txakolí Simón – 14:29 La Ola (Linea 3 Metro -Euskotren) – 14:32 Matiko – 14:35 Casco Viejo

• Día: 26 de octubre, sábado, a las 9:45

• Lugar de encuentro: Plaza del Funicular.

• Vuelta: sobre las 14:35 (Casco Viejo)

Desplazamiento: en funicular, a pie, en metro.

Longitud del itinerario: Menos de 3 km. Todo asfaltado.

Se recomienda llevar: botas de monte, ropa adecuada, bebida, algo de comida.

Guía: Eduardo Renovales (Ekologistak Martxan)

Paradas y temáticas en cada una.

Parada 1 – Junto al monumento de Artxanda.

1.- Bilbao: 700 años de historia y sobreexplotación de recursos: madera, hierro y agua

2.- Guerra civil /civiles

3.- Anillo verde

4.- Cinturon verde

5.- Malla verde

6.- Contaminación electromagnética.

Parada 2 – Junto al tendido eléctrico.

7.- Problemática de los tendidos: aves, plantas invasoras y bosques.

Parada 3.- Ermita San Roke.

8.- S. Roke: historia, guerra

9.- Infraestructuras: Aeropuerto, corredor Txorierri, pelotazo campo golf.

Parada 4.- Txakoli Simón, descanso y parada (si está abierto).

Parada 5.- Eucaliptos vs. Bosques autóctonos.

10.- Especies exóticas: pino insignis y fumigaciones próximas, eucalipto, especies invasoras

11.- Bosques autóctonos.

Parada 6.- Bosque Txankele.

12.- Bosque Txankele: bosque, río

13.- Avispón asiático: problemática y gestión.

Parada 7.- Corredor Txorierri.

14.- Impactos: efecto barrera, gestión plantas invasoras y regeneración natural.

Seminario internacional transiciones energética y democracia

mintegi-tradener-kartela

CUÁNDO: 30-31 de Marzo

DÓNDE: Zubiria Etxea (UPV-EHU, Sarriko, Bilbo)

PROGRAMA ((pinchar para +info)

OBJETIVOS:

El objetivo central del seminario/workshop  «Transición energética y democracia Aquí y en el Sur» es tratar de analizar y discutir desde diferentes puntos de vista y desde diversas experiencias territoriales y temáticas con relación a la transición energética y la democracia, cuáles serían debieran ser para un proyecto como el nuestro los ejes y áreas de trabajo fundamentales para encaminarnos hacia esa transición en nuestro país, aprendiendo de las buenas ( y malas) prácticas de otros lugares. Para ello contaremos con investigadores y activistas extranjeros, del Estado Español y Euskal Herria.

PONENTES (pinchar para +info)

TEMAS:

 Con este seminario planteamos tratar temas como

– Energía- ¿para qué? ¿para quién?
– Seguridad y soberanía energética
– Ciudades y territorios en transición energética
– Tecnología (apropiada, renovables, etc).
– Empresas Transnacionales (ETN) y Arquitectura Global
– Cambio climática y Justicia Climática
– Pobreza energética
– Gestión pública de la energía:  gobernanza, remunicipalización, nacionalización
– Comercialización
– Financiación dela energía
– Militarizacion, represión y criminalización
– Trabajadores, derechos laborales y reconversión

TFG en Cooperación al Desarrollo: una alternativa y una oportunidad

Artículo escrito por Marina Díez Arrizabalaga
Ingeniera de Energías Renovables

Cocina tradicional de leña en el mundo. Fuente: Google imágenes.

Hay una gran parte de la sociedad que se nos está olvidando: 4 mil millones de personas que no responden a nuestro modelo de consumo, que se encuentran rezagadas en el desarrollo impuesto desde occidente, y que cuando se tomaron las grandes decisiones sobre la asignación de recursos, simplemente, no estaban encima de la mesa. En una de estas realidades desconocidas, se encuentran las 2500 millones de personas en el mundo que dependen de la madera para cubrir sus necesidades más básicas: cocinar, calentar agua, calefactar la vivienda. Y lo hacen en fogatas rudimentarias ineficientes y peligrosas, con impactos a distintos niveles: medioambientalmente, la recolección insostenible de leña conduce a una degradación de los bosques; en términos de salud, la quema ineficiente de madera hace que se produzca una combinación muy peligrosa de contaminantes, un cóctel que es la causa de 4 millones de muertes al año, sobre todo, mujeres y niños. Lo que hace que la OMS considere el humo de la cocina como el 4º mayor riesgo para la salud en el mundo ¿Alarmante, verdad?

Leer más

Por qué hacer el TFG en Cooperación

Hace exactamente un año, me encontraba frente al típico dilema de estudiante de universidad de último año: elegir el Trabajo de Fin de Grado. Un trabajo que suele exigir una gran preparación previa, un enorme trabajo de recopilación-redacción y que, finalmente, suele tener el mismo destino en todos los casos: la papelera. No os engañéis, por mucho que nos esforcemos, lo cierto es que los TFG estándares no suelen pasar de la corrección y lectura del tribunal (a veces, ni eso).
Qué queréis que os diga, pasarme meses trabajando para tirarlo todo a la basura al terminar no me parecía una opción. Así que comencé a buscar otras alternativas.
Leer más