Entradas

En torno a la práctica de la devolución: un ejercicio de reciprocidad y apertura

Una investigación que pretenda ser más justa y equitativa debe atender a una visión de la devolución que sea verdaderamente recíproca, empática y transformadora. No basta con presentar los resultados frente a aquellas personas y grupos que nos han apoyado en la investigación. Hay dos elementos que ayudan a repensar esta idea generalizada sobre la devolución: se trata de un ejercicio procesual, una práctica de transformación mutua. 

Para dialogar sobre la práctica de la devolución y poder conocer qué es, por qué es importante que la incluyamos en nuestro ejercicio académico y cuáles son los elementos que se deberían contemplar para diseñar espacios de retorno y re-construcción colectiva del conocimiento, hemos diseñado una sesión junto a Ruth Nevado, comunicadora con experiencia en devoluciones con enfoque de responsabilidad social universitaria. De su mano, os proponemos este espacio de interaprendizaje donde intentaremos dar un giro a cómo se viene produciendo el conocimiento. 

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: En torno a la práctica de la devolución: un ejercicio de reciprocidad y apertura

Imparte: Ruth Nevado

Fecha: 6 de mayo, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano

Claves para integrar la perspectiva de la Diversidad Sexual y de Género

Para realizar una cooperación transformadora es necesario incorporar la perspectiva de la diversidad sexual y de género, pero no como una suma de ejes transversales que dan puntos en la formulación de los proyectos, sino desde una verdadera mirada interseccional. Bajo esta idea se desarrolló la charla con Fernando Altamira en la que pudimos dialogar sobre cuáles son las claves para incorporar esta mirada en nuestras entidades.

Algunas organizaciones hace tiempo que nos preguntamos cómo hacerlo, cómo incluimos la diversidad sexual y de género en proyectos que abordan otros conflictos, cómo nos revisamos de arriba a abajo para hacer frente a la heteronormatividad que nos atraviesa. Otras entidades, en cambio, son mucho más rígidas con esta temática. Sin embargo, en unas y otras sobrevuelan multitud de excusas en forma de obstáculos que impiden abordar el tema con la urgencia y prioridad que requiere. Bajo el argumento de que hay otras necesidades más importantes, o que la mirada LGTBI puede desviar a nuestra organización de su foco de lucha, se deja de lado esta tarea, obviando que vivimos en un sistema atravesado por una triada de dominación, un modelo de tres cabezas (neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo) que necesitamos mirar en toda su complejidad para poder hacerle frente. 

Porque, ¿qué pasa si no incorporamos la diversidad sexual y de género? Podría parecer que no hacerlo significa tomar una postura de neutralidad. Sin embargo, Fernado nos demuestra que no es así, que no incorporar esta perspectiva significa perder la oportunidad de hacer de nuestras organizaciones lugares habitables para todo el mundo; significa otorgarle omnipresencia a la heteronormatividad y dejar fuera todo lo que queda al margen.

Y entonces, la pregunta del millón: ¿cómo lo hacemos? ¿cómo incorporamos la diversidad sexual y de género? Según Fernando, del mismo modo que cuando queremos incorporar la perspectiva de género, haciéndonos las mismas preguntas pero ampliando la mirada a la diversidad de sexualidades, de cuerpos, de identidades…. En primer lugar, sería conveniente pensar qué preguntas nos vamos a hacer para visibilizar todas las opresiones. Por ejemplo, si trabajamos el  derecho humano al agua, ¿Qué vamos a preguntar? ¿A quién le vamos a preguntar? ¿Con quién vamos a hablar? ¿A quién estamos dejando fuera? Si la población con la que trabajamos son familias de estructura «tradicional-normativa» seguramente estemos dejando fuera a aquellas personas que han sido expulsadas de éstas por su orientación sexual.

Por otro lado, más allá de vincularnos con colectivos que tienen la lucha por la diversidad sexoafectiva como su eje central, también tenemos la tarea de apoyar a otras organizaciones que no son LGTBI a que incorporen esta mirada, porque sino podría parecer que el trabajo de incorporar la perspectiva de diversidad sexual y de género recae solamente a los colectivos LGTBI. Como si sólo los colectivos feministas tuvieran que integrar la perspectiva feminista.

Seguiremos caminando, abiertas a nuestra propia transformación.

Dialogando sobre TFG que han apostado por la transformación social

Tras varios años acompañando la realización de Trabajos Fin de Grado y de Máster, desde Ingeniería Sin Fronteras País Vasco nos propusimos indagar sobre el potencial transformador que hay tras estas investigaciones. Por eso, hemos iniciado un proceso en el que hemos querido acercarnos a otras iniciativas que también creen que estos trabajos pueden ser una herramienta de cambio social y personal. En esta tarea, teníamos claro que queríamos conocer la experiencia del alumnado y el pasado mes de junio convocamos a un encuentro para dialogar sobre sus experiencias. 

Desde la diversidad de las personas que nos dimos cita (gente de diferentes ingenierías, ciencias, trabajo social, bellas artes… ), comenzamos a construir un posicionamiento común respecto a qué entendemos por transformación social. En la dicotomía irresoluble que nos obliga a elegir entre el capital y la vida, la apuesta por la transformación social tiene claro hacia dónde quiere ir. Es imprescindible poner en el centro las vidas que merecen ser vividas y, para ello, partir de una toma de posición y conciencia sobre el lugar que queremos ocupar, hacia dónde queremos construir. Desde el primer momento, aparece un consenso clave: no hay transformación social sin que previamente se mueva algo a nivel personal. 

A pesar de la diversidad de experiencias, todas las presentes coinciden en señalar que el TFG fue un elemento clave que ayudó a tomar conciencia sobre el mundo. “Al principio quería hacer un TFG bibliográfico, pero al lanzarme al mundo de la cooperación, fue un mirarme hacia dentro”. Al realizar el TFG aparecieron preguntas que nunca antes habían surgido, interrogantes que ayudan a definir el camino que se va a seguir. ¿Qué puedo aportar yo? ¿Para qué lo hago? ¿De qué manera quiero hacerlo? 

Sin embargo, aunque la experiencia estuvo llena de riqueza, también conllevó el encuentro con ciertas limitaciones. Muchas voces mencionan la falta de tiempo y una estructura final del documento que les impedía reflejar algunos aspectos clave de su proceso de formación y de investigación. “Sólo me pedían que reflejara la parte técnica, toda la indagación social quedaba en anexos”. Tampoco la formación recibida durante la carrera facilitó la adquisición de herramientas para enfrentarse al reto de realizar un TFG para la transformación social. Aunque precisamente esa distancia entre los temas abordados en clase y la posibilidad de indagar sobre otras temáticas a través del TFG supuso un enganche para continuar para algunas de las presentes: “en la carrera nos hablaban específicamente de industria armamentística; la posibilidad de hacer el TFG con ISF me ilusionaba y a eso me agarré para continuar con mi carrera”. 

Antes de irnos, dedicamos un tiempo a idear posibilidades de mejora en el  programa de TFG/TFM. Entre las ideas surgidas, se plantea la necesidad de que haya más profesorado implicado en la realización de este tipo de trabajos, ya que en ocasiones es difícil encontrar quien pueda tutorizar. Que la universidad aproveche la oportunidad para abrirse a movimientos sociales y asociaciones, generando espacios de trabajo en común y apoyando en la satisfacción de las necesidades y deseos expresados por la sociedad organizada. Se comenta lo interesante que sería poder vincular prácticas y TFG, la necesidad de mejorar la difusión de las investigación y hacer un mayor intento por dar continuidad a los resultados de este tipo de TFG. Un listado de más de 20 propuestas que en los próximos meses ayudarán a alimentar la investigación que estamos realizando desde Ingeniería Sin Fronteras.

Encuentro con alumnado: Compartiendo experiencias sobre TFG para la transformación social

¿Has realizado tu Trabajo Fin de Grado en el ámbito de la cooperación, la sostenibilidad o la justicia social? ¿Te interesaría compartir tu experiencia junto a más estudiantes? Si es así, desde Ingeniería Sin Fronteras País Vasco tenemos una propuesta que te puede interesar. El próximo lunes 10 de junio a las 17 horas en la Escuela de Ingeniería de Bilbao (aula P1G1a) tendremos un encuentro con estudiantes que han realizado sus Trabajos Fin de Grado o de Máster vinculados a procesos de transformación social.

En este espacio-taller estudiantes de diferentes disciplinas podrán compartir, a través de dinámicas participativas, las motivaciones que rodearon el proceso, cuáles fueron las vivencias más significativas y los resultados que se obtuvieron con la elaboración de TFG/TFM. Si te interesa participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ENCUENTRO ALUMNADO y señalando la motivación de participar.

Desde Ingeniería Sin Fronteras País Vasco creemos que los Trabajos Fin de Grado y Máster pueden ser una herramienta útil para la transformación social. Llevamos años acompañando investigaciones que impulsan el desarrollo de Tecnologías para el Desarrollo Humano en el ámbito de la cooperación y la sostenibilidad. Convocamos este espacio de diálogo entre alumnado porque os interesa conocer el trabajo que se realiza desde otros ámbitos de conocimiento y poder así construir aprendizajes en común para sacar el máximo provecho a esta experiencia.