Entradas

Una mirada feminista a la accesibilidad al agua en contextos rurales de El Salvador

Compartimos el siguiente artículo de nuestra compañera Eva Pérez-Pons

Mujeres y agua son dos conceptos que van de la mano; hoy en día todavía son las mujeres quienes se ocupan principalmente del trabajo reproductivo a nivel mundial. Sin embargo, la accesibilidad que tenemos para obtener el agua no es la misma si reparamos al Norte y al Sur Globales. De la misma manera, dicha accesibilidad no es la misma en las zonas rurales o en las urbanas.

Este verano, hemos tenido la oportunidad de asistir a varias charlas y talleres sobre agua y la brecha de género, en las cuales además de reflexionar sobre la situación de las mujeres de las zonas rurales en El Salvador, hemos tenido la oportunidad de (re)pensar estrategias para hacer frente a esas situaciones. Uno de esos talleres lo ofreció la economista feminista Julia Evelyn en la comunidad salvadoreña de Santa Marta. En esa charla, para hacer un análisis del contexto social, nos centramos en la parte de abajo (la que no se ve) del iceberg: en el trabajo de los cuidados. Ya que, sin examinar eso, cualquier análisis queda incompleto. Los trabajos de cuidado están presentes en todas las etapas vitales (desde que nacemos hasta que morimos). La economía feminista reivindica vivir todas esas etapas de una manera digna. Esto es, que las necesidades fisiológicas (respirar, alimentarse de una manera apropiada, beber agua de calidad, tener una sexualidad segura…) y las de seguridad (un hábitat seguro, afectividad, socialización y educación, confianza…) estén aseguradas.

Como hemos mencionado anteriormente, las necesidades fisiológicas y de seguridad necesitan del trabajo de los cuidados. Cuidados como el autocuidado, el cuidado a personas dependientes y cuidado colectivo. Sin olvidar el cuidado a quien cuida. Para que esos cuidados se lleven a cabo de una manera adecuada, Evelyn expone que tienen que garantizarse tres condiciones: la continuidad de los ciclos naturales (ciclo del agua, oxígeno, plantas…), los recursos (tiempo, conocimiento – cómo cuidar a personas que requieren de cuidados especiales- , y la infraestructura – luz, agua…) y la ética de los cuidados (una conciencia individual y colectiva de los cuidados). Sin ellas, esto es, si el espacio donde se lleva a cabo la vida se debilita, la sostenibilidad de la vida entra en crisis.

En este artículo vamos a poner la mirada en el acceso al agua, para ver de qué manera ésta repercute en las mujeres de zona rural del Sur Global. Si examinamos el acceso al agua de El Salvador de 2017, se puede observar que hay grandes diferencias entre el ámbito rural y el urbano. El total de habitantes que tenían acceso a agua por tubería era el 88,3 %. De los cuales el 95,5 % vivía en zona urbana y 6,5 % en zona rural. En cambio, la población que se abastece por pozo fue de un 6,5 %, el 11,7 % de ellas pertenecían al ámbito rural y el 2,9 % al urbano. De todas formas, eso no garantiza la calidad del agua potable. Debido a la mala gestión y las leyes que tiene el estado salvadoreño sobre el agua, el bien queda en manos de empresas privadas y no se trata. Hoy en día, el 90 % del agua está contaminada, y a lo que se refiere al tratamiento, en 2017 sólo el 12,8 % de la población la trataba de alguna manera (cocer el agua, pasarla por un filtro, clorarla…), de ese porcentaje, el 11,3 % vivía en zona urbana y el 15,5 % en zona rural. El 70,3 % de la población no le hacía ningún tipo de tratamiento (64,7 % es de zona rural y 88,4 % de zona urbana), y el 16,9 % de la población compraba agua embotellada, de las cuales el 4,1 % era de zona rural y el 24 % de zona urbana (DYGESTIC, 2017). A esos problemas hay que sumarle el estrés climático que han provocado la deforestación y el cambio climático.

La falta de agua tiene consecuencias directas en el día a día y en las vidas de las mujeres, pues son éstas quienes se encargan de los trabajos reproductivos, y en consecuencia, quienes se encargan de acarrear el agua. Porque el agua es necesaria para todo: para hacer la colada, lavar los platos, preparar la comida, limpiar la casa y asearse, beber… Si no hay una infraestructura que asegure el acceso al agua, son las mujeres y las niñas quienes se encargan de traer el agua del río o del pozo, eso o llevar los trabajos domésticos a las fuentes naturales. Todo eso tiene consecuencias en la salud, educación, y en la participación en espacios colectivos de las mujeres, así como en su seguridad. Al mismo tiempo, como son ellas quienes sufren las consecuencias de la falta de agua, cuando la privatización del agua amenaza, son ellas quienes lideran las luchas.

Para hacer frente a esa situación, se ha empezado a instalar sistemas de bombeo aislado por energía solar en las comunidades. Es curioso ver cómo los hombres empiezan a involucrarse en la obtención del agua cuando se pone una infraestructura, pero cuando las fórmulas de obtenerla son precarias todo el peso recae en las mujeres.

Por otra parte, los sistemas aislados necesitan de una buena gestión después de haber sido instaladas para que puedan sobrevivir; esto es, la comunidad tiene que ser capaz de hacer frente a los problemas que pueda traer el sistema. Es por eso que es importante implicar a la población en el proceso, y que entienda el funcionamiento entero del sistema. Estos sistemas están hechos para mejorar la vida de la gente, para hacer frente a las necesidades del hogar. Si el agua se utiliza para alimentar animales, regar campos, limpiar vehículos…. Los sistemas no pueden abastecer a toda la comunidad porque el agua es un recurso limitado, y el sistema también. Para esas actividades hay que poner en marcha alternativas como recoger el agua de lluvia o reciclar la que se ha usado.

Al comienzo de este texto, se ha mencionado que una de las reivindicaciones de la economía feminista es vivir todas las etapas de la vida con dignidad. Los sistemas aislados facilitan las condiciones que se necesitan para que se cubran las necesidades fisiológicas y de seguridad, pero con la simple instalación del sistema no es suficiente. Las mujeres son conscientes del esfuerzo que hacen diariamente, y las consecuencias que conlleva sobre ellas. Para hacer frente a la situación, es necesario implicar a los hombres en procesos de concienciación y en tareas de cuidados, ya que, de lo contrario, la carga de trabajo de las mujeres se puede duplicar, y en el peor de los casos hasta triplicar.

Derecho Humano al Agua en marcha

A continuación, relatamos las vicisitudes de nuestras compañeras de ISF-MGI durante la última semana en El Salvador:

“La semana pasada estuvimos en la comunidad de Santa Marta (El Salvador) mientras se ultimaban los preparativos para poner en marcha el sistema de distribución de agua potable.

Este sistema consiste en el bombeo del agua existente en el caserío de El Rodeo hasta el tanque de distribución. La potencia requerida por la bomba (de 5 HP) permite salvar los más de 150 metros de altura que hay hasta el tanque de distribución y es alimentada por la electricidad que generan 32 paneles solares fotovoltaicos (9,92 kWp).

Allí, vivimos con gran emoción la apertura de los chorros en las viviendas y en la escuela de este caserío. Este sistema va a beneficiar a 84 familias de El Rodeo y la Colonia de la Marañonera, a partir de ahora no tendrán que ir hasta la pila con sus cántaros (trabajo que mayoritariamente es realizado por mujeres) para recoger el agua de consumo humano y para los quehaceres diarios.

Durante la semana hicimos varias visitas a la instalación y compartimos conocimientos para las personas que han acompañado el proceso de construcción del sistema. En este intercambio se detallaron el funcionamiento del sistema, y la función y mantenimiento de los principales elementos del Bombeo Solar; primero en la instalación, después con esquemas hidráulicos y eléctricos y, finalmente, resolviendo las preguntas de las participantes.

El sábado se convocó a todas las personas usuarias para elegir, entre ellas, al Comité de Agua que será el órgano que gestionará la administración y mantenimiento del sistema. Destacar la participación de las mujeres en el desarrollo de la instalación del sistema y cómo, durante la asamblea para la formación del Comité, se consensuó que éste estuviera compuesto por 4 mujeres y 2 hombres para dar a éstas un mayor peso en las tomas de decisiones, ya que en la práctica ellas son las responsables en la gestión de agua de uso diario.

El lunes nos despedimos de las personas que con cariño nos han acompañado durante estos días, mientras la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa de El Salvador proponen la formación de un Ente Rector privatizador del Agua.

Mientras las organizaciones comunitarias tienen que recurrir a la cooperación internacional para conseguir que el agua llegue a los chorros de sus viviendas y a la Energía Solar porque con la red eléctrica los costos se hacen inviables, el Gobierno, cede su gestión sin asegurar el acceso básico de las personas al agua.

Así, desde el miércoles ha habido protestas en las principales avenidas y ante los edificios oficiales de la Asamblea Legislativa en San Salvador reivindicando la NO privatización del agua.”

Por todo ello, este viernes 22 de marzo, Día Mundial del Agua por el acceso universal al agua, de nuevo tenemos que gritar:

¡AGUA PARA TODAS, EL AGUA UN DERECHO, NO UNA MERCANCÍA!


¡ÚLTIMA HORA!:  

Parece que por la presión popular la Comisión de Medio Ambiente rectifica lo acordado en cuanto al Ente Rector del Agua. ¡Seguiremos atentas!

Por una gestión pública, social, democrática y sostenible también en Bizkaia

En la víspera del Día Mundial del Agua decenas de entidades y agentes sociales presentaron en Bilbo la Plataforma Ur Publikoa, que busca una gestión del ciclo integral del agua pública, social, democrática y sostenible en Bizkaia.

El manifiesto acordado por la plataforma tiene el siguiente decálogo:

 

  1. El acceso al agua es un derecho humano
  2. La titularidad y gestión del agua ha de ser 100 pública
  3. Una cooperación y colaboración público-público
  4. El empleo debe ser público y de calidad
  5. Es imprescindible la sostenibilidad ambiental, económica y estructural
  6. La reinversión íntegra de las tarifas para sufragar el coste del servicio
  7. Una gestión transparente, plural y abierta a la participación ciudadana efectiva
  8. Apostar por un consumo responsable e incentiva el ahorro del agua por parte de todas/os las/os implicadas/os
  9. Un fuerte impulso al consumo de agua de grifo
  10. Una adecuación legislativa y normativa

En este enlace se encuentra el dossier de la presentación y el documento desarrollado que analiza los diferentes reclamos para la gestión del agua de Bizkaia, en cuanto a Derechos Humanos, territorio, modelo de gestión, empleo, sostenibilidad y participación.

En los próximos meses la plataforma animará a incorporar a más entidades y llevará a cabo el trabajo colectivo para el logro de estos reclamos. En esta página web y en esta cuenta de la red social podéis seguir las novedades.

Gestión del agua en manos de intereses privados

Este año el Día Mundial del Agua se celebra bajo el lema de “No dejar a nadie atrás”, aunque desde El Salvador nos llegan noticias de que las reivindicaciones llevadas a cabo durante décadas por los movimientos sociales se van a dejar atrás.

En los últimos meses teníamos constancia del retroceso que se vivían en la implementación de la gestión pública y comunitaria del agua, y esta semana con la decisión sobre el reparto de la sillas de la gestión del agua que la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa ha acordado se observa que en la gestión del agua de El Salvador los intereses privados van a prevalecer.

Según este acuerdo en la Autoridad Nacional del Agua estarán presente miembros de sectores industriales y las juntas de agua de las grandes constructoras que utilizan el agua desmesuradamente, y son causantes de múltiples problemas para la gestión sostenible del agua en el territorio y la consecución del derecho humano al agua y al saneamiento.

Siendo conocida y tendencia la necesidad de una institucionalidad del agua del todo pública, en esta situación de “emergencia” definida así por la Alianza Nacional contra la Privatización del Agua, la sociedad salvadoreña realizará múltiples movilizaciones recordando que el agua no se vende, se cuida y se defiende.

 

Organización y lucha en El Salvador para defender el agua

Compartimos un vídeo realizado junto a la coordinadora de ONGD de Euskadi: “Organización y lucha en El Salvador para defender el agua”. ¿Quieres saber qué estamos haciendo?

La defensa por el agua sigue viva

En el día del Noveno aniversario del asesinato de Marcelo Rivera, artista y activista ambiental de San Isidro, ayer 5 de julio en diferentes puntos del país miles de personas marcharon en contra de la privatización del agua y en defensa de la Ley General de Agua propuesta por los movimientos sociales hace más de 12 años.
#ApruebenLeyGeneralDeAguasYa
#NoALaPrivatizacionDelAgua

Noticia: https://www.diariocolatino.com/multitudinario-rechazo-a-privatizacion-del-agua/

La investigación universitaria sobre Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible en marcha

Durante los últimos meses en el proceso de cooperación universitaria que tenemos con la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de El Salvador (FIA/UES) se ha abordado un nuevo reto, el estudio de Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS).

Como en el proyecto anterior, para el objetivo de este reto del diseño y el montaje de 3 SUDS se inició con la coordinación entre la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Ingeniería Civil (ASEIC) y personal investigador y de dirección de dicha escuela.

Para fomentar la participación del alumnado en este proceso innovador de aprendizaje e investigación, se llevó a cabo una reunión abierta el 3 de julio para presentar la opción de realizar las “horas sociales” de su plan de estudios en este proyecto.

Casi 30 estudiantes mostraron interés en participar en este proyecto basado en la necesidad de una gestión adecuada del agua y el urbanismo, y tras un proceso de selección realizado por ASEIC, 24 estudiantes (siendo 9 mujeres) van a participar en esta modalidad, 8 en la fase del diseño y 16 en la fase de construcción, bajo la coordinación de una ingeniera experta en estos temas.

A lo largo de los meses de julio y agosto, alumnado encargado de la tarea del diseño de un sistema de detención, un sistema de control en la fuente y un jardín de bio-retención se centró en la recogida de datos sobre los edificios donde se implementarán estos sistemas. Para ello, se acercaron a recabar información tanto a diferentes departamentos de la universidad como a las zonas donde se ubicarán tales sistemas. Así, han realizado todos los cálculos necesarios para disponer de planos y todos los detalles técnicos de dichos sistemas a construir.

Aún así, para el caso del jardín de bio-retención, que trataría las aguas de las cafeterías de la universidad, siendo un tema complejo y experimental en muchos casos, se han analizado diferentes casos que se han planteado en El Salvador y en Centroamérica. Para ello, durante el mes de septiembre han resuelto dudas sobre este tipo de jardines y otras alternativas de saneamiento con personal técnico de agua y saneamiento de ACUA, ya que dicha ONG tiene recorrido de años en el trabajo en estos asuntos en la Cordillera del Bálsamo. A la última sesión de debate multidisciplinar se ha unido Roberto Aguado, compañero de ISF-MGI y doctor en Ingeniería Química en la UPV/EHU.

Tras ajustar todos los cálculos en los próximos meses se dará inicio al montaje de estos sistemas, todo ello dentro de este proceso respaldado por la Oficina de Cooperación al Desarrollo de la UPV/EHU.

Las sillas de la gestión del agua

20 sillas,… mejor 10, ¿no? ¿De acuerdo?……. ¡No! Ahora mejor 7,… no mejor 5, ¡no 7! Se podría resumir en estos números de sillas los 11 años largos que dura el debate sobre la ley general del agua en El Salvador. Recientemente un grupo asesor de la universidad privada de renombre UCA (Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas) ha presentado la propuesta de 7 sillas, con la intención de rebajar la tensión generada tras la propuesta de 5 sillas que los partidos conservadores de El Salvador presentaron en el mes de junio en la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa.

Aún así, más allá del número de sillas, la clave está en quienes se sentarán en esas sillas que compondría el ente rector de la gestión del agua. Al igual que la reacción generada 7 meses antes con otra propuesta de 7 sillas, este asunto ha sido el meollo de las notas y acciones realizadas a lo largo de estos últimos meses por parte de la Alianza contra la Privatización del Agua (donde participa el Foro del Agua de El Salvador). Ejemplo de ello, las acciones realizadas por parte de esta alianza a lo largo de los 14 departamentos de El Salvador el 11 de julio. Las compañeras y compañeros de la Mesa Territorial de la Cordillera del Bálsamo se movilizaron en la ciudad de Santa Tecla del departamento de La Libertad, mientras que representantes de ADES Santa Marta y el Foro de la Salud en el municipio de Guacotecti, por ejemplo.

Como refleja el propio nombre de la alianza es conocida la intención de estas últimas propuestas de dejar la mayoría de sillas en manos de sectores económicos de alto consumo de agua de El Salvador. Por ello, tienen claro que para garantizar el Derecho Humano al Agua la gestión debe ser pública y comunitaria, lo mismo que han ido señalando durante los debates generados en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa desde la presentación de la propuesta de 10 sillas en 2012. Esa es la idea reflejada en la campaña de la federación de ISF “Agua de tod@s: un derecho, no una mercancía” ante procesos de privatización y mercantilización, un modelo que apueste por la participación activa, transparencia y rendición de cuentas. Junto a diversas instituciones ISF-MGI sigue impulsando en El Salvador este modelo, y seguiremos con atención durante estas semanas y meses a este nuevo capítulo del juego de sillas.

Eso si, no hay noticias sobre la ratificación pendiente del nuevo artículo 69 de la constitución por parte de las diputadas y los diputados de las 84 sillas de la Asamblea Legislativa. Parecería que el derecho al agua y la alimentación sigue en Game Over en El Salvador.

Ilusión de hacer un TFG en cooperación al desarrollo

Ya han pasado casi 2 años de que Sergio tomó como reto realizar su TFG en cooperación al desarrollo. En aquél tiempo nos respondió con ilusión en la entrevista que recuperamos ahora en nuestro blog:

¿Por qué vas a hacer un TFG en cooperación?

Cuando inicié el 4° curso del grado tuve que elegir el tema del Trabajo Final de Grado (TFG). No me motivaban los diferentes proyectos propuestos por el profesorado y además tenía ideas de llevar a cabo algo en el ámbito de la cooperación para el desarrollo humano. Ya que, hace tres años estuve en un orfanato de Ghana quería conocer una experiencia similar. Quería realizar el TFG a gusto, que sirviera para algo a llevar a cabo y no solo un simple trámite para finalizar el grado. Por ello, me puse en contacto con la asociación de Ingeniería Sin Fronteras y conseguimos tener entre manos este proyecto.

¿En qué consiste tu TFG?

Voy a diseñar el sistema de abastecimiento de agua para unas comunidades del canto del Conacaste propuesto por la organización Asociación Comunitaria Unida por el Agua y la Agricultura (ACUA) de El Salvador. Para avanzar el trabajo desde Bilbao, me han remitido información del tema y los datos necesarios y he comenzado a realizar el esquema del sistema. Al llegar a El Salvador, voy a completar este esquema con datos más precisos y voy a llevar a cabo el TFG: hacer los cálculos, sacar conclusiones, buscar la alternativa, etc. y escribir todo ese trabajo.

¿Qué esperas que sea lo más destacable de la experiencia en el terreno?

El mes de junio iré a El Salvador para una estancia de un mes y medio. Me instalaré en la capital San Salvador y iré todos los días a Zaragoza a trabajar en ACUA. En algún momento puede que nos quedemos en la comunidad para ser conscientes de la realidad del proyecto: las personas que viven y su modo de vida, y conocer las carencias y las necesidades.

Creo que volveré con mayor humildad a Bilbao. Creo que esta experiencia me servirá para relativizar nuestro modo de vida y veré que los derechos y recursos que aquí son normales en otros lugares no existen o los esfuerzos que se deben de hacer para lograrlos.

Con esta estancia quiero tener experiencia en la cooperación al desarrollo humano: el modo de funcionamiento, conocer las dificultades de llevar a cabo los proyectos, el modo de selección del personal, la forma de entablar las relaciones con las personas de las comunidades, etc. Creo que me va a motivar continuar trabajando en la cooperación.

¿En qué medida crees que la realización de este tipo de TFG supone una acción transformadora?

No sé ni si el sistema de abastecimiento de agua que voy a proponer en mi TFG se va a llevar cabo. Por tanto, puede ser que directamente pueda no ser transformadora. Aun así, con con la excusa del TFG voy a ir a El Slavador, si participo en talleres de la organización ACUA, si puedo tener contactos y tener experiencia para trabajar en un futuro en cooperación y si comparto con mis conocidos y amistades mi estancia, puede ser que en cierta medida sea transformadora.

¿Qué crees que este TFG te aportará de cara al futuro?

Por un lado, hacer un TFG tiene como objetivo a conocer, escribir y llevar a cabo un proyecto de la rama de ingeniería industrial, y también tener capacidades para proponer soluciones ante problemas y dificultades, con los conceptos aprendidos y herramientas y metodologías de cálculos. Por otro lado, que en vez de un TFG típico sea en la rama de la cooperación al desarrollo, mi trabajo va a ser parte de un proyecto mayor. Por ello, más allá de lo que tenga que presentar en la universidad, voy a trabajar otros aspectos y a aprender y conocer la estructura de un proyecto real de cooperación y la forma de trabajar. Esto creo que va a darme otra visión más práctica, porque voy a vivir los problemas reales que tienen los proyectos y tendré que dar soluciones.

¿Algo más que quieras compartir?

En el grado de ingeniería falta la visión social. Se trabaja la rentabilidad económica pero no se mencionan los beneficios o las aspectos sociales de los proyectos. Por ello decidí realizar el Trabajo Final de Grado en cooperación al desarrollo humano: para disponer de otra visión, no solo la visión parcial que nos han enseñado en la universidad.

Una vez pasada la experiencia, Sergio, viviste lo esperado o fue simple ilusión? Animarías a este tipo de experiencias al alumnado universitario? A ver si nos responde en la entrada realiza en nuestra página de facebook.

Avances de ISF-MGI en El Salvador

El equipo de ISF-MGI en El Salvador hemos tenido una semana llena de visitas al final de este enero. Tras compartir retos de futuro con personal de ESF Catalunya, se mantuvo una reunión con personas del decanato y de la asociación de estudiantes organizada ASEIAS de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de El Salvador (FIA/UES). En ella, se abordaron los aprendizajes que todas hemos recibido, tras la puesta en marcha de la experiencia de cooperación universitaria auspiciada por la OFICOP de la UPV/EHU, y las acciones que pudieran plantearse como retos futuros de este trabajo en equipo.

Saliendo de la ciudad, nos acercamos a la cada vez más asfixiada Cordillera del Bálsamo, para conocer de primera mano los pormenores de los procesos de fortalecimiento que llevamos a cabo con las comunidades de la zona y las asociaciones ACUA, ASAPS y CORCULL durante los últimos dos años en defensa del medioambiente y de los Derechos Humanos al agua y al Saneamiento. Estas entidades y personas defensoras del Derecho Humano al Agua están abordando en diferentes procesos de capacitación cuestiones para la organización comunitaria y territorial para avanzar, entre otros retos, en la consecución de la Ley General de Aguas que llevan reclamando incansablemente junto a otras organizaciones del estado. Para abordar el protagonismo activo (invisibilizado en general) que tienen las mujeres en estos trabajos diarios en defensa del agua se ha dado comienzo con ellas al proceso de capacitación en fontanería. Este proceso y otras que se desarrollarán con las juntas de agua comunitarias de ASAPS, se están llevando a cabo con la colaboración de la Gerencia de atención a comunidades y sistemas rurales de la operadora estatal pública de agua ANDA, en el nuevo Centro de Formación Integral para operadores y administradores de sistemas de agua potable. Estos procesos se están pudiendo llevar a cabo por diversas convocatorias de ayudas para proyectos para la cooperación al desarrollo de la Diputación Foral de Bizkaia.

Acercándonos a la comunidad San José Guadalupe pudimos ver in situ los avances del proyecto de construcción del sistema de abastecimiento de agua ejecutado entre el año 2015 y 2016. Es destacable que el diseño de este sistema de agua se realizó mediante un Trabajo Fin de Grado en Cooperación al Desarrollo. Además de ello, conversamos con las personas de la comunidad sobre los avances que se llevan a cabo con el proyecto de saneamiento que a día de hoy se está ejecutando. Este nuevo proyecto de cooperación en esta comunidad también ha tenido la financiación de la convocatoria de ayudas para cooperación internacional para el desarrollo del Ayuntamiento de Bilbao.

Como se resume en la siguiente nota de la entrevista al compañero de ISF-MGI Aitor Gomez realizada tras esta última visita por Radio Bálsamo “el agua es fundamental para la vida, y en el caso concreto de la Cordillera del Bálsamo, (…) se ve fundamental este trabajo para por lo menos subsistir, tener otras oportunidades y aumentar las capacidades de la población”. Como resume en la propia nota el locutor Steve Magaña continuamos trabajando desde ISF-MGI “para fortalecer la organización comunitaria en torno a la exigencia del Derecho Humano al Agua”.

Por tanto, tenemos entre manos retos tanto nuevos como no tan nuevos. ¡Toca avanzar pues entre todas!