Entradas

Más allá del «Google nos espía»

Ondiz Zarraga, investigadora y activista por el software libre, ya nos pone sobre aviso: no vamos a tener una charla técnica, esto va sobre ética. Ahora que amplios espectros de la población se preocupan por su privacidad en tiempos de una pandemia mundial, conviene que ampliemos el foco más allá del contexto actual. La dimensión ética en torno a la tecnología va más allá de la noticia que hayamos podido ver la semana pasada sobre aplicaciones de rastreo del COVID. Pasemos la lupa por hardware, software y redes sociales con miradas multidisciplinares que no se queden en el “Google nos espía”, a ver qué nos encontramos. 

Empezamos la sesión compartiendo algunas reflexiones en torno al hardware. A nadie se nos escapa los vínculos que existen con la expoliación de riquezas materiales en países en conflicto, la explotación de derechos humanos, la generación de toneladas de basura electrónica o la obsolescencia programada que eleva la fugacidad de nuestras compras. Si hablamos de la energía consumida, las cifras nos pueden abrumar. Si internet fuera un país sería el sexto en consumo energético, siendo el streaming de videos la actividad que se lleva el mayor gasto de energía. Está claro que hay un campo grande de mejora para construir servidores más éticos. Comenzamos a lanzar ideas sobre dónde situarlos: cerca de donde se vayan a situar, alimentados con energías renovables, reutilizarlos, que se enfríen de forma pasiva…

Cuando hablamos de software, en el grupo rápidamente nos desviamos hacia las recientes aplicaciones de rastreo. Nos fijamos en cómo este tipo de planteamientos dejan fuera a muchas personas: a las que no tienen un smartphone, a las personas mayores no habituadas a estas tecnologías… Dependiendo del territorio del que hablemos, esto supone que te puedas estar dejando a más de la mitad de la población fuera. Pero más allá de esta deriva, este tipo de políticas transmite la idea de una solución tecnológica a un problema que no lo es: ¿hasta qué punto queremos invertir el presupuesto disponible en tecnología adelantada, cuando los servicios de primaria están denunciando su falta de recursos?

Si atendemos a cómo debería ser el software, salen ideas que apuntan a que debería ser software libre (podemos ver cómo funciona, mejorarlo y compartir las mejoras), privado (no recoge ninguna información, encripta los datos), descentralizado (garantiza la seguridad, la neutralidad y la soberanía), interoperable (usa estándares abiertos, favorece la gestión local, la soberanía y la comunidad), accesible e inclusivo (no discrimina por habilidades, género, raza, lengua o país de origen), así como sostenible (no gasta recursos innecesariamente).

Nos detenemos en las dinámicas sociales que se generan en torno a las redes sociales, la imposición de servicios privativos en centros escolares o las posibilidades que se generan desde comunidades vinculadas al software libre. Alguien en el chat comenta:”nos estábamos preocupando porque las aplicaciones del coronavirus nos iban a rastrear, y resulta que Google ya llevaba haciéndolo años”.

La tecnología es política: sobre protocolos sanitarios y derechos digitales

Tratando de reinventarnos en estos tiempos de confinamiento, la semana pasada hicimos nuestra primera sesión online de la Escuela de Activistas de la mano de La Jes de la iniciativa Sursiendo. Dinamizadas por esta experta en software libre y tecnopolítica y haciendo uso de una herramienta de videollamadas grupales de código abierto, 25 personas participamos de la formación mensual que ofrece ISF-MGI pero esta vez de un modo digital.

Y de un modo digital tratamos precisamente el tema de los derechos digitales y su vulneración en un estado de alarma. La situación de los derechos digitales en un momento como el que estamos viviendo es un tema de actualidad y de preocupación y por ello varios colectivos y entidades, desde Aministía Internacional a la European Digital Rights (EDRi), ya han escrito comunicados y manifiestos alertando sobre el tema.

Para situarnos, los derechos digitales son los derechos humanos en el ámbito digital. Son un ejemplo más de todos los derechos que estamos viendo violados durante estos días, como el derecho a la libertad de movimiento, el derecho de reunión o el derecho a una muerte digna. Sin embargo, con ellos se da una particularidad, al no sentir estos derechos digitales con el cuerpo o como parte de él, en muchas ocasiones parece que pasen desapercibidos, incluso a pesar de que nuestra privacidad y nuestra libertad de expresión estén en riesgo.

Quizá debido a esta inmaterialidad, vamos consintiendo que se violen, dando cada vez más datos privados o permitiendo nuestra geolocalización y el rastreo de nuestros movimientos, entre otros.

La situación actual de los derechos digitales está inmersa en una contextualización mayor que va más allá del ámbito digital. Porque partimos de una tecnología que es monopolítica, extractivista e intrusiva. De modo que podemos decir que la tecnología no es solo técnica, sino que la tecnología también es política. Y por lo tanto, se puede cambiar. Se puede optar por una tecnología transparente, proporcional, que vigile el virus y su expansión y no a las personas, colaborativa en vez de corporativa, transdisciplinar (por ejemplo las expertas en salud deben poder decir qué datos se necesitan y cuáles no), de código libre y descentralizada.

Y es que como dijo La Jes, el reto principal no es sólo combatir el capitalismo en sí, también el capitalismo en mi.

PD. Si quieres escuchar el audio de la sesión completa, lo puedes hacer desde aquí:

https://nube.isf.es/index.php/s/NsEqJG7YSR5pKNF

La interseccionalidad como herramienta en la participación social

Si queremos analizar cómo suceden los procesos de participación ciudadana, será parada obligada revisar las prácticas y normas que operan tras ellos. Fijarse en las fuentes de exclusión, estudiar cómo interaccionan e identificar privilegios para así atender a las realidades ausentes. En este sentido, el marco de análisis que nos ofrece la interseccionalidad nos permite visibilizar los distintos ejes de opresión/privilegio que nos atraviesan y la forma en la que éstos se cruzan. Nos proponemos señalar la diversidad que está penalizada, desacreditada. Por todo ello, dedicaremos la próxima sesión de la Escuela de Activistas a profundizar sobre el enfoque interseccional y su potencial para una praxis crítica.

De la mano de Jone Martínez-Palacios, feminista e investigadora de Parte Hartuz, revisaremos cómo opera la dimensión in-corporada cuando hablamos de interseccionalidad.  ¿Qué nos dice el cuerpo? ¿Cómo nos movemos con las similares? ¿Cómo con la alteridad? Si te interesa reflexionar en colectivo sobre las lógicas que operan detrás de nuestras prácticas sociales cotidianas, te invitamos a la sesión del próximo jueves 27 de junio. Si te interesa participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Fecha: 27 de junio de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

“La guerra empieza aquí”

Desde el Puerto de Bilbao entre los años 2016 y 2018 se enviaron más de 9.800 toneladas de bombas. Los conflictos armados no son sólo dramas humanos que suceden en lugares remotos: en nuestro territorio, la importancia de la industria militar vasca moviliza y produce cantidades masivas de armamento que se envía a países en los que se vulneran sistemáticamente los derechos humanos. El próximo jueves 30 de mayo, dedicaremos nuestra “Escuela de Activistas” a profundizar sobre esta situación.

Comenzaremos con la proyección de “La guerra empieza aquí”, proyecto audiovisual que pretende visibilizar los mecanismos de este lucrativo sector y generar una respuesta que ponga fin a este tráfico de armas. ¿Qué entidades públicas y privadas están sosteniendo económicamente al sector armamentístico?¿Qué hay detrás de la falta de transparencia de instituciones como el Gobierno autonómico o la universidad pública? Posterior a la proyección, tendremos un coloquio en el que contaremos con la presencia de Joseba Sanz, director del documental y con Mònica Vega, de la Campaña Banca Armada. ¡Te esperamos!

Fecha: 30 de mayo de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Mirándonos en el espejo de la Educación Popular

El pasado 28 de febrero celebramos una segunda sesión de la Escuela de Activistas. En esta ocasión, nos movía el interés por conocer más sobre la propuesta que hay detrás de la Educación Popular. Profesorado, estudiantado, personal de organizaciones sociales nos dimos cita para revisar cómo nuestras prácticas y vivencias en los procesos de aprendizaje se acercan (o no) a los principios de la de Educación Popular.

Con la facilitación de Beatriz Casado, comenzamos el taller revisando qué ejes de opresión podrían operar al interior del grupo que nos habíamos acercado a esta sesión. Desde la Educación Popular se nos invita a nombrar lo que suele quedar oculto. Revisamos si aspectos vinculados al sistema sexo/género, a la edad, a la realidad lingüística o nuestra experiencia acumulada podrían afectar a la dinámica del grupo o a cómo se produce la participación a lo largo de la sesión. Visibilizar los poderes, traerlos al plano de lo visible, para trabajar con ellos. Y así, empezamos a dar forma a esa idea de emancipación que trae la Educación Popular.

La Educación Popular parte de lo que la gente sabe. Por tanto, siguiente paso: revisar qué conocimientos hay en el grupo sobre el tema que nos convocaba. En la Educación Popular se valoran los conocimientos previos y se construye a partir de ahí, para que todo lo aprendido pueda tener sentido en nuestra vida. Tras compartir lo que cada una conocíamos sobre Educación Popular, la facilitadora nos devolvió su experiencia y pudimos tener un mapa más completo. Entre otras muchas ideas, la Educación Popular es un proceso de diálogo, es una corriente de pensamiento y acción, una forma de acompañar un proceso de continua transformación que desde planteamientos integrales (emociones, cuerpo, experiencia, mente…) busca contextualizar los contenidos para un mayor compromiso social y político.

No existe una única manera de Educación Popular, la invitación es a recolocarnos desde una mirada distinta. En los siguientes ejercicios, no tardan en aparecer anécdotas, experiencias previas que ilustran lo difícil que es apostar por estos caminos cuando hemos sido educadas en “sistemas bancarios” (en los que el que sabe deposita conocimientos sobre los que no). Terminamos reflexionando sobre ese difícil equilibrio de retarnos y cuidarnos al mismo tiempo cuando queremos facilitar procesos de aprendizaje. La Educación Popular se construye haciendo.

Educación Popular, una propuesta para la emancipación social

En lugar de favorecer la construcción de pensamiento crítico, el modelo educativo hegemónico parece más interesado en serle útil a los intereses del mercado.  Sus valores, contenidos y metodologías acaban siendo correas de transmisión de nuevas opresiones, y no siempre nos damos cuenta. Ante esta situación, la Educación Popular surge como propuesta de emancipación que nos permite construir otros caminos posibles no sólo en el ámbito de la pedagogía, sino también como forma de estar en el mundo. Una oportunidad para construirnos como sujetos y sujetas activas en los procesos de aprendizaje, y entendiendo que el proceso pedagógico tiene que estar al servicio de la transformación social.

 

Para poder adentrarnos en este tema, en la próxima sesión de la Escuela de Activistas contaremos con la facilitación de Beatriz Casado, investigadora militante, antropóloga y enfermera. Ha trabajado y colaborado con diferentes organizaciones y movimientos sociales en procesos de educación popular, investigación-acción-participativa, dinamización comunitaria y formación política. De su mano, podremos conocer los principios de la Educación Popular. La asistencia a esta sesión es libre y gratuita, pero es necesario inscribirse con antelación: envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas.

 

Sesión 2: Educación popular, una propuesta para la emancipación social

Facilita: Beatriz Casado Baides

Fecha: 28 de febrero de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Escuela de activistas para profesorado y personal investigador en cooperación al desarrollo y gestión de TFG en cooperación

La escuela de activistas  se concibe como un espacio de intercambio de conocimiento y herramientas para la cooperación al desarrollo y la transformación social. Dirigida a profesorado y personal investigador con interés en dichas temáticas, parte de la siguiente premisa: es necesario generar conciencia crítica acerca de las injusticias sociales, tanto a nivel local como global, así como con enfoque Sur y Norte, para poder crear la voluntad de transformarlas desde la Universidad.

 

Se desarrollará a lo largo de 2019 a través 9 sesiones monográficas de 2 horas duración, impartidas por diversos colectivos y personas que abordarán temáticas relacionadas fundamentalmente con la equidad de género, utilizando metodologías participativas y de reflexión-acción. La asistencia a cada una de las sesiones es libre y gratuita, pero es necesario inscribirse con antelación. Las temáticas concretas y fechas de las próximas sesiones durante el curso 2018/2019 son:

Sesión 1: Nuevas masculinidades en el ámbito científico-tecnológico

Imparte: Sorkin, Alboratorio de Saberes / Jakintzen Iraultegia

Fecha: 24 de enero de 2019, jueves

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

 

Para inscribirte envía un correo electrónico a info.bilbao(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar en la sesión.

Escuela de Activistas: Tecnologías para el Desarrollo Humano

4ª sesión de la Escuela de Activistas:  trabajaremos el tema de las tecnologías apropiadas para el desarrollo humano a través de una tertulia en la que podremos compartir las dudas y reflexiones con expertos y expertas que llevan trabajando tiempo con ello.
¡Os esperamos el día 4 de mayo a las 19:00 horas en la Ekoetxea!