Armas para hablar con Dios vía Twitter

Estaba viendo las imágenes de la acción contra la colaboración de la UPV/EHU con la industria armamentísticas y recordando el resto las acciones que se han venido haciendo entorno a “La guerra empieza aquí” en Euskadi. Instintivamente me salta la pregunto si alguna de esas armas o piezas tecnológicas que se ingenian en Euskadi viajarán a México para después ser vendidas a El Salvador, que las pagaría con un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica.

Digo pagaría porque la Asamblea Legislativa no ha aceptado el préstamo de 109 millones de dólares que el Presidente del Gobierno, Nayib Bukele, quiere para comprar entre otros un buque, algún que otro helicóptero y varias decenas de drones. Dice que con eso va a combatir la violencia que campa a sus anchas por el país. Nada que ver con las desigualdades históricas o estructurales. Según él no. Por eso reduce en educación, salud y todos los programas sociales. Pero aumenta el presupuesto en políticas de mano dura y publicidad para el gobierno. Sí, publicidad.

El Presidente que no acepta un no. El Presidente que dijo traer Nuevas Ideas continua amenazando, militarizando y reprimiendo. El Presidente que no da ruedas de prensa y que hace las cosas por Twitter se ha mosqueado. Y es que en realidad quizás su objetivo no es conseguir ese dinero (1).

En diciembre de 2019 La Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa acordó una amnistía fiscal que favorecerá a empresas y personas naturales deudoras al Ministerio de Hacienda. Recaudarán más de 100 millones, pero se estima que están perdonando a quienes más tienen y quienes más deben, alrededor de 600 millones. Nayib Bukele firmó ese acuerdo. Podría parecer entonces que sobra el dinero.

Si por dinero no es, quizás pueda ser por ansías de poder. Quizás por querer cambiar la Constitución para perpetuarse (2). Demostrarle al mundo que él puede hacer lo que quiera. Es impune. Esconde escándalo tras escándalo,incapacidad de su gabinete, corrupción, falta de transparencia… con escándalos más grandes. Hasta el punto que se ha atrevido a irrumpir en la Asamblea Legislativa con militares y sentarse en el lugar asignado al del Presidente de la Asamblea. Algunos rumores dicen que sí, que estaba decidido a tomarlo todo. Pero que fue tanto el alboroto internacional y de aliados suyos que a última hora tuvo que calmarse. No porque Dios le hablase y le pidiese paciencia, si no porque ni siquiera los golpistas internacionales más conocidos de Latinoamérica le apoyaron. Le dijeron que era demasiado lo que estaba haciendo. Así que él, que hace menos de un año dijo no profesar ninguna religión, ahora habla con Dios. Y lo más extraño, Dios le habla a él.

Fuente: EPA

La Asamblea sigue pidiendo la separación de poderes y que el Presidente del gobierno entienda que no puede forzar ninguna decisión en el Salón Azul. Menos, entrar tomando a broma la democracia que costó años de dictaduras y una guerra civil de 12 años (1980-1992) en la que los militares fueron responsables de las masacres más grandes de Latinoamérica. ¡Qué poca memoria!.

El tercer poder aunque ha tardado un poco, ya se pronunció. La Corte Suprema ha declarado inconstitucional el accionar de Bukele. Incluso le prohíbe continuar usando la fuerza. Pero esto ya no tiene marcha atrás. Bukele que a siete meses de tomar el poder aún no tiene un plan de gobierno, ha mostrado quién es y no se va a conformar con que las instancias internacionales, la Corte Suprema, la población civil o ese presunto Dios con el que ahora habla le diga que “paciencia” o que “¡así no!”.

Se vienen tiempos revueltos en un país donde la violencia ha marcado su historia, su memoria colectiva y sus luchas. En el pasado y en el presente. Luchas por la consecución de derechos, luchas por la no militarización. Eslogan que ya marca el próximo 8 de marzo “feministas contra el militarismo y en defensa de un estado laico”.

(1) Siete claves para entender la crisis de poderes en El Salvador

(2) “Podría pensar que esta tensión creada no es por el préstamo, sino porque se pretende cambiar la Constitución”

Las empresas de la muerte no son bienvenidas UPV/EHU, ¡detén la colaboración con la industria armamentística!

Hoy, 6 de febrero, nos hemos concentrado en las puertas de San Mamés con motivo de la Jornada de empleo y presentación de empresas organizada por la Escuela de Ingeniería de Bilbao de la UPV/EHU. La razón de dicha protesta es que, en esta actividad en la que se muestra al alumnado posibles salidas profesionales, se encuentran varias empresas con actividades en la industria armamentística.

En la presente jornada, alumnas/os y graduadas/os tendrán la oportunidad de entablar contacto con algunas empresas con actividades relacionadas con el desarrollo armamentístico, tales como Sener o ITP. De esta forma, se intenta normalizar el trabajar y tener colaboraciones con empresas participes de forma directa o no tan directa en la destrucción de otros pueblos. Frente a esto, queremos manifestar que, bajo la excusa del trabajo, de la investigación o del desarrollo, no todo es legítimo. Desde la dirección de la UPV/EHU son frecuentes las menciones a los valores, la ética, la responsabilidad social, el respeto… pero, al parecer, no supone mayor problema tomar parte en actividades que tienen como consecuencia la muerte y destrucción a miles de kilómetros de aquí, canalizando una parte del conocimiento desarrollado en la universidad pública hacia las mismas.

Este tipo de eventos no son nuevos, como tampoco lo son las colaboraciones con la industria armamentística y el militarismo por parte de la UPV/EHU y, especialmente, por parte de la Escuela de Ingeniería de Bilbao. Estos últimos años la UPV/EHU ha organizado algunos seminarios con el Ministerio de Defensa1, ha participado en la regata para realzar la figura de Elcano mediante la presencia del velero El Saltillo junto a un buque de la Armada2, es parte de la Plataforma Tecnológica Aeroespacial Española junto a diversas entidades del Ministerio de Defensa y la industria armamentística3, y tiene acuerdos y colaboraciones con diversas empresas con participación en la industria armamentística para la investigación y para la realización de prácticas por parte del alumnado.

En este sentido, la postura de la dirección es hipócrita, negando unas relaciones que están en algunos casos documentadas y disponibles (en cualquier caso, la mayoría de contratos y colaboraciones no son de acceso público; de serlo, la lista sería más extensa), argumentando que están dentro de la legalidad o que no están dirigidas a actividades bélicas. Por poner un ejemplo, en la sesión del Claustro universitario de noviembre de 2019 se formuló una pregunta en relación a la política de investigación e innovación y las practicas responsables enunciadas por el equipo de gobierno, inquiriendo si dichas prácticas responsables incluyen no colaborar con empresas y entidades relacionadas con la industria armamentística. La respuesta fue negar la mayor, indicando que, hasta el momento, no se ha considerado necesario adoptar ese tipo de medidas porque no se han realizado colaboraciones entre la UPV/EHU y otras entidades que tengan relación con la industria armamentística. Pero la negación no puede ocultar la realidad.

Por todo ello nos hemos concentrado hoy aquí, para decir que no son bienvenidas las empresas que se enriquecen sobre la destrucción de otros pueblos y la muerte de personas, para pedir que la dirección de la UPV/EHU deje de mirar a otro lado y/o justificar dichas colaboraciones, y para exigir que suspenda las relaciones con empresas y entidades ligadas al militarismo y la industria armamentística.

Que el lema de la UPV/EHU no sea “Gerra eman eta zabal zazu”.

Plataforma “UPV/EHU, moztu kolaborazioa”

Huelga 30E: Soberanía para el cambio social

«El derecho de huelga se consigue haciendo huelgas; el derecho de reunión, reuniéndose; el derecho de asociación, asociándose; y todos estos atributos de la libertad, es únicamente la acción de masas la que puede acabar imponiéndolos.»

Marcelino Camacho (1976)

El actual sistema neoliberal pone la economía en manos de los intereses del mercado y de la banca, lo que conlleva una distribución cada vez más desigual de la riqueza y recortes en derechos sociales y en condiciones laborales. Los logros conseguidos mediante las luchas populares y obreras del siglo XX se van viendo destruidos en los últimos años con las reformas laborales y de pensiones. Esas medidas dan más poder al capital a costa de reducir los recursos necesarios para garantizar el acceso de las personas a unas condiciones de vida digna.

Según datos del Gobierno Vasco actualmente unas 200.000 personas viven en riesgo de pobreza en la Comunidad Autónoma Vasca; entre 2016 y 2018 la pobreza ha aumentado un 48%, las personas pensionistas han perdido un 6% su poder adquisitivo y el 92% de los nuevos contratos son temporales. Además, ha habido un debilitamiento del sector público con recortes en sanidad y en educación así como una privatización de los servicios públicos.

Por todo ello, las entidades firmantes de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, una iniciativa compuesta por movimientos sociales y varios sindicatos, han convocado una huelga el próximo jueves 30 de enero al que Ingeniería Sin Fronteras País Vasco – Euskal Herriko Mugarik Gabeko Ingeniaritza nos adherimos. Reivindicamos un empleo de calidad y la defensa de los derechos sociales, es decir, unas condiciones de vida dignas.

Concretamente, la huelga reivindica una derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012, una salario mínimo de 1.200€ con la reducción de la jornada a 35 horas semanales, acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, volver a la jubilación a los 65 años y con una pensión mínima de 1.080€, y que los trabajos domésticos y de cuidados sean dignificados y dispongan de derechos iguales al resto de empleos.

Además, la deriva de la mercantilización de la educación, que en el ámbito universitario se prolonga hasta las etapas de investigación, asocia de manera perversa la juventud con la precariedad con contratos basura y la explotación al conseguir un empleo, fruto de las últimas reformas laborales.

Y como se emana en las bases de la propia articulación de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, la garantía de unas vidas dignas y sostenibles parte de la solidaridad, la justicia y la igualdad entre las personas y los pueblos.

Las cosas se pueden y se deben hacer de otra manera. Hay que cambiar las prioridades de la acción política e institucional y poner a las personas y sus intereses por encima de los intereses del mercado y al trabajo por encima de los intereses del capital.

Privacidad y seguridad para activistas en tiempos de la sociedad digital

Convocatorias que se mueven a través de redes sociales, movimientos sociales que se conectan y fortalecen usando espacios virtuales, páginas webs que nos muestran en tiempo real dónde se encuentra la policía… La sociedad digital también ha modificado la forma de funcionar de buena parte del activismo social. Las protestas en Hong Kong o las acciones coordinadas en Catalunya a través de Tsunami Democratic nos ponen sobre la mesa nuevas maneras de entender la protesta ciudadana, teniendo Internet como espacio de coordinación. Pero, ¿a qué nos exponemos cuando hacemos uso de una tecnología que nos vigila constantemente?, ¿hasta dónde puede penetrar el cappitalismo dentro del ADN activista sin nosotras saberlo?

En la próxima sesión de la Escuela de Activistas, desgranaremos los aprendizajes que nos han dejado experiencias como las de Hong Kong o Catalunya e indagaremos sobre las potencialidades y riesgos que supone el activismo vía app. Para profundizar sobre los retos de privacidad y seguridad a los que nos enfrentamos, nos acompañará Dabid Martinez, hacktibista, especialista en software libre y activista por la Soberanía Tecnológica. Si te interesa reflexionar en colectivo sobre este tema, te invitamos a la sesión del próximo viernes 31 de enero.

Para participar, envíanos un correo electrónico a hezkuntza(arroba)euskadi.isf.es indicando en el asunto ESCUELA DE ACTIVISTAS y señalando la motivación de participar. Para poder asistir, no es necesario haber acudido a sesiones anteriores de la Escuela de Activistas. ¡Te esperamos!

Sesión: Privacidad y seguridad para activistas en tiempos de la sociedad digital

Imparte: Dabid Martínez

Fecha: 31 de enero de 2020, viernes

Hora: 17:00-19:00

Lugar: Escuela de Ingeniería de Bilbao, aula P1G1

Idioma: castellano

La Transición Energética Democrática a examen en 15 países

El proyecto TRADENER (Transición Energética y Democracia) conformado por Ekologistak Martxan, Ingeniería Sin Fronteras País Vasco/Mugarik Gabeko Ingeniaritza (ISF/MGI) y el grupo de investigación Parte Hartuz de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) dentro del trabajo de estos tres últimos años, ha realizado estudios sobre la Transición Energética Democrática en distintos países y lugares elegidos por su relevancia o por nuestra conexión con ellos desde el ámbito académico y/o activista.

Partimos del presupuesto de que es preciso y obligatorio una transición energética que supere nuestra dependencia de los combustibles fósiles (y otras formas de gran impacto como la nuclear, hidroeléctrica o los agrocombustibles) pero que también debe ser democrática. Para ello creemos que debe tener en cuenta a todas las personas, y por el carácter global de la sociedad en la que vivimos eso supone incluir en la ecuación también a otros países, regiones, comunidades y ecosistemas que cuentan muy poco en la política global en cuanto a tomar decisiones o disfrutar de los recursos, energía, etc.

Los casos han sido producidos por personas del equipo investigador de TRADENER o de otras universidades y organizaciones. Todos ellos nos ofrecen una imagen muy completa del actual estado de la energía y también de esa transición que anhelamos, que ya ha calado en las instituciones, pero que como de estas investigaciones se desprende, tan poco se ha desarrollado. Es de destacar su nulo desarrollo en el Sur, que nuevamente es escenario de expolio, de destrucción y contaminación, de conflicto social, y excluido de políticas de mejora ambiental.

En este proyecto se incluyen los siguientes casos:

Dentro de ese concepto amplio que es la Transición Energética y Democracia, y que como decimos hoy en día es asumida por organizaciones políticas e instituciones, señalamos algunos elementos concretos en los que hemos basado nuestra investigación y que se incluyen en cada investigación, en mayor o menor grado.

En cuanto a las temáticas abordadas se encuentran:

  • Transición (energía).
  • Seguridad y soberanía
  • Justicia Climática
  • Acceso/pobreza energética
  • Gobernanza: gestión pública, remunicipalización, nacionalización, cooperativas
  • Tecnología (apropiada, etc).
  • Normativa

Entre los actores con diversas responsabilidades y variado impacto se evalúan a:

  • Empresas Transnacionales (ETN)
  • Minorías sociales/Población indígena
  • Trabajadoras y trabajadores
  • Mujeres
  • Cooperativas
  • La banca
  • Personas usuarias

Entre los procesos y fases en los que la energía se utiliza y tiene también diferentes efectos, grados de participación, etc. se tienen en cuenta:

  • extracción, producción, transporte y distribución
  • financiación /comercialización
  • militarización, represión y criminalización
  • deuda ecológica
  • economía energética
  • movimientos sociales
  • gobernanza

DIVERSIDAD SEXUAL Y DE GÉNERO

Artículo escrito por Pamela Gusqui Machado, estudiante del XX. Seminario de Desarrollo, Cooperación y Tecnologías para el Desarrollo Humano

A lo largo del tiempo, la sexualidad, la identidad sexual y áreas similares han sido objeto de discusión de argumentos a favor o de rechazo, de que es lo correcto o que es lo que va en contra del modelo implantado en la organización social basada en el fundamentalismo identitario.

Actualmente existe una amplia información sobre el universo de la sexualidad y sus diferentes matices, que se va ampliando cada vez más, a pesar de tener acceso a tanta información ¿Qué tanto sabemos sobre Diversidad Sexual y de Género (DSG)? Comenzamos con la base de que el sistema desde pequeños nos ha implementado la idea en nuestro cerebro en que existen hombres y mujeres, de género masculino y femenino, heterosexuales y como algo arriesgado y abiertos de mente se ha dicho que existen personas homosexuales, con dicha información, empecemos con preguntas “tan simples”, ¿Cómo te defines? ¿Qué es para ti diversidad? ¿Qué es sexualidad? ¿Qué es Diversidad Sexual de Género? Ahora que te las planteas ves que estas dudas que durante muchos años se han hecho muchas personas, su respuesta han sido basadas siguiendo un modelo dominante la “heterosexualidad” y un asunto binario.

Fernando Altamira menciona que la DSG, desde el marco de un modelo de Desarrollo dominante viene dado desde donde él llama la triada de la exclusión, que es neoliberal, etnocéntrico y heteronormativo. Con base en la heteronormatividad se rige un sistema que controla o que piensa que puede hacerlo, estableciendo lo que está bien o lo que está mal, determinando lo que queda fuera (extramuros) o dentro (intramuros) del sistema. Lo que pocos vemos es que esto no solo afecta a la comunidad LGTBI, o al tipo de sexualidad, identidad o género con el que te identifiques, pues este es un sistema que se le ha atribuido el derecho a ubicarte como pieza de un puzle que si no encajas en un determinado estereotipo te excluye. Cuando algo se escapa a las categorías se sexo, de género o de erotismo produce que exista rechazo, no aceptación de la sociedad, ataques homofóbicos o incluso una lucha interna en querer encajar en el estereotipo ideal. Añadido a esto se ha podido ver que este modelo binario ha incidido en la toma de decisiones de organizaciones, gobiernos, religión, ONG, y un amplio etcétera, lo que te hace pensar ¿realmente nos estamos planteando como sociedad un modelo alternativo al dominante?

Como una solución alternativa se plantea la interseccionalidad, la cual permitiría identificar la vida de aquellas personas que no se enmarcan en una línea y que no entran en un grupo identificado, con esto se busca que la diversidad y la no normatividad puedan interpretarse como un derecho a la diferencia y a la singularidad de cada ser humano, que las etiquetas sean necesarias para identificar a los grupos que existen, más no para enfrascarlos en un determinado modelo.

Puede no ser una tarea sencilla, ya que es revolucionar y evolucionar lógicas culturales que se han manejado y enraizado durante siglos, pero debemos ser el cambio que queremos ver, debemos ser parte de la cooperación transformadora no normativa, de una manera que no sea el modelo dominante quien marque el compás a bailar y entender que un aporte por más pequeño que sea, repercutirá en la sociedad. Aunque consideres que entras en el modelo dominante, o si estas en el margen, o que cumples con los estereotipos de la sociedad, o si eres LGTBI, es un trabajo que debe realizarse conjuntamente, el entender y transmitir que no todo es blanco o negro, no existe algo bueno o malo, y sobre todo que no es un tema binario, que en la Diversidad Sexual de Género, somos personas interseccionales con diferentes matices.

Nos unimos a la Cumbre Social por el Clima

ISF-MGI estará presente en la Cumbre Social del Clima junto al resto de activistas de la Federación Ingeniería Sin Fronteras, tanto en la manifestación del 6 de diciembre como en la Cumbre Social por el Clima que se celebrará en los días posteriores, la cual se ha tenido que organizar en tiempo récord.

Como queda plasmado en el llamamiento de la cumbre, la #COP25 ya parte de relegar a los movimientos sociales desplazando desde Chile a Madrid. En el reto de esta Emergencia Climática, los diversos gobiernos mundiales (en los múltiples niveles administrativos) no están siendo referentes, ya que los derechos no se satisfacen a base de simple #greenwashing. Son los movimientos sociales organizados los que llevan la defensa de los derechos y marcan los retos reales hacia la justicia climática. 

La comunidad científica también ha señalado que el cambio climático va a afectar sobremanera a los colectivos ya vulnerados. Otra vez más, hay que actuar sobre estas desigualdades a lo largo y ancho del mundo asumiendo nuestros privilegios y nuestras responsabilidades, y tomando compromisos con la justicia climática.

Como se recordaba en el último encuentro de Ingeniería Sin Fronteras en Valladolid, la tecnología no nos salvará de la Emergencia Climática, llevamos años deconstruyendo ese imaginario, ya que en los pueblos y comunidades los derechos y la justicia social se abordan en el día a día con compromisos, la solidaridad y la acción colectiva. ISF-MGI ha cumplido recientemente 25 años en esos quehaceres. ¡Seguimos con ello!

Sigue y apoya la cumbre desde las redes sociales de las organizaciones sociales: https://cumbresocialclima.net/

Reflexión sobre economía ecológica

Artículo escrito por Iñigo Ubierna

En primer lugar cabe destacar que la económica ecológica empieza a adquirir una mayor relevancia en los últimos años, gracias al aumento de la consideración de la población sobre la crisis ambiental a la cual nos estamos enfrentando. Es por eso, que somos conscientes que se debe de llevar a cabo una transición energética, ya que el modelo energético actual difícilmente pueda seguir siendo viable durante más tiempo, aunque no en la medida que lo deberíamos de ser. 

Por esto mismo, de primera mano todos nos debemos hacer una reflexión sobre la cantidad de recursos que empleamos y la necesidad de utilizar los mismos, ya que muy difícilmente sin reducir nuestras necesidades (si, digo necesidades porque en eso lo hemos convertido) dificilmente se puede resolver algo. 

Encuentro muy complicado definir la forma de frenar la situación actual, llevando a cabo medidas duraderas, ambientalmente sanas y económicamente viables. Ya que, la tecnología existente demanda gran cantidad de recursos y ambientalmente no termina de ser sostenible, ya que tanto en el lugar de extracción de los materiales necesarios para su construcción como durante su vida útil no suelen ser sostenibles. Además si incluimos la variable social, la complejidad aumenta considerablemente. 

En mi opinión, la solución a los problemas que presentamos no radica en un único modelo como la electrificación de la producción energética (calor, movimiento..) como se está planteando en muchos casos, como los hemos conocido hasta ahora, empezamos con la biomasa, seguimos con el carbón y petróleo y actualmente estamos agotando las reservas de gas natural. Por esto mismo me imagino un futuro con un amplio rango de tecnologías variables y eficientes en base al lugar de aplicación de la misma. Ya que mediante la eficiencia y en la optimización de los recursos quizás tengamos una oportunidad. Aunque deberemos de buscar el nexo común entre todas las tecnologías para evitar las perdidas energéticas (aumento de CO2), materiales (finalización de los recursos), sociales( reducción de los derechos) 

Para finalizar, creo que se trata de un tema al que se le da una importancia muy pequeña y realmente tiene implicaciones muy notables a todos los niveles de nuestra sociedad, por lo que animaros a darle una vuelta y comentarlo con amigos y demás, para que en un futuro no muy lejano tenga una mayor relevancia, que los rescates a los bancos, el desarrollo del turismo y otras grandes distracciones.

Tecnologías para el Desarrollo Humano

Artículo de Ondiz Zarraga

Cuando pensamos en la ciencia, solemos imaginarla como algo pulcro, ordenado y objetivo, ajeno a la irracionalidad y subjetividad que caracterizan a la sociedad. Su hija, la tecnología, comparte en nuestra visión esas mismas características, aparte de una personalidad propia que la lleva a evolucionar de manera ajena al ser humano, que se ve en la necesidad de adaptarse a ella.

Esta concepción de la ciencia y la tecnología nos permite a los ingenieros olvidarnos de que somos personas y de que, como tales, acarreamos un contexto, y, así, vivimos felices en nuestro pequeño mundo de respuestas exactas. Pero es peligrosa. Especialmente cuando la mayor parte de los problemas que sufre actualmente la humanidad (acceso al agua y a la energía, gestión de residuos …) son problemas tecnológicos y somos precisamente las personas técnicas las que estamos tomando decisiones que empujan al mundo en una dirección concreta. Lo hacemos, además, tendiendo a la intervención tecnológica, sin pensar antes en las implicaciones éticas, considerando cualquier efecto negativo que hemos provocado un daño colateral inevitable.

Me pregunto por esto si de verdad pretendemos que la ingeniería sirva a su objetivo de resolver los problemas de la sociedad. Si es así, necesitamos empezar a incluir otros aspectos en nuestros análisis. De la misma manera que discutimos los aspectos económicos y técnicos de cualquier artefacto, deberíamos preguntarnos quién tiene acceso a la tecnología que estamos desarrollando y a quién deja fuera, a los intereses de quién responde, si debemos crear algo solo porque se pueda y otras cuestiones complejas que nos afectan y que solemos obviar por no considerarlas parte de nuestro trabajo.

No tenemos excusa: las herramientas tanto teóricas como prácticas que necesitamos en muchos casos ya existen. Pienso, por ejemplo, en las tecnologías adecuadas, un concepto que nos acompaña desde los 70 y que jamás oí mencionar en mis diez años de educación técnica. Voy más allá: la única vez que me hablaron en un ambiente académico de la (no) neutralidad de los saberes científicos y los intereses que tienen detrás o se cuestionó el papel que tiene la tecnología en la sociedad fue en una clase de filosofía cuando tenía quince años.

En definitiva, creo que para hacer bien nuestro trabajo no necesitamos respuestas más exactas sino mejores preguntas. Solo cuando empecemos a preguntarnos explicítamente por qué hacemos lo que hacemos dejaremos de disfrazar de decisiones técnicas aquellas que son en esencia éticas y políticas.