Entradas

Patriarcado y heteronorma como condicionantes de la construcción científica

Con el título La ciencia diversa es mejor ciencia, el pasado 11 de marzo Lydia Gil, divulgadora científica y documentalista, dinamizó una sesión en la que nos hizo reflexionar sobre la importancia de revisar la imagen que se nos proyecta de las personas en el ámbito científico. 

Ser científico o científica es una profesión muy valorada. De hecho, en el Estado Español la valoración de esta profesión está solo por detrás de ser médico o médica. Pero, ¿qué imagen nos viene a la cabeza cuando imaginamos a una persona científica? Esta pregunta se la plantearon a un centenar de niños y niñas y les pidieron que la dibujaran. El resultado fue la de un hombre, de avanzada edad, blanco, heterosexual y con pinta de friqui. 

Este es el reflejo de los referentes que tiene la sociedad de las personas científicas. Lydia nos comentaba que, por ejemplo, en los libros de textos solo el 7,5% son mujeres; que sólo 2 de cada 10 biografías en la wikipedia son de mujeres; o que sólo 1 de cada 5 columnas de opinión está firmada por una mujer. Estas cifras son aún menores dentro del ámbito científico.

¿Dónde están las personas con sexualidades e identidades diversas en la ciencia? ¿Cómo les condiciona su identidad de género y su sexualidad en su trabajo científico? Las personas científicas son muy diversas: mujeres, gente joven, personas racializadas, del colectivo LGTBI, etc. Pero, o bien están invisibilizadas, o bien se las destaca por uno de estos rasgos en vez de por su labor científica. No es extraño leer titulares como «Una mujer gana por primera vez el ‘Nobel’ de matemáticas» o «El refugiado que ganó el premio noble de las matemáticas».

Es importante y necesario visibilizar que la ciencia es diversa, que las personas científicas son diversas, porque como dijo Lydia, las niñas no pueden convertirse en aquello que no pueden ver. Es imprescindible crear referentes diversos y en esta tarea tenemos que poner energía. La ruptura de los estereotipos implícitos de género y de la inercia de la heteronorma son dos caminos en los que todavía quedan muchos obstáculos que sortear. 

La ciencia diversa es mejor ciencia

Está científicamente demostrado, la ciencia diversa es mejor ciencia. Los estereotipos implícitos y desigualdades de género persistentes en el ámbito científico tecnológico siguen impactando sobre los cuerpos de personas históricamente invisibilizadas, provocando pérdida de talento por el camino, peores resultados científicos y escasos referentes. Hoy por hoy, seguimos teniendo una ciencia que pretende hacer frente a los múltiples desafíos de nuestros tiempos sin atender a la diversidad de realidades que los habitan. 

A un mes del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y en la semana del 8 de Marzo queremos dedicar un espacio para acercarnos a propuestas que construyen una ciencia más inclusiva, (re)descubriendo a las protagonistas de la divulgación científica en todas las áreas de conocimiento. De la mano de Lydia Gil, divulgadora científica y documentalista, dialogaremos en torno a las raíces que explican la invisibilización de determinados sujetos políticos en el ámbito científico tecnológico. A su vez, conoceremos el trabajo que Lydia Gil ha realizado en #MujeresDivulgadoras y #CienciaArcoiris para conocer el trabajo que realizan mujeres y comunidad LGTBIQ+, así como las situaciones a las que se enfrentan en un mundo profundamente atravesado por el patriarcado y la heteronorma. 

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: La ciencia diversa es mejor ciencia

Imparte: Lydia Gil

Fecha: 11 de marzo, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano

Reflexión sobre “¿Por qué las mujeres no quieren escribir en The Conversation?”

Este artículo de Lorena Fernandez, publicado en The Conversation trata sobre la desigualdad social, laboral, económico y estado de invisibilidad de las mujeres trabajadoras.

El texto comienza relatando la curiosa y a la vez repetida frase “¿Por qué no hay mujeres? Porque ellas no quieren”. El hecho de que sea curioso es porque cuando esta frase toma lugar en una conversación no suele haber presencia femenina.

Estereotipos de género en ciencia y tecnología

Hagamos un ejercicio de sinceridad, ¿qué es lo primero que nos viene a la mente cuando hablamos de una persona matemática o científica? Esta misma pregunta les hicieron a niños y niñas en dos épocas diferentes, para que plasmasen en un dibujo la idea que tenían de las personas que se dedican al mundo de la ciencia y la tecnología. Aunque los resultados fuesen más positivos en el segundo estudio, en ambos casos, la cantidad de mujeres que se reflejaban en los dibujos era mayor cuando los dibujaban niños y niñas menores de 6 años, y eran en la gran mayoría, las niñas quienes las dibujaban. Cabe destacar que en la mayoría de dibujos, aparte de ser hombres los protagonistas, eran blancos, vestían batas blancas y llevaban gafas.

Como venimos diciendo durante años, son los estereotipos de género los que hacen que las niñas desde muy pequeñas se dejen de interesar por la ciencia y la tecnología. En 2015 se hizo un estudio donde se diferenció entre dos tipos de estereotipos: los explícitos y los implícitos. Los explícitos están relacionados con las percepciones y creencias conscientes, mientras que los implícitos son más profundos, inconscientes pero potentes en su influencia sobre la conducta. Estos segundos son los peores de eliminar porque no los reconocemos, nos molesta que nos los señalen; la interpelación nos duele, y eso evita el cambio en la persona.

Marta Macho subrayó la importancia de que las mujeres estén en el mundo científico, y en igualdad de condiciones que los hombres, ya que sin ellas, gran parte de la realidad se pierde, y la vida y la salud de las personas empeora. Este hecho se ve reflejado en que la persona estándar en los prototipos de fabricación de vehículos o en medicina es un hombre de 80 kg. Ese modelo, al ser un reflejo falso de la sociedad, tiene consecuencias negativas para las personas que no lo cubren. Por eso es importante no alimentar los estereotipos e incidir en su eliminación desde la niñez, no haciendo creerles por ejemplo en que los niños son geniales por naturaleza y que las niñas  solo siendo trabajadoras van a poder conseguir lo mismo que ellos, como se ve el la conocida saga de Harry Potter con los personajes de Harry y Hermione.

Si no tuvisteis la oportunidad de acudir a la sesión, podéis verla aquí.

Estereotipos implícitos y desigualdades de género persistentes en el ámbito científico tecnológico

Con los exámenes de acceso a la universidad a la vuelta de la esquina, seguro que muchas y muchos estudiantes están reflexionando sobre la carrera que elegir, el ámbito laboral en el que involucrarse. ¿Hasta qué punto se trata de una cuestión de gustos o vocación o más bien de la presión de la sociedad en la que vivimos? Difícilmente unas y otros van a elegir con libertad en un contexto tan lleno de estereotipos que empujan a las chicas a espacios de letras y a los chicos al ámbito científico-tecnológico. ¿Esta división generizada no es cosa de décadas pasadas? Ojalá…

Por un lado, la escasa presencia de mujeres en algunas disciplinas, por otro, la falta de visibilidad de las que existen y han existido, lleva a que los hombres sigan siendo asociados de manera automática con la ciencia. Este tipo de estereotipos implícitos facilita la persistencia de desigualdades y discriminaciones en el ámbito científico tecnológico. En una sesión pensada desde la reflexión colectiva y la participación lúdica, contaremos con Marta Macho, profesora de la UPV/EHU y divulgadora científica responsable del blog Mujeres con Ciencia.  ¿Nos acompañas?

A la espera de poder recuperar nuestras sesiones presenciales, seguimos optando por una videoconferencia a través de la plataforma Jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: Estereotipos implícitos y desigualdades de género persistentes en el ámbito científico tecnológico

Imparte: Marta Macho

Fecha: 28 de mayo de 2020, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano