TpDH en la comunidad rural de El Rodeo

Artículo escrito por Aitor Artaraz

En la segunda hora del día 16 de octubre tuvimos la suerte de tener la continuación acerca de la charla sobre Tecnologías para el Desarrollo Humano. Después de que Joseba nos explicara todo de una forma más teórica, en la segunda hora Iratxe nos compartió un caso práctico de El Salvador.

El caso práctico se sitúa en El Salvador, en concreto en la comunidad rural de El Rodeo, en el departamento Cabañas. Allí el objetivo era poner agua corriente a sus habitantes puesto que no la tenían y debían andar unos 10-15 minutos para ir a coger agua al pozo. El Salvador es un pequeño país que está en Centroamérica y que tiene una orografía montañosa y volcánica. Iratxe nos contó que al estar muy cerca del ecuador la tempera apenas oscilaba durante todo el año y que era muy constante en torno a los 25ºC debido a su clima tropical. A pesar de eso, el clima se divide en dos partes, en la época de lluvias y en la seca, cada una de ellas suele durar medio año y eso conlleva a 1800 mm de lluvia anual.

El proyecto de El Rodeo se basa en crear una red de agua mediante ayuda comunitaria, cada uno escoge un trabajo y ayuda a la comunidad. Para ayudar tienen distintas asociaciones como ADES (Asociación de Desarrollo Económico y Social), ADESCO (Asociación de Desarrollo comunal de El Rodeo), una organización de mujeres “Las Mariposas”. Aparte de eso, tienen la escuela de primaria de El Rodeo, el ayuntamiento de Victoria y el centro de salud de Santa Marta. Para empezar un proyecto como éste se necesita agua obviamente y en El Salvador usan un manantial. Desde allí mediante un sistema de cañerías se transporta el agua a un tanque de 25 m3, desde ese tanque se bombea mediante energía solar a otro tanque que se encuentra en una altura mayor (50 m3). Allí, se potabiliza el agua mediante un sistema de cloración y después de eso gracias a un sistema basado en gravedad se distribuye a todos los hogares. El sistema de bombeo es completamente solar, por lo tanto es un sistema completamente renovable y ayuda a bombear agua entre los depósitos que tienen una diferencia de altitud de 150 metros.

Por otro lado, en un sistema de este tipo se necesita también un sistema de saneamiento. Si no se hace un buen sistema puede ocasionar muchos problemas y para solucionar esto crearon unas biojardineras que purifican las aguas grises en unas más limpias. Es una solución sencilla pero muy efectiva.

Después de hablarnos sobre este caso práctico nos planteó unas ideas que la mayoría de las personas tenemos y nos explicó cómo son en realidad. Una de las ideas fue que muchos piensan que las Tecnologías para el Desarrollo Humano son solo para el sur, es decir países que no están tan desarrollados como pueden ser Estados Unidos o Alemania pero eso no es cierto. Otra de las creencias es que creemos que la tecnología es lo que nos va a salvar pero vemos que un uso inadecuado de la tecnología es exactamente lo que nos puede llegar a destruir.

Para acabar el seminario, hicimos una dinámica de grupo en la cual nos plantearon unas preguntas y entre todos teníamos que responder. Personalmente me gustó mucho este seminario debido a que estoy estudiando Ingenierías Renovables y creo que de esta forma podré ayudar a cuidar del planeta. El proyecto de El Salvador me parece muy bonito ya que todo lo que se consigue es gracias a los vecinos y un gran trabajo en equipo.

La interseccionalidad en el análisis y la intervención de las desigualdades: potencialidades y herramientas

El marco de análisis que nos ofrece la interseccionalidad nos permite visibilizar los distintos ejes de opresión/privilegio que nos atraviesan y la forma en la que éstos se cruzan. Con todo, resulta necesario mostrar la interseccionalidad no sólo como un cruce de desigualdades, sino como una herramienta para visibilizar problemáticas invisibilizadas y cuestionar aquello que no nos está dejando ver. Por todo ello, dedicaremos la próxima sesión de la Escuela de Activistas a profundizar sobre el enfoque interseccional y su potencial a la luz de las relaciones de poder que vehiculan nuestras prácticas de conocimiento/ activismo/ intervención. 

¿Qué aporta la interseccionalidad en el análisis y la intervención crítica de las desigualdades? De la mano de Uxue Zugaza, politóloga e investigadora de la Universidad del País Vasco, dialogaremos en torno a algunos potenciales analíticos de la interseccionalidad, reflexionaremos en torno al sentido que pueden tomar en nuestras labores de análisis e intervención, y analizaremos algunos ejemplos contextualizados y situados para reflexionar en torno al sentido que de una praxis interseccional. 

Esta sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: La interseccionalidad en el análisis y la intervención de las desigualdades: potencialidades y herramientas

Imparte: Uxue Zugaza

Fecha: 29 de octubre, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano

Apuntes sobre metodología cuantitativa en investigación feminista

Las metodologías de investigación feminista nos invitan a repensar las formas mismas de producir conocimiento, cuestionando los métodos con los que éste se construye. Son metodologías que nacen para poner en cuestión la neutralidad y el carácter racional de los saberes hegemónicos, evitando así caer en la falsa objetividad y universalidad de la que suele vestirse la ciencia.

En el Cuaderno de Trabajo Camino hacia la transformación social: Trabajos Fin de Grado y Trabajos Fin de Máster como herramienta de cambio” ya se apuntaban algunas pistas sobre cómo diseñar investigaciones desde perspectivas feministas. Asimismo, se señalaba la urgencia de clarificar la importancia de su uso, así como la idoneidad de generar espacios donde formarnos y familiarizarnos con estas herramientas y procesos. Así que nos hemos puesto a ello…

Retomando esa necesidad formativa, os queremos invitar a nuestra próxima sesión. Marta Luxán, profesora de la UPV/EHU y miembra de la Comisión Académica del Máster de Estudios Feministas y de Género, facilitará una sesión de reflexión práctica y teórica sobre la inclusión de enfoques feministas en las técnicas cuantitativas de investigación.

La sesión se realizará por videoconferencia a través de la plataforma Jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado), escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos por las redes!

Sesión: Apuntes sobre metodología cuantitativa en investigación feminista

Imparte: Marta Luxán

Fecha: 21 de octubre de 2020, miércoles

Hora: 18:00-20:00 (hora central europea, UTC+02)

Lugar: Sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: Castellano

PROBLEMATIZANDO LA TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA EN LOS ÁMBITOS DE COOPERACIÓN

Hay ciertas máximas que ya estructuran nuestra práctica como organización. La tecnología no es neutra, es un elemento complejo que pertenece a un sistema social. Llevamos varias sesiones indagando sobre esta idea, abordándola desde distintos frentes (feminismos, ecologismo, decolonialidad…). Hemos visto cómo al presentar la tecnología como un elemento neutral se consiguen esconder los mecanismos y relaciones de poder por las que se predefinen las metas de la sociedad. En la última sesión de la Escuela de Activistas, con la dinamización de Leire Vázquez Orobio, nos centramos en intentar desgranar cuestionamientos críticos básicos en las relaciones entre tecnología, cultura y cooperación.

En el foco del problema: la transferencia tecnológica. Sin ser una categoría monolítica, lo cierto es que esta práctica suele ser origen de tres tipos de desequilibrios: estructurales (maquinaria que requiere capital e infraestructuras), problemas de ritmos (confrontación entre tecnología y cultura) y ecológicos y de organización social (desvalorización de conocimientos autóctonos). Y en todos estos potenciales desequilibrios hay un elemento central que requiere de continua revisión: ¿qué papel vamos a ocupar como agentes del Norte que quiere acompañar procesos vinculados a tecnología en el Sur?

Ilustramos diferentes casuísticas a través de proyectos de cooperación concretos en los que el proceso de tutelaje de las organizaciones del Norte resulta sonrojante. Pero, ¿hasta qué punto no nos podemos sentir mínimamente identificadas en esas prácticas que revelan la colonialidad que habita en nosotras? Se abre el debate, un debate que viene a cuestionar nuestra propia identidad, nuestras prácticas profesionales y nuestra forma de entender la solidaridad internacional.

¿Quién defiende a quien defiende?

Tras realizar varios encuentros en los que pudimos conocer de primera mano la labor de defensoras del territorio y de los Derechos Humanos, nos queríamos preguntar por los mecanismos y redes de solidaridad que se activan para la protección de estas defensoras. ¿De qué forma operan? ¿Hasta qué punto están resultando adecuados? Muchas de las defensoras hacen frente a formas de violencia por motivos de género, como violencia sexual y amenazas, hostigamiento y campañas de difamación vinculadas a su condición de mujer. Ante esta situación, nos planteamos: ¿qué papel podemos desempeñar las entidades del Norte Global para dar apoyo en la defensa en la conflictividad?

Fernando Armendáriz, activista de derechos humanos de Protection International, nos comparte algunas de las claves que es importante considerar. Defender Derechos Humanos significa enfrentarse a poderes económicos, supone una lucha permanente contra todos los tentáculos que emanan del extractivismo. Se trata de una actividad de alto riesgo que, en el caso de las mujeres, cuenta con un extra de vulnerabilidad al no verse siempre acompañadas en su lucha por sus comunidades. En este contexto, Protection International propone un acompañamiento que fortalezca lo comunitario e incida en el ámbito internacional, pasar de los mecanismos de protección a las políticas públicas.

Al abrir el diálogo entre las asistentes, escuchamos testimonios desde distintas posiciones, desde defensoras que se han visto obligadas a alejarse de sus territorios por las amenazas recibidas, a activistas del Norte global que siguen repensando su forma de posicionarse en el tablero global de la solidaridad internacional. En este sentido, se incide en la importancia de revisar los privilegios desde los que partimos para poder hacer un acompañamiento adecuado a las personas que están en primera línea poniendo su cuerpo. Todavía nos queda mucho camino por recorrer en ese sentido.

Dinámicas que se han visto complejizadas ante una pandemia global por la que muchos Estados han encontrado la excusa perfecta para suspender muchas medidas de protección. Si aplicamos una perspectiva feminista, ligada a necesidades psicoafectivas, justo en momentos como el actual es más importante que nunca fortalecer las medidas de acompañamiento, apoyar en el sostenimiento emocional de defensores y defensoras, yprepararnos para el nuevo embate que se acerca ante una mayor privatización de los bienes comunes.

A más agresiones, más lucha y resistencia. Pero también, no nos olvidemos, más y mejor acompañamiento.

Respuestas colectivas frente a las emergencias múltiples que vivimos

Los últimos meses han puesto en evidencia muchas de las brechas que ya veníamos soportando como sociedad. En unos tiempos en los que se nos ha impuesto un llamado “distanciamiento social” y se ha vuelto a depositar en los hogares las tareas fundamentales de cuidado, muchos movimientos de barrio y comarcales se han reactivado para demostrar que sólo desde la colectividad y el reconocimiento de nuestra interdependencia se pueden generar redes de apoyo para enfrentar las múltiples emergencias que vivimos.

Con estas reflexiones de fondo, queremos invitaros a una sesión que proporcione a partes iguales una lectura del contexto más allá de la pandemia del COVID19 y testimonios en primera persona del trabajo que han realizado diferentes colectivos integrados en redes de cuidado. Para visibilizar la importancia de los movimientos de base en la generación de comunidad y sostenimiento de la vida en nuestros territorios más allá del estado de emergencia, contaremos con Mercè Cortina, especialista en movimientos sociales e identidad barrial, profesora de políticas urbanas en De Montfort University y miembro del CURA (Centro de Investigación Urbana y Austeridad). Asimismo, nos acompañarán Fernando Fantova (Sanfran Auzo Sarea) y Mati Iturralde (Zuia, ElkarZainduz) para compartirnos las acciones llevadas a cabo durante las semanas de confinamiento y los retos que se vislumbran en el futuro, desde contextos tan distintos como el Barrio de San Fran de Bilbo y la comarca de Zuia (Araba)

A la espera de poder recuperar nuestras sesiones presenciales, seguimos optando por una videoconferencia a través de la plataforma jitsi. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo poder disfrutar de esta sesión, escríbenos a hezkuntza (arroba) euskadi.isf.es. ¡Anímate y nos vemos (de forma segura) por las redes!

Sesión: Respuestas colectivas frente a las emergencias múltiples que vivimos

Imparte: Mercè Cortina, Fernando Fantova, Mati Iturralde

Fecha: 18 de junio de 2020, jueves

Hora: 18:00-20:00 (GMT + 2)

Lugar: sala de Jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano

Mercè Cortina-Oriol es Doctora en Ciencia Política por la Universidad del País Vasco con la tesis titulada: “Estrategias Escalares, Discurso e Identidad en la Ciudad Emprendedora: el caso de Zorrotza” y profesora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad De Montfort Leicester en el Reino Unido, donde también es miembro del Centro de Investigación Urbana y Austeridad. Partiendo de los movimientos sociales, el desarrollo comunitario y la participación ciudadana y avanzando hacia la economía política y la política urbana, su investigación traza y critica históricamente los sistemas de gobernanza en el ámbito local. Actualmente, Mercè Cortina-Oriol es la directora del Máster en Estudios Urbanos de la De Montfort University y directora de doctorandos de CURA. Recientemente ha publicado en revistas como el Journal of Urban Affairs. 

La red de solidaridad de San Francisco se ha creado ante el problema de salud pública derivado de la epidemia de la Covid-19 y las medidas excepcionales para hacer frente a esta situación. Se trata de una red que ofrece cuidados entre vecinas, así como derivación y/o orientación en recursos sociales para personas en situación de vulnerabilidad. La red se compone de más de 100 personas voluntarias y hasta hoy se han atendido unas 150 solicitudes de ayuda. Una iniciativa que se está construyendo y abierta a responder a otras necesidades. Recientemente, también se ha comenzado, junto con diferentes comercios del barrio, el abastecimiento alimentario de personas que por diferentes motivos no llegan a ser atendidas por los servicios sociales. Esta respuesta de urgencia, es gracias a las vecinas que realizan aportaciones económicas depositadas en los comercios del barrio, para generar excedentes de alimentos y poder repartirlos en situaciones de necesidad

Descarga nuestro Cuaderno de Trabajo: “Camino hacia la transformación social:TFG y TFM como herramienta de cambio”

¿Eres estudiante y te gustaría que tu TFG o TFM fuera útil para hacer frente a una problemática social? ¿Sueles tutorizar TFG/TFM y te interesaría acceder a un documento que te orientara sobre cómo sacar el máximo provecho a estos trabajos de investigación? ¿Quizá formes parte de alguna organización y/o colectivo social y nunca habías pensado que los TFG/TFM pudieran servir para aumentar vuestras herramientas y análisis en los procesos de transformación social que impulsáis? Para todos estos casos, desde ISF-MGI hemos elaborado el documento que os presentamos a continuación. 

Tras más de 20 años diseñando y acompañando trabajos de titulación para la transformación social, en ISF-MGI nos hemos dado a la tarea de generar un Cuaderno de Trabajo que recogiera nuestros aprendizajes y pudiera servir de apoyo para otros agentes que compartan con nosotras las amplias posibilidades que presentan los TFG y TFM. En este documento, podrás acceder a una exposición de las razones que nos llevan a creer en este tipo de investigaciones, sin olvidarnos de las limitaciones que también nos encontramos cotidianamente. Nos adentramos en el mundo de las metodologías de investigación feminista, trascendiendo la perspectiva de género y compartiendo, con otras entidades que quieran dar un salto similar, referencias e ideas para cuestionarnos la forma misma de producción de conocimiento. Por último, señalamos algunos retos a futuro que nos gustaría seguir debatiendo con todos los agentes que seguimos experimentando y soñando con la expansión de unos TFG/TFM que apuesten por la transformación social. 

¿Te interesa lo que te estamos contando? ¡Aquí tienes el enlace en el que puedes acceder al documento completo! 

https://nube.isf.es/index.php/s/S3xRQQkQWbmTLJ9

VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS BAJO EL ESTADO DE ALARMA

En El Salvador ha habido más de 700 denuncias de violación de derechos humanos desde que se declaró el Estado de Emergencia

Hace unos días tuvimos la oportunidad de escuchar a Antonio Pacheco, director de ADES, Asociación para el Desarrollos Económico y Social de Santa Marta, en El Salvador, quien nos compartió cómo se está viviendo desde el país la situación de confinamiento debido a la pandemia del COVID-19, subrayando las consecuencias económicas y sociales que están repercutiendo en la población salvadoreña.

A inicios del mes de marzo se decretó el Estado de Emergencia y desde entonces se han identificado más de 700 casos de violación de Derechos Humanos. El caso más extremo es el de las denuncias por violencia machista, que ya alcanzan las 932 desde que se inició el confinamiento. En El Salvador, a dos meses del inicio de Estado de Emergencia, ha habido más muertes por feminicidio que por coronavirus.

En relación a la actividad económica la paralización está teniendo unos efectos muy fuertes. Desde 1823 se ha agudizado cada vez más la influencia que Estados Unidos ejerce no sólo sobre El Salvador, sino sobre muchos otros estados latinoamericanos, imponiendo una manera determinada de hacer las cosas. Por ejemplo, a los gobiernos progresistas del continente, que no están bien vistos por EEUU, se les anula, se les combate o se les niega, sobre todo cuando éstos quieren hacer un uso soberano de los recursos de los que dispone el país. Los casos más extremos son los de Venezuela o Bolivia.

En Centroamérica, bajo el discurso de combatir el narcotráfico y la delincuencia, se controla a los gobiernos para que no actúen en contra de los intereses de las élites estadounidenses. Para ello, se ha establecido una agenda fuerte de explotación de los recursos naturales por parte de las transnacionales. La minería metálica fue la actividad por excelencia por parte de transnacionales americanas, canadienses, australianas y europeas antes de lograr la ley contra este tipo de actividad.

Más de 40 años con estas políticas neoliberales ha implicado que miles de personas hayan sido desplazadas de sus trabajos seguros hacia una actividad informal. Se habla de que entorno a un 80% de la población activa en El Salvador está en la economía informal, lo que significa que tiene que salir cada día a conseguir el sustento de sus familias. Y con el estado de emergencia no lo están pudiendo hacer porque está prohibido salir a la calle.

El gobierno de El Salvador anunció que aportaría un monto de 300$ por familia, una cantidad totalmente insuficiente para suplir las necesidades básicas de una unidad familiar durante los casi 2 meses que llevamos de confinamiento, y aún más en un país donde no hay censo por lo que este dinero no ha llegado a todas las familias, se estima que solo alcanzó al 25% de la población. Cifra muy por debajo de la cantidad de población que subsiste con las actividades informales.

En el ámbito rural las comunidades se enfrentan además a otro tipo de situaciones, por ejemplo, que se suspenda el transporte implica que no pueden ir a las zonas urbanas para proveerse de los recursos básicos para la manutención familiar, para la higiene, para la atención médica o provisiones básicas para enfrentar el confinamiento en el Estado de Emergencia.

Ante esta situación, algunos de los desafíos a los que se enfrenta el país son:

  • El Salvador es una economía dolarizada que perdió la soberanía monetaria, por lo que queda enormemente expuesto a la crisis que probablemente va a enfrentar el dólar estadounidense.
  • En estas crisis siempre hay grupos de poder que tienden a sacar provecho. En este sentido uno de los problemas a los que se enfrenta el país es el aumento del precio de los productos de primera necesidad.
  • El Salvador es un país deteriorado ecológicamente y la actual crisis económica tendrá influencia en esta realidad.
  • Es un país dependiente, en cuanto a que importa una parte muy alta de los alimentos que consume.

Por ello, tal como nos compartió Antonio Pacheco, es fundamental potenciar las organizaciones comunitarias y los liderazgos de mujeres y jóvenes, para que desde las comunidades se conozcan estos retos y se haga frente.

Más allá del “Google nos espía”

Ondiz Zarraga, investigadora y activista por el software libre, ya nos pone sobre aviso: no vamos a tener una charla técnica, esto va sobre ética. Ahora que amplios espectros de la población se preocupan por su privacidad en tiempos de una pandemia mundial, conviene que ampliemos el foco más allá del contexto actual. La dimensión ética en torno a la tecnología va más allá de la noticia que hayamos podido ver la semana pasada sobre aplicaciones de rastreo del COVID. Pasemos la lupa por hardware, software y redes sociales con miradas multidisciplinares que no se queden en el “Google nos espía”, a ver qué nos encontramos. 

Empezamos la sesión compartiendo algunas reflexiones en torno al hardware. A nadie se nos escapa los vínculos que existen con la expoliación de riquezas materiales en países en conflicto, la explotación de derechos humanos, la generación de toneladas de basura electrónica o la obsolescencia programada que eleva la fugacidad de nuestras compras. Si hablamos de la energía consumida, las cifras nos pueden abrumar. Si internet fuera un país sería el sexto en consumo energético, siendo el streaming de videos la actividad que se lleva el mayor gasto de energía. Está claro que hay un campo grande de mejora para construir servidores más éticos. Comenzamos a lanzar ideas sobre dónde situarlos: cerca de donde se vayan a situar, alimentados con energías renovables, reutilizarlos, que se enfríen de forma pasiva…

Cuando hablamos de software, en el grupo rápidamente nos desviamos hacia las recientes aplicaciones de rastreo. Nos fijamos en cómo este tipo de planteamientos dejan fuera a muchas personas: a las que no tienen un smartphone, a las personas mayores no habituadas a estas tecnologías… Dependiendo del territorio del que hablemos, esto supone que te puedas estar dejando a más de la mitad de la población fuera. Pero más allá de esta deriva, este tipo de políticas transmite la idea de una solución tecnológica a un problema que no lo es: ¿hasta qué punto queremos invertir el presupuesto disponible en tecnología adelantada, cuando los servicios de primaria están denunciando su falta de recursos?

Si atendemos a cómo debería ser el software, salen ideas que apuntan a que debería ser software libre (podemos ver cómo funciona, mejorarlo y compartir las mejoras), privado (no recoge ninguna información, encripta los datos), descentralizado (garantiza la seguridad, la neutralidad y la soberanía), interoperable (usa estándares abiertos, favorece la gestión local, la soberanía y la comunidad), accesible e inclusivo (no discrimina por habilidades, género, raza, lengua o país de origen), así como sostenible (no gasta recursos innecesariamente).

Nos detenemos en las dinámicas sociales que se generan en torno a las redes sociales, la imposición de servicios privativos en centros escolares o las posibilidades que se generan desde comunidades vinculadas al software libre. Alguien en el chat comenta:”nos estábamos preocupando porque las aplicaciones del coronavirus nos iban a rastrear, y resulta que Google ya llevaba haciéndolo años”.

¿Quién defiende a quien defiende?

En todas las regiones del mundo las personas defensoras de derechos humanos corren peligro. Las mujeres, además de los ataques que otros defensores pueden sufrir, hacen frente a formas de violencia por motivos de género, como violencia sexual y amenazas, hostigamiento y campañas de difamación vinculadas a su condición de mujer.

¿Quién defiende a las mujeres defensoras? ¿Qué estrategias de protección se están llevando a cabo? ¿Qué papel podemos desempeñar las entidades del Norte Global para dar apoyo en la defensa en la conflictividad?

Para dar respuesta a estas cuestiones hemos organizado una mesa redonda virtual con la presencia de Marta Ribas, defensora de derechos humanos de El Salvador y Fernando Armendariz, activista de derechos humanos de Protection International.

La sesión se realizará a través la plataforma Jitsi el próximo jueves 4 de junio a las 18h00. Para reservar tu plaza (habrá aforo limitado) y que te informemos de cómo acceder a la sesión, escríbenos a bilbo (arroba) euskadi.isf.es

¡Anímate y nos vemos por las redes!

Sesión: ¿Quién defiende a quién defiende? Estrategias de protección a mujeres defensoras de derechos humanos.

Imparte: Marta Ribas (El Salvador) y Fernando Armendáriz (Euskal Herria)

Fecha: 4 de junio de 2020, jueves

Hora: 18:00 a 19:30 (GMT + 2)

Lugar: sala jitsi (te informamos por correo, previa inscripción)

Idioma: castellano