Educación Popular en tiempos de pandemia: más necesaria que nunca

¿Educación Popular en tiempos de videoconferencia? ¿Una sesión de Educación Popular en un formato tan frío e impersonal como el virtual? Las alarmas se encienden. Hay algo en las propuestas metodológicas de los últimos meses que se alejan de nuestras ideas previas en torno a la Educación Popular. Fruto de las incertidumbres a las que nos enfrentamos las que estamos en el ámbito educativo, nos lanzamos a convocar una sesión en la que realizarnos la siguiente pregunta: ¿se puede hacer Educación Popular en tiempos de Zoom y confinamiento masivo? 

Para empezar, la manera de responder a esa pregunta dependerá de la concepción de Educación Popular desde la que trabajemos. Desde nuestro punto de vista, apostamos por la que entiende la Educación Popular como una corriente de pensamiento y acción dentro de las ciencias sociales, una construcción colectiva y permanente, es dialéctica y participativa y se basa en la complementariedad de saberes. Supone una visión que va mucho más allá de pensar exclusivamente en técnicas didácticas o los espacios de educación no formal para adultos.

Frente al positivismo científico, la Educación Popular cuestiona la neutralidad de las propuestas pedagógicas. Va más allá de ser una teoría del conocimiento y apuesta por construir poder popular.  

Desde esta visión, la Educación Popular no sólo se presenta como un paradigma posible sino totalmente necesario y urgente en tiempos de pandemia global. En un contexto tan confuso y con tantos elementos nuevos por analizar, poder realizarlo desde un espíritu crítico y aprovechando el poder de la construcción colectiva resulta una tarea necesaria. Y todo ello a pesar de que los espacios virtuales de los que ahora disponemos nos ofrezcan la posibilidad de participación horizontal, acercamiento emocional o trabajo desde el cuerpo a los que solemos tender desde la óptica de la Educación Popular. 

Ahora que comenzamos a reencontrarnos, la Educación Popular tiene varios retos por delante. Por un lado, el reto de recuperar las sensaciones y sentimientos que tuvimos durante la pandemia: parece que “todo ha pasado” y se nos ha olvidado qué significa estar en confinamiento y las experiencias vividas.  Cómo recuperar sentimientos y sensaciones que venían al estar confinadas, reprocesarlas y hacerlas colectivas, para politizarlas y generar propuestas de acción que conduzcan a la construcción de poder popular. Por otro lado, el reto de la articulación: entendida como, la convergencia entre la academia, los movimientos sociales, lo institucional y la gente no articulada, así como la apuesta por el sostenimiento en el tiempo las respuestas colectivas que se han dado durante los últimos meses. Y de nuevo, aparece de la interseccionalidad: ¿cómo atender a todos los ejes de opresión/privilegio que nos atraviesan? El confinamiento nos ha brindado nuevos ejemplos: no afecta a todas por igual. No es lo mismo estar en ERTE que quedarse sin ingresos porque se estaba en el sector de la economía informal, no es lo mismo un confinamiento en un baserri que en un piso de 20 metro cuadrados, etc.

Y así, durante dos horas pudimos leer la realidad desde la suma de nuestras múltiples miradas, desahogarnos, perdernos y, a veces, encontrarnos. Durante dos horas, nos lanzamos a hacer esa pedagogía en la que creemos, Educación Popular. 

2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Educación Popular en tiempos de pandemia: más necesaria que nunca […]

  2. […] Educación Popular en tiempos de pandemia: más necesaria que nunca […]

Los comentarios están desactivados.